Publicado el 17 de Julio del 2012 por rifmaster en Gamers
Moonstone: A Hard Days Knight

Hoy quiero hablaros de otro clásico que creo que merece la pena ser recordado y que me enganchó desde la primera vez que lo jugué. Se trata de Moonstone A Hard Days Knight.

 

En este titulo de 1991 nos encontramos una mezcla de géneros que hacen el juego muy interesante: Estrategia, combate en tiempo real y rpg.
El juego permite participar hasta cuatro jugadores que encarnarán a cuatro caballeros pertenecientes cada uno a una parte diferente del reino. Habiendo sido convocados por los druidas, deberán competir para encontrar las cuatro llaves que dan acceso al centro del reino y recuperar así la piedra lunar y llevarla de vuelta a Stonehenge para llevar a cabo un ritual.

 

El juego transcurre por turnos durante los cuales los jugadores moverán a sus caballeros sobre un mapa que muestra todo el reino. Cada día, los caballeros podrán viajar una distancia limitada, desplazándose así por diferentes localizaciones en busca de las llaves. Los diferentes lugar del reino incluyen ciudades, donde los caballeros podrán comprar equipo para sus aventuras, visitar curanderos e incluso apostar en casas de juego para doblar sus ganancias; o lugares especiales, como la torre del mago o el circulo de piedra, donde se pueden lograr resultados especiales. Las localizaciones sin embargo que mas abundan son las guaridas  de monstruos (con forma de dolmen en el mapa), al visitar estos lugares, el juego entra en modo de combate a tiempo real y el caballero tendrá que derrotar a uno o varios monstruos antes de poder saquear la guarida y reclamar el botín y, con suerte, alguna de las cuatro llaves necesarias para conseguir la Moonstone.

Una vez hemos llegado a alguna guarida y nos decidimos a explorarla, el juego da paso al combate. Este titulo llamo la atención en su memento, aparte de por las variadas opciones que presenta, por lo sangriento de sus combates, ríase usted de títulos que como Mortal Kombat, que aparecieron mas tarde.

 

 

 

El combate se desarrolla en tiempo real, manejaremos a nuestro caballero en un escenario fijo en el que no hay scroll pero que permite el movimiento en profundidad ademas de adelante y atrás. Cabe destacar el hecho de que, aunque solo contamos con un botón de acción, al combinar este con las diferentes teclas de dirección, podemos acceder a un variado de tajos, estocadas y golpes, ademas de bloqueos y golpes y movimientos especiales que pueden realizarse según la situación en la que nos encontremos y como combinemos el botón de acción con nuestras teclas de dirección.

Las diferentes bestias que podemos encontrar no serán nuestro único enemigo. Los caballeros de otros jugadores competirán con nosotros por encontrar las llaves que llevan a la piedra lunar y harán lo posible por quitarnos las que ya llevemos encima. Así pues, cuando dos jugadores se encuentren cerca en el mapa, podrán retarse a muerte.

Si al empezar una partida somos menos de cuatro jugadores, la computadora reemplazara el numero de jugadores que falten para llegar a cuatro por caballeros negros, que haranlas veces de jugadores controlados por la cpu.

Una vez terminada la batalla, podremos saquear la guarida (o al caballero oponente que haya osado desafiarnos) y quedarnos con los tesoros que encontremos ademas de asignar la experiencia que hayamos ganado a las características que mas nos interesen de nuestro personaje.

Por si todos los peligros a los que nos enfrentamos en nuestra búsqueda no fueran suficientes, de forma aleatoria puede aparecer en el mapa mientras nos movemos un gran dragón rojo que esta asolando la región. El dragón sobrevolara el mapa de forma errática y si algún jugador se encuentra en sus inmediaciones se dirigirá hacia él.

Cuando esto ocurre, mas nos vale rezar lo que sepamos ya que el dragón es un oponen realmente formidable que puede acabar con nosotros de una sola llamarada. Ahora bien, si somos lo suficientemente hábiles como para derrotarle, la recompensa que conseguiremos sera proporcional al desafío.

Nos encontramos sin duda ante un clásico que merece la pena ser jugado si no se tuvo la ocasión en su momento y vale la pena señalar que cuando el juego es realmente divertido, es cuando podemos jugarlo con unos cuantos amigos y probar el modo multijugador.

 

Asi que ya sabéis, reunid a tres frikis mas que tengáis al alcance de vuestras redes, haceos con este clásico y ¡preparaos para pasar un buen rato!