Publicado el 2 de Septiembre del 2012 por Germánico en Cine
Estuvimos viendo: Abraham Lincoln Cazavampiros.

2/5

Título original: Abraham Lincoln: Vampire hunter.

Dirección: Timur Bekmambetov.

País: USA. Año: 2012. Duración: 105 min.Género: Fantástico, terror.

Interpretación:Benjamin Walker (Abraham Lincoln), Mary Elizabeth Winstead (Mary Todd Lincoln), Rufus Sewell (Adam), Dominic Cooper (Henry Sturgess), Marton Csokas (Jack Barts), Anthony Mackie (William), Erin Wasson (Vadoma).

Guión: Seth Grahame-Smith; basado en su novela.

El mismo día que fui a ver Los Mercenarios 2 (el Viernes 31 de Agosto) estrenaban en nuestros cines esta película. Tras un descanso para cenar y tomar algo tranquilamente mientras se comentaban diversos frikismos (como juegos con mini-figuras de Cthulthu más viejos que Atlantis), volvimos al cine para “disfrutar” de esta película que ha sido catalogada como terror. Habría sido mejor catalogada como “A que no hay huevos de hacer una película sobre…?”. De hecho había quien se imaginaba al escritor con un par de colegas en una habitación fumando y viendo Buffy Cazavampiros mientras uno dice: Tío, ¿te imaginas a Lincoln en plan Buffy?. A otro se le ocurrió una segunda parte que podría titularse: Zapatero, Cazador de Hombres-Lobo (o algo incluso peor: Manolete, matador de Toros-Zombie… Mataba toros por el día, por la noche, cazaba sus zombis).

En fin, sea como fuere, la película, como su propio nombre indica, va sobre tiburones vegetarianos del Caribe que buscan el amor entre las olas del mar. No, ahora en serio, la historia se basa en un Abraham Lincoln con un hacha y chistera que va matando vampiros después de que se enterara de que su madre fue asesinada por uno. Sinceramente, no merece la pena decir más sobre el guión de la película. No da para mucho, la verdad.

La película se hace larga como si no hubiera un mañana, con tal cantidad de escenas a cámara lenta que rompe la continuidad de la película; al actor que hace de Lincoln dan ganas de darle una colleja hasta que le sale la barba y se parece al presidente de EEUU, cuando dan ganas de reciclarlo por su parecido a una estatua de plastiquete del malo. Y bueno, todo eso sin tener en cuenta la cantidad de ya no fallos del guión, si no de idas de pinza repentinas que no tienen sentido, con flipadas que no es que sean flipadas al estilo Mercenarios 2, no, si no al estilo de “venga, hombre, no me jodas, menuda basura”.

No, no me ha gustado aunque hay que reconocerle que te da lo que te dice, en ningún momento te engaña y ya por el título y el tráiler ver que una joya no va a ser. Sin embargo, eso nunca es suficiente… ¿La recomiendo? En absoluto. Aunque bueno, si queréis echaros unas risas con unos colegas criticando la película, puede ser interesante tenerla para una tarde de domingo en la que no tengáis otra cosa mejor que hacer.