Publicado el 8 de Julio del 2011 por Germánico en Rol
El Señor de los Anillos, el juego de rol de la Tierra Media.

2 (5)

Este era el título del primer juego de rol ambientado en el mundo de Tolkien, que fue editado aquí en España por JOC International, y cuyo nombre abreviado era MERP, las siglas en inglés (Middle Earth Role Playing). Es un juego ampliamente conocido por todos los jugadores de rol, al menos para los que llevamos en este mundo mínimo 10 añicos.

El manual la verdad es que no es gran cosa: los dibujos dejan mucho que desear, le pega una buena patada en la entrepierna a lo que viene ser el Mundo Tolkien (bien podrías coger un manual de D&D, que la ambientación es prácticamente la misma), sus hojas son en blanco y negro y poco más que decir de él, a parte de las mil y una tablas que nos obsequia, abramos el libro por donde lo abramos.

El sistema de juego está basado en el de Rolemaster (no te digo ná y te lo digo tó) y se usa el mítico d100 para resolver los conflictos. Pero claro, ahora viene lo divertido… ¿Sólo 1d100 y ya está? ¿Nada más? Pues no señores, tenemos que tirar en una infinidad de tablas. Como broma, siempre digo que hay una tabla para hacer tiradas sobre caminar por ciudad adoquinada. Si fallas por X, tendrás un crítico D de tropiezo, por lo que irás a aquella tabla a ver las consecuencias, y son una uña rota y un crítico E en tabla de Crítico D de tropiezo y así eternamente… Vamos, una buena forma de amargarte la sesión de juego buscando todas las posibilidades, además de que las reglas del juego casi te obligan a hacer tiradas hasta para mear y no echar gota.

Lo mejor que tenía este juego eran la cantidad de suplementos que puso a disposición de los roleros JOC International, con aventuras muy completas y muy bien ambientadas. Recuerdo ahora con especial cariño un libro sobre las minas de Moria… ¡Cuántas veces pude tomarlo prestado de la biblioteca! ¡Cuantas veces soñando que me sumergía en los más profundos pasadizos de aquella ciudad abandonada  por los enanos! Sí, señores, era todo un lujo para un Tolkiendili recién estrenado.

Ahora este juego, ya prácticamente imposible de conseguir, se ha convertido más bien en una reliquia del pasado y en un ejemplar interesante que tener en cuenta… Aunque como juego de rol deje mucho que desear.

Así pues, id a buscar consejo a Elrond, y preparaos para buscar allá por Khazam-dum los legados del Señor de los Dados… ¿O era de los anillos?