Publicado el 13 de Junio del 2011 por Germánico en Rol
La llamada de Cthulhu

3 (5)

Desde las profundidades del océano, de entre las ruinas de una ciudad olvidada, soy invocado de nuevo para hablar de este juego de rol en el que el horror y el miedo son los engranajes que mueven a los personajes en su investigación. Dejo a un lado mi sombrero de ala ancha, me acomodo frente a la cálida chimenea y enciendo mi pipa mientras degusto con deleite una copa de wishky en lo que muchos llamaron los felices años 20, en una noche cuya luna gibosa deja escapar un sinuoso relente cubierto de extractos de dioses primitivos y primigenios. Observo los manuales de este juego y no puedo evitar sonreír: cuántas noches en vela he pasado con los relatos de Lovecraft! Cuán hermosas mis figuras de Dagón y de Cthulhu! Cuán abstracto es el mundo ante los ojos de un simple mortal que busca en las sombras vórtices espacio temporales y criaturas sin nombre.

Varios sistemas de juego tiene, de hecho tengo dos manuales en mis manos: uno que utiliza el mítico sistema d20 y otro que cuyas acciones se llevan a cabo con dados d100, pues usa el sistema BRP. Ninguno de los dos sistemas es muy de mi agrado, y creo que el BRP quizá se haya quedado un poco anticuado (no sé cómo es el nuevo manual, sacado hace un par de años, pues todavía no he tenido el gusto de echarle el ojo).

Entonces, ¿este juego tiene algo de especial, o podemos pasar de él sin fijarnos tan siquiera en sus tapas? Pues bien, Frikis míos, es un juego muy interesante… sobretodo si adoras a Lovecraft, sus criaturas, y la investigación. Pues algo que caracteriza a este juego de rol de otros, es eso, la investigación. Las escaramuzas se convierten en algo secundario cuando todo gira alrededor de pistas, de sucesos paranormales, de locura insalubre y de magias prohibidas… Los jugadores tienen más miedo de un simple pergamino que de todos los ejércitos celestiales juntos, y el objetivo primordial no es sobrevivir, sino hacerlo cuerdo y no desvariando en un psiquiátrico perdido en el monte mientras una vieja enfermera que conoció días mejores te limpia la baba.

Como dato, existen cientos de módulos y de compendios de criaturas para aportar información… aunque lo mejor es leerse los Mitos de Cthulhu y otros relatos de terror sobrenatural de HP Lovecraft como fuente de inspiración.

Como experiencia, es bastante interesante, en especial si el máster (Guardián de lo Arcano) y los jugadores (Investigadores) se meten bien en su papel y son propicios a la creación de una atmósfera oscura, demencial y horrorífica… En caso contrario, la verdad es que mejor sería que optarais por otros juegos más convencionales en los que el humor y los golpes son mucho más frecuentes.

Me gustaría cerrar esta crítica con una frase de Lovecraft con la que sus fans adornaron su lápida:

No está muerto lo que puede yacer eternamente; y con el paso de los extraños eones, incluso la Muerte puede morir.