Publicado el 19 de Abril del 2011 por Ninja Zone en Series
Game of Thrones: review del primer episodio.

Por fin ayer terminó la espera de todos los seguidores de Canción de Hielo y Fuego: se emitió el primer episodio de la adaptación televisiva de la saga de fantasía épica en la HBO.

He de decir que el episodio me encantó, aunque albergo serias dudas de que alguien que no se haya leído el libro pueda seguirlo con facilidad debido a que han pillado carrerilla al adaptarlo al formato televisivo. A partir de aquí, lean bajo su propia responsabilidad, pues no pienso callarme nada (ni de la serie, ni del libro).

Sinopsis

El episodio narra desde el prólogo de Juego de Tronos (primer volumen de Canción de Hielo y Fuego) hasta el punto de vista de Bran en el que narra los secretos del castillo de los Stark (aunque no es esta la parte del capítulo que incluyen, por supuest). Si bien el capítulo de Arya (gracias a FSM, ya sabemos cómo pronunciarlo) ha desaparecido, sí que se introdujo el segundo de Daenerys, en el que se produce la boda con el Khal.

Desde el prólogo ya se ven diferencias entre el libro y la serie. Empezando por a quién decapitan (en el libro el joven muere a manos de su superior y es el tercero en discordia el que sale por patas para encontrarse con una caricia de Hielo, el espadón de Eddard Stark en su nuca) y siguiendo por un sinfín de detalles, dejando a resaltar la edad de los niños, los cambios no molestan y, salvo si se han leído (o releído) el libro hace poco, se hacen notar.

De los niños el detalle de la edad es el que más me impactó. En el libro, Sansa cuenta once años mientras que en la serie ya ha cumplido los trece (mal llevados para mi gusto). Lo mismo ocurre con Bran, que pasa de tener siete años a diez (aunque como se dice, cuanto más alto -mayor- más dura será la caída, o algo así).

En lo que respecta a Arya, ¡ay, Arya! Si bien es cierto que la niña muy mona no es, ardo en deseos de ver la evolución del personaje (y por evolución de personaje me refiero obviamente a que empiece a repartir hostias como panes). Aunque, a título personal, me parece mucho más mona Arya que Sansa (que necesitará de Meñique para empezar a molar un poco).

No me ha gustado

De esto poco que comentar. Ya esperaba ver una versión diferente respecto al libro (un libro de casi mil páginas es difícil meterlo en una serie), pero he de decir que las partes que más esperaba se han mantenido muy fieles.

Me ha gustado.

Tyrion (¿y a quién no?). La primera vez que vi a Peter Dinklage (el actor que encarna a Tyrion) fue en la serie Threshold, en la que se metía en la piel de Arthur Ramsey, un matemático y lingüista, alcohólico y adicto al sexo. Vamos, Tyrion en versión moderna.

Una de los párrafos que se mantienen sin tocar (prácticamente) es el consejo que le da Tyrion a Jon Snow:

Never forget what you are, for surely the world will not. Make it your strength. Then it can never be your weakness. Armor yourself in it, and it will never be used to hurt you.

Y por supuesto, ansiaba ver la escena con la que termina el episodio. Esa en la que Jaime Lannister pronuncia su frase de

The things I do for love.

Dejando caer a un Bran con zapatos (en el libro se especificaba que le gustaba escalar descalzo, porque le parecía tener cuatro manos en vez de dos) desde lo alto de la torre en la que Jaime le estaba dando cariño a su hermana, como si de Targaryen se tratase.