Publicado el 26 de Abril del 2012 por sulinin en Series
BLACK MIRROR

Tras el buen sabor de boca que nos dejó Misfits, y aprovechando que la serie que hoy nos ocupa está a punto de ser estrenada en nuestro país, vamos a permanecer por un tiempo más en las islas británicas. Y tras ver la frikada de hoy, no creo que ninguno de vosotros pueda atreverse a decir que los ingleses no hacen series de calidad, innovadoras y arriesgadas!!!

Black Mirror aterrizó en la parrilla de la cadena británica Chanel 4 cuando la audiencia se preparaba para el tradicional empacho de buenrrollismo y empalagosismo navideño. Son tres capítulos que juegan con la exageración y la provocación para retratar a una sociedad adormecida y dominada por la tecnología. Y no, no habéis oído mal. Son sólo tres. Pero son tan intensos, provocadores, frescos y geniales que valen por largas temporadas enteras de otras series.

No es para nada sencillo etiquetar esta serie, pues está fuera de cualquier convencionalismo al uso. Para empezar sus tres capítulos la colocan en la categoría de miniserie, pero son tres episodios independientes en los que cambian tanto el escenario, como los personajes. El único nexo de únion visible entre ellos es el uso e impacto de las nuevas tecnologías sobre una masa cada más dependiente a ellas y adicta al impacto visual. Pese a que la masa no es culpable de lo que ocurre, la serie sí nos muestra las consecuencias de su uso descontrolado en manos de una sociedad más adormecida y menos crítica.

Su creador es Charlie Brooker, quien ya nos había mostrado los límites entre ficción y realidad en Dead Set, ambientada en el Gran Hermano británico. En Black Mirror ahonda aún más en el tema.

A continuación os dejo un aperitivo de estas tres pequeñas obras de arte:

The National Anthem

Una llamada teléfonica despierta en mitad de la noche al primer ministro británico. La princesa Susannahh, la integrante más popular de la Familia Real, ha sido secuestrada.  Sus captores advierten en un vídeo colgado en Youtube que la llamada “princesa de Facebook” solo será liberada si el primer ministro accede a mantener relaciones sexuales ante las cámaras con un cerdo.

Tranquilos que no es ningún spoiler. Todo esto ocurre en menos de los primeros cinco minutos del episodio.

15 Million Merits

La sociedad del primer capítulo es espectadora y vive en un presente muy similar al nuestro, la del segundo es una sociedad esclava que vive alienada en un futuro deshumanizado. El foco se centra en un grupo de humanos que tiene como único objetivo pedalear sobre una bicicleta estática para acumular créditos canjeables en bienes (virtuales) de consumo rápido o en una participación en el reality show Factor X, su máxima aspiración.

The entire history of you

El primer capítulo de Black Mirror cumple una función provocadora, el segundo es más conceptual y este tercero es el más profundo. The entire history of you también está situado en el futuro, en uno muy parecido al que planteaba la película Minority Report.  Los protagonistas son capaces de almacenar cada momento vivido en una cápsula insertada en sus cabezas y revivirlos a través de un mando a distancia. Los recuerdos se transforman y adquieren nuevos significados cada vez que sus dueños recurren a la tecla de rebobinado. Todos estas viviencias, las buenas y los malas, están al alcance de cualquiera: desde la propia pareja hasta los futuros jefes, que pueden reclamar su visionado en una entrevista de trabajo.

El próximo lunes 30 de Abril, a las 22:15 horas se estrena en España en el canal de pago TNT. El grupo de comunicación Mediaset, que ha adquirido sus derechos, ha anunciado también su emisión en abierto en futuras fechas. Aquí os dejo uno de los trailers promocionales que la cadena TNT está emitiendo en los últimos días:

Black Mirror es provocadora, irreverente, atrevida… y como Misfits, muy británica. ¿Sería posible una serie así en España? Ni siquiera me parece posible en Estados Unidos. Que la disfrutéis queridos e insaciables frikis!!!