Publicado el 15 de Marzo del 2011 por admin en Series
El Friki en la televisión.

Shin Chan fue padawan antes que fraile

Cuando empezó The Big Bang Theory muchos se sorprendieron. “Una serie en la que los protagonistas somos los frikis” decían, sorprendidas, las hordas de gorditos asociales y flacuchos otakus de sexo confuso. También lo decían los que veían Prison Break por seriesyonkis y llevaban camisetas pretendidadmente graciosas, pero todos sabemos que esa gente lo que es friki, no es. En fin, que por fin (Serafín), tras años y años de permanecer ocultos al ojo público y existir sólo en foros de internet y pequeños locales en los que se jugaba al Vampiro y se comían Chetos hasta altas horas de la madrugada ahora tendríamos exposición y nos echaríamos novia y nos pondríamos de moda. Todo un paraíso para los gafotas callados y entrañables que llevaban camisetas de Blind Guardian y estudiaban informática. Los que lo mismo te instalaban el Age of Empires que te grababan el último de Hammerfall.

Ahora bien. ¿Era realmente esto una novedad? ¿Teníamos tan asumido que el Dependiente de la Tienda de Tebeos de los Simpson era un frikazo que nos olvidábamos? ¿Era de verdad la primera serie con los frikis como protagonistas? La respuesta es fácil: no.

Años antes ya había pasado sin pena ni gloria por las televisiones españolas, concretamente por Telemadrid, la serie británica Spaced, escrita y protagonizada por Simon Pegg (Shawn de los Muertos para los amigos) y que contaba, durante 14 gloriosos episodios, las desventuras de un dibujante de cómics de nulo éxito y la mujer que se hacía pasar por su novia. Cientos de referencias a clásicos del cómic y la ciencia ficción se entremezclaban con comentarios cargados de ironía, personajes hilarantes y humor muy inglés. Producción de muy bajo coste que sin embargo destilaba calidad por los cuatro costados, en el mismo espíritu de Enano Rojo o Doctor Who.

Y como siempre, al principio a Simon Pegg le dejaba la novia

Sin embargo, existe una realidad que Spaced no mostraba, y es el lado poco festivo y nada agradable que es ser un friki en el instituto. El frikismo también tiene su lado dramático y en eso se centraba la maravillosa Freaks and Geeks, algo parecido a una contrapartida frikosa de Dawson’s Creek.  Creada por Judd Apatow y convertida a la larga en un trampolín para toda una generación de actores (James Franco, Seth Rogen, Linda Cardellini, Jason Segel, John Francis Daley, Busy Phillips…), mezclaba la vida de dos grupos. Los hermanos mayores eran los “Freaks”, adolescentes rockeros y problemáticos que empezaban a coquetear con los límites de la ley, desafiaban a sus padres y fraguaban un sentimiento nihilista. Los hermanos pequeños, los “geeks” (los más parecidos a lo que hoy en día conocemos como “frikis”), vivían a medio camino entre su gusto por la subcultura, el humor, los Monty Python y los disfraces (impagable el capítulo de Halloween) y la necesidad de integrarse y ser adultos cuando ellos mismos no quieren serlo. Si bien es cierto que la serie cae en lugares comunes del friki que ya se habían visto en otros frikazos famosos como Steve Urkel o Screech del tipo de las clases de gimnasia o los grupos de deportistas y animadoras, esta vez no son tratados como objeto de ridículo y mofa, sino que vemos al pobre Paul Weir sufrir de verdad cuando la animadora no le hace caso, cuando una de las “freaks” se mete con él o cuando su propia hermana le lanza huevos. Cierto que es una comedia, pero tiene un punto amargo que más de uno saboreamos en esos años. lo que la convierte en una serie realmente adorable.

Yo cuando la vi me enamoré un poco de Lindsay Weir, lo tengo que reconocer

Así que ya sabéis, dado que Spaced sólo cuenta con 14 capítulos y Freaks and Geeks con 18, y como frikis reconocidos que sois sabéis apreciar el valor de realidad que dan estas dos series, me haréis comentarios sobre cuánto os han gustado o cuan mierda os han parecido. Que la Fuerza os acompañe a todos.