Publicado el 9 de Noviembre del 2011 por Germánico en Libros
Hablemos de Libros: El Temor de un Hombre Sabio.

5 (5)

El hombre había desaparecido. El mito no. Músico, mendigo, ladrón, estudiante, mago, trotamundo, héroe y asesino, Kvothe había borrado su rastro. Y ni siquiera ahora que le han encontrado, ni siquiera ahora que las tinieblas invaden los rincones del mundo, está dispuesto a regresar. Pero su historia prosigue, la aventura continúa, y Kvothe seguirá contándola para revelar la verdad tras la leyenda.

El día 3 de Noviembre del 2011, vamos, hace cuatro días, salía a la venta en España la esperada continuación de El Nombre del Viento, el segundo libro de La Crónica del Asesino de Reyes, escrito por Patrick Rothfuss. Y allí estaba a las 10:30 de la mañana, a las puertas de una librería, vuestro querido Germaster con la cartera en la mano pensando en vosotros, haciendo el esfuerzo terrible de comprar este libro y leerlo para haceros una reseña.

Nada más coger el libro, me temblaron las manos de la emoción, pagué casi sin darme cuenta, y salí de allí leyendo ya el primer capítulo. Hoy he terminado con sus casi 1200 y me he quedado con ganas de haceros también la reseña de la tercera, cosa que deseo fervientemente.

Bien, ya he hecho una pequeña introducción: tras terminar hace un instante esta intensa novela, ya estoy listo para escribir (o quizá no), con la historia fresca en mi mente, con mi alma aún vagando por la Mancomunidad, Vintas, y otras tierras desconocidas, esta reseña. He regresado de Imre, de la Universidad, después de oír las palabras de Elodin, de escuchar una canción de Kvothe, de observar los cuerpos hermosos de Fela y Devi, de trabajar con Kivlin, de buscar a Deena sin éxito para encontrarla de nuevo; he intentado conseguir mi premio en el Eolio tras beber unas cuantas copas.

Cuán difícil resulta expresarme con claridad: es evidente que no soy ningún maestro nominador. ¿Qué puedo deciros sin destrozaros la historia, sin equivocarme de acordes en mi laúd, sin revelaros extraños secretos? Sin estas palabras, sin quizá anécdotas que contaros, no pueda transmitiros que esta novela es tan buena como esperábamos, quizá mucho mejor. Si os gustó el Nombre del Viento, os encantará El Temor de un Hombre Sabio; es evidente que Rothfuss tiene la habilidad de cautivar con sus palabras, con su historia bien entrelazada, con sus cuentos y sus canciones. No soy un crítico literario, es evidente, sólo un ávido lector que opina; no tengo intenciones de comparar con ninguna otra saga.

Sólo os diré que Kvothe le cuenta al Cronista, en presencia de Bast, sus experiencias, sus extraños encuentros, que su historia se hace emocionante y que recorre mundo. Decir que el personaje de Elodin es cada vez mejor y tiene algunas “escenas” que me arrancaron una sonrisa sin par (página 136, me ha encantado esa parte, la he adorado… y hasta aquí puedo leer), que Sim, Wil, Fela, Stachion, Threpe, Devi, Auri, Kvlin, Lorren, Anker y Ambrose siguen por ahí, que Deena aún permanece con la incógnita y que sigue fascinanto a nuestro joven arcanista… Y que hay muchos personajes nuevos, algunos interesantes como el Maer, otros que caen simpáticos como Tempi; y no podemos olvidarnos de Vashet, por ejemplo.

Salid de viaje a perseguir el viento y recordad que un hombre sabio teme tres cosas: la tormenta en el mar, las noches sin luna y la ira de un hombre amable.