Publicado el 13 de Junio del 2011 por Germánico en Sin categoría
Terry Pratchett: Choosing to Die.

Es triste regresar a este blog para comentar las malas noticias, pero quisiera hacer quizá un pequeño homenaje a este escritor que tanto ha significado para muchos de nosotros: Terry Pratchett, el Hombre del Sombrero, el Maestro. Según últimas noticias que no hacen más que hacerse eco por el entramado de la realidad de la web y de algún que otro medio de comunicación, Terry Pratchett ha comenzado con el proceso legal para quitarse la vida… Bien es verdad que el 70% de los que comienzan no acaban con dicho proceso, y que existen posibilidades de que tengamos al Maestro más tiempo entre nosotros (en una entrevista aseguró que el comenzar el proceso no significa que lo vaya a acabar), pero nadie sabe. Enfermedades como el Alzheimer son lo que tienen, la gente no quiere ni sufrir ni saber que harán sufrir al resto.

Sin embargo, pese a estas funestas noticias, quisiera aprovechar para hablar de este escritor de fantasía y ciencia ficción, hacerle un pequeño homenaje ahora que, todavía, sigue con vida entre nosotros y (aunque dudo mucho que llegue a leer este blog) pueda sentirse acompañado. Pratchett, que nació como Terence David John Pratchett en Beaconsfield, Inglaterra, un 28 de Abril de 1948, ahora con título de sir, es el creador de la gran saga épica y humorística del Mundodisco, saga con la que muchos hemos reído, llorado y difrutado, con más de 40 libros, y con grandes personajes como Samuel Vimes, Lord Vetinari, Rincewind, YVALR Escurridizo, el Bibliotecario o Moist von Lipwig, y disfrutado de los olores de la vieja Ankh-Morpork. Horas y horas de pasión que nos han hecho amar a este hombre y a adorarlo como si fuera nuestro propio dios en tierra, intentando imitar su estilo y siendo ejemplo a seguir para muchos jóvenes escritores entre (quizá sea presuntuoso decirlo) los que yo mismo me encuentro. Pero no sólo libros del mundodisco han salido de su pluma y de su viejo Spectrum, si no también otros libros independientes como Nation, Good Omens (con otro de los grandes, Neil Gaiman) y la serie de novelas juveniles de Johnny (no mencionaré todas).

Su humor sagaz, sus comentarios y críticas, el ser el primer escritor en comunicarse con sus fans vía internet, su amor por los Orangutanes han hecho de este hombre todo un buque insignia de los amantes del género. Hemos disfrutado también con sus cameos en las películas homónimas de sus novelas (Going Postal, Hogfather, The Colour of Magic), de adaptaciones teatrales, de videojuegos, de dibujos animados…

Como despedida, y para quién no lo sepa: el mundo es plano y redondo, como una gran pizza geológica (pero sin anchoas) que se sostiene sobre cuatro elefantes que, a su vez, viajan sobre el caparazón de una enorme tortuga llamada Gran A´Tuin.

Y esperemos que la Muerte, o quizá mejor Susan para que le alegre la vista, hable en mayúsculas.