Publicado el 13 de Julio del 2012 por Germánico en Libros
Hablemos de Libros: El Prisma Negro, de Brent Weeks.

5/5

¿Me echabais de menos, mis queridos frikis? Lo comprendo, está claro: un hombre de mi empatía, mi carisma, mi natural atractivo y mi desbordante elegancia es difícilmente olvidable. Mi ego bien, gracias. Sea como fuere, el caso es que he regresado desde las penumbras de mi cueva para hablaros de un libro impresionante, el primero de la nueva triología fantástica (El Portador de Luz) de Brent Weeks, el Prisma Negro, que llegó a mis manos gracias a la cortesía de Plaza&Janés.

Seguramente el autor os suene de la saga de El Ángel de la Noche, una triología interesante (de la que os debo una review) que me entretuvo allá por Semana Santa. Eso sí, la opinión que dejó en mí este autor fue un tanto… variada y extraña. Brent Weeks conseguía que lo amara más que a Robert E. Howard o Martin para, otras veces, odiarlo más que a El Camino, de Delibes (mi relación con ese libro es digna de una película). Durante sus novelas me aburría, me enganché, me volvía a aburrir, lo mandé a la mierda, retomé su lectura como un poseso y en ciertas ocasiones le profesé un amor del que los poetas habrían podido escribir bellos poemas. Y todos esos sentimientos los experimenté también durante las primeras 50 páginas de este nuevo libro.

Luego la cosa cambió.

Me resulta complicado intentar contaros qué me ha hecho sentir este libro, la verdad, pues en sus líneas hay cosas que a mí me resultan tremendamente dolorosas, me llevan a recordar días que, por otra parte, pensé que había dejado atrás hace mucho; esta es la magia de los libros, frikis míos, no sólo son una historia, a veces son algo más que eso para sus lectores. En fin, ahora la pregunta complicada es… ¿qué puedo contaros sin destrozaros ni una sola de las sorpresas ni de los enigmas que se esconden entre sus páginas?

Bien, puedo deciros que Gavin Guile es el Prisma, el hombre más poderoso del mundo, una especie de emperador y sumo sacerdote que, en realidad, no tiene un poder político real (aunque sí mágico). Lo curioso de este hombre, de un ingenio y un carisma notables, es que sabe que no le queda mucho tiempo de vida (siempre ha sido así con los Prismas), aproximadamente 5 años, y tiene una lista con algunos de sus objetivos. Entonces descubrirá que tiene un hijo bastardo. Como resumen de la historia no está mal… pero en fin, me siento en la obligación de mencionar al menos a otro par de personajes de la historia: Kip, un chico gordo con un extraño sentido del humor, con baja autoestima y algo bocazas, que se va a ver envuelto en tramas que van mucho más allá de lo que hubiera podido llegar a soñar. Y Karris Roble Blanco, una guerrera hermosa que tuvo una historia con Gavin.

Otro detalle que no puedo, ni quiero, evitar nombrar es la magia: una magia basada en el espectro lumínico, en la luz. Todos aquellos que poseen habilidades, van a estudiar a la Cromería, donde aprenderán todo lo relativo a este poder y les explican que el uso del mismo consume a sus “trazadores” (como ellos llaman a los magos) hasta volverlos locos y peligrosos. A mí, al menos, me ha resultado bastante curiosa, acostumbrado más a las bolas de fuego y similares.

Conclusión: ¿Recomendable? Sí, por supuesto. ¿Nos encontraremos algo parecido a EL Ángel de la Noche? Al principio creeréis que sí, luego veréis que no. ¿Cuándo saldrá el siguiente libro de la saga? En inglés, a finales de este 2012, en castellano a principios del 2013. ¿Datos del libro? Los siguientes:

TítuloEl prisma negro (El portador de luz 1)
Autor (es)Brent Weeks
TraductorMANUEL DE LOS REYES GARCIA CAMPOS
Precio sin IVA22,02 €
Precio con IVA22,90 €
SelloPLAZA & JANÉS
Fecha publicación06/2012
Formato, páginasTAPA BLANDA CON SOLAPA, 704
Medidas150 X 230 mm
ISBN9788401352744
EAN9788401352744
IdiomaEspañol
TemáticaNovela fantástica y ciencia ficción
ColecciónEXITOS
Rango edadAdultos