Publicado el 6 de Marzo del 2012 por Germánico en Rol
I Will Still Play II: El Origen de los Juegos de Rol.

Era un guerrero norteño de la estirpe de los míticos aesires de pecho robusto, anchos y potentes músculos, esbeltas caderas y fieros ojos azules. Blandía una espada de cruel acero y se emborrachaba con cerveza y batallas recorriendo con su tribu, como nómadas incansables, salvajes tierras repletas de peligros y criaturas demoníacas venidas de las profundidades de infiernos primigenios; adoraba a los torvos dioses nórdicos como Ymir, o Woden, o tantos otros ya perdidos en las brumas de eras precataclísticas, en los que Valusia era la reina del mundo… Fue entonces cuando, alcanzada su indomable edad adulta y acompañado de uno de los Archimagos más poderosos de la tierra, en los Montes de las Brumas Eternas forjó el primer Juego de Rol de la Historia de la Humanidad.

Quizá la realidad no sea esa, pero habría molado mucho y habría sido, sin duda, terriblemente épica. Sea como fuere, y como prometí ayer, hoy regreso con la segunda entrega de “I Will Still Play” para hablaros del origen del primer Juego de Rol moderno, de Dungeons and Dragons.

Todo comenzó allá por los años 60 con los Wargames. Los frikis crearon asociaciones que se dedicaban al estudio militar y a echar una partidita basándose en antiguas batallas. Dos de esas asociaciones eran Midwest Military Simulation Association (MMSA) y Lake Geneva Tactical Studies Association (LGTSA), fundada en 1965 por Gary Gygax con sede en el sótano de su casa. No contento con aquello, Gygax cofundó, al año siguiente, la International Federation of Wargamers en la que se agrupaban y se ponían en contacto a las asociaciones de la zona para jugar, intercambiar opiniones, seguir jugando… Pero Gygax parecía dispuesto a llegar lejos y en 1967 organizó un evento, una convención de juegos que se llamó Geneva Convention, la Gen Con. Este evento de 1968 se considera la primera Gen Con de la historia.

Mientras ocurría todo aquello,  se celebró en la Universidad de Minnesota una sesión de wargames con David Wesely como pre-director de juego, en la que los jugadores interpretaron a personajes personalizados en un escenario del período napoleónico situado en torno a una pequeña ciudad llamada Braunstein. Fue el precedente, algo muy parecido a una partida de rol en vivo. Poco después, David Wesely dirigió una segunda sesión en Braunstein, situando a los jugadores en los papeles de los funcionarios del gobierno y a los revolucionarios en una ficticia república. En él cada jugador interpretaba a un único personaje ficticio, su propio Pj. Ahí tenemos la primera partida de rol y, en ella, uno de sus jugadores era Dave Arneson.

En el 1969, un año eroticante como poco, durante las segundas Gen Con, Gygax y Arneson se conocieron: ¿Fue entonces cuando surgió el amor?

En 1970, debido a la ausencia de Wesely, Arneson se animó a dirigir una partida y creó un nuevo entorno al que llamó Blackmoor, en el que mezclaba el mundo medieval con la ciencia ficción, y en él, cada uno de los jugadores interpretaba un personaje que exploraba un siniestro castillo. Ese mismo año, Gygax empezó a trabajar como editor jefe de Guidon Games, y al año siguiente, publicó el primer juego: un wargame medieval creado por Gygax y Jeff Perren al que llamaron Chainmail, con un revolucionario sistema de juego que además usaba miniaturas (y en el que Gygax fue incluyendo magos y hechizos, como bola de fuego usando reglas de catapultas). Arneson llegó a utilizar esas reglas en alguna partida de Blackmoor, pero pronto comenzó ha crear sus propias reglas (como buen master).

Así llegamos al año 72, en el que Guidon Games siguió publicando juegos nuevos e, incluso, una segunda versión de Chainmail que incluía un pequeño suplemento que permitía añadir elementos fantásticos de El Señor de los Anillos. Y fue también en ese año,l cuando Arneson visitó a Gygax y le mostró las modificaciones que había hecho a Chainmail para sus partidas de Blackmoor. Fue entonces cuando decidieron crear un nuevo juego al que provisionalmente llamaron “The Fantasy Game” y en el que cada jugador llevaría a un único Pj en un mundo de fantasía.

Aproximadamente un año después, “The Fantasy Game” estaba casi terminado y quisieron venderlo a Avalon Hill (gran compañía de Wargames) y a Guidon Games, pero fueron rechazados. Empecinados en continuar con el proyecto, Gygax habló con su amigo Don Kaye y juntos fundaron una pequeña compañía llamada Tactical Studies Rules, qué más tarde se llamaría TSR, Inc. Arneson no tenía suficiente dinero y no pudo entrar en la compañía, y al final fue Brian Blume el tercer fundador.

Así llegamos a enero de 1974, cuando TSR publicó Dungeons&Dragons, el nombre final para “The Fantasy Game“. Esta primera edición se publicó en formato de caja con tres libritos (“Men and Magic”, 36 páginas; “Monsters and Treasure”, 40 páginas; y “Underworld and Wilderness Adventures”, otras 36 páginas) y unas cuantas tablas de referencia. Hubo un poco de controversia en cuanto a la autoría de las reglas, discusiones entre Gygax y Arneson… Mas en aquella primera edición, en la portada del juego, como autores pone Gygax and Arneson.

La era de los juegos de rol había comenzado, y los dados emitieron su dulce cántico controlando el destino de los hombres.