Publicado el 18 de Agosto del 2012 por Capitan_Melenas en Cómic
S.H.I.E.L.D : Lo que nunca te contaron del universo Marvel

S.H.I.E.L.D es, de lejos, una de las presencias más continuadas en el universo MARVEL. Con Nick Furia al frente, se ha encargado de la defensa de la humanidad frente a peligros de la magnitud de HIDRA, con el sello de alto espionaje detrás. Los lectores de nuevo cuño tendréis una imagen más clara y acorde a los tiempos actuales gracias al universo ULTIMATE, donde SHIELD es dirigida con puño de hierro por la versión sacada de quicio de Furia, un tipo al que no sabes si poner en tu lista de gente molona, o pegar un tiro sin mediar palabra.

Pero SHIELD nació de la inagotable imaginación de Stan Lee y Jack Kirbi en el número 135 de Strange Tales. En este clásico, surgido de la unión de las dos mentes más absolutamente importantes de la historia del cómic americano, Nick Furia recibía la oferta de ocupar la cabeza de una organización secreta, al más puro estilo de las películas de James Bond de la época, con súper espías armados de tecnología imposible. Furia existía previamente, como personaje de cómics bélicos situados en la segunda guerra mundial, pero en este momento, el tipo del parche y el puro tomó forma en el imaginario colectivo del mundo de la viñeta, adoptando la imagen que conocemos hoy en día. En un canon restablecido posteriormente, se acordó que fue el propio Furia el que formó la organización, y en un ataque de sobredosis de esteroides, se decidió que fuese David Hasselhof en que interpretara a Mr. Furia por primera vez en una pantalla (Y va en serio)

Pero entonces llega Jonathan Hickman, y vuela por los aires todo lo que conocíamos sobre SHIELD, y por lo tanto, una buena parte de las ideas preconcebidas sobre el universo MARVEL. Hay una historia secreta detrás, llena de luces y sombras, de hechos absolutamente impresionantes, muchos milenios antes incluso de que apareciesen los primeros héroes. Una historia secreta donde SHIELD, el escudo, ha tenido mucho que ver. Descubriremos que el nido visitó nuestro mundo mucho antes de que los mutantes se enfrentasen a ellos por primera vez. Durante los albores de la civilización egipcia, el héroe Imhotep mató a la reina, y salvó al mundo de ser infectado por tan desagradable raza alienígena. En ese momento, la humanidad tomó conciencia de que se enfrentaba a peligros de dimensiones catastróficas, y sólo los mejores hombres de cada generación, uniendo los saberes de los que disponía el ser humano, podrían defender la civilización. La búsqueda del conocimiento se convirtió entonces en la base de una organización nacida antes de Cristo, que recibió el nombre de escudo, una sociedad secreta que aglutina saberes más allá de lo comprensible, que se ponen al servicio de la raza humana. Grandes hombres han formado parte de la sociedad inmortal, tales como Galileo, Leonardo da Vinci o Isaac Newton (además de muchos más nombres históricos conocidos, que se descubrirán a lo largo del desarrollo de la serie, y sobre los cuales vuestros profesores de historia nunca os dijeron que pudiesen molar tanto), hasta que la organización se puso en manos del señor Furia (cosa que no veremos en esta serie, pero si queréis saber cómo sucedió el intercambio de poderes, colección nuevos guerreros, también escrita por Hickman).

La historia comienza con un enigmático muchacho llamado Leonid, que es convocado a la ciudad inmortal, sede secreta de SHIELD, durante los años 60. Allí comienza un duro camino de aprendizaje, que le llevaran de manera irrevocable a ser un catalizador de una nueva era dentro de la organización milenaria, consumida en una guerra civil interna entre los partidarios del cambio contra los que promueven el estatismo, puesto que el ser humano ya ha alcanzado su potencial, según sus ideas. Entre medias de esta trama principal, decenas de flashback, ilustres secundarios, subtramas tremendamente adictivas, y escenas imposibles. Sabremos que Galactus ya intentó merendarse el planeta tierra durante el renacimiento o que los  Celestiales visitaron la antigua china. Se pondrá en duda en todo momento aquello que creíamos saber del universo MARVEL, en un divertido juego que nos propone Hickman con mil y un detalles que ponen a prueba nuestra atención en cada viñeta.

Hickman está llamado a ser uno de los grandes en los próximos años. Su etapa en los 4 fantásticos es de los momentos más memorables de la primera familia desde hace muchos años, pero es con este S.H.I.E.L.D donde ha llevado al extremo un estilo elegante y complejo, lleno de referencias históricas y al propio universo Marvel, además de un uso exquisito de las posibilidades que la ciencia ficción clásica, imaginativa y visionaria ofrece a una historia donde los artilugios imposibles, los viajes en el tiempo, junto con otros elementos propios del género, se mezclan con saberes arcanos o el misticismo. Además, esta colección no es una anécdota, o algo que esté fuera de la continuidad Marvel. Sus consecuencias se pueden ver en los 4F, y todo parece formar parte de un plan que Hickman tiene preparado no sólo para SHIELD como concepto clave del universo de la casa de las ideas. Da la sensación de que el autor tiene en su cabeza algo realmente enorme y complejo, donde toda la continuidad hasta ahora tiene algo que ver con un todo más apasionante. Recoge elementos de años de clásicos, tramas de series anteriores e ideas siempre presentes en el mundo Marvel, para una recreación exquisita de su propio universo, donde todo ocurre por una razón.

El nivel gráfico es impresionante. Es una de las colecciones de los últimos años que más me ha hecho disfrutar en ese aspecto. Quizá no es un espectáculo continuo, pero el nivel de detalle, como el dibujante Dustin Weaber se acopla con absoluta genialidad el mundo lleno de maravillas tecnológicas que HIckman tiene en la cabeza, hace que merezca la pena un visionado con detalle de cada una de las viñetas. Un diseño de página inteligente, con una lectura ágil que simplifica una lectura que ya es de por sí complicada, por los diferentes saltos temporales, y las tramas secundarias que Hickman introduce de manera elegante y fluida.

Resumiendo. Si eres fan de Marvel, debes leer este cómic. Porque es de lo mejor que ha dado la casa de las ideas en mucho tiempo, porque es intenso, revelador y trascendente, porque HIckman va a dar mucho que hablar en los próximos años, porque el dibujo es una delicia, porque nada es como te lo habían contado. Porque vas a disfrutar como un enano.

Acaba de terminar la primera miniserie de 6 números donde se ponen las cartas sobre la mesa y se presentan los grandes interrogantes de la serie. Este mes, dará comienzo la segunda miniserie con la misma numeración, es decir, será el número 8 de la colección española. Formato grapa, y fácil de encontrar en los cajones de números atrasados de  cualquier librería especializada porque apenas lleva un año editándose, así que no hay excusa.

Bienvenidos a las entrañas del universo Marvel. Disfrutad del viaje.