Publicado el 8 de Septiembre del 2012 por Germánico en Cine
Estuvimos viendo: Dredd

3/5

Película: Dredd. 

Dirección: Pete Travis.

País: Reino Unido. Año: 2012. Género:Acción, ciencia-ficción.

Interpretación: Karl Urban (juez Dredd), Lena Headey (Madeline ‘Ma-Ma’ Madrigal), Olivia Thirlby (Cassandra).Guion: Alex Garland; basado en los personajes creados por Carlos Ezquerra y John Wagner.

No, no he ido a ver Abraham Lincoln: Juez, Jurado y Verdugo (aunque podría molar). Hoy estrenaban en los cines el remake de aquella mítica película protagonizada por Stallone y pensé que sería totalmente óptimo ir a verla y ya de paso, aprovechar para comentaros qué tal la película.

Empecemos por el principio: ¿De qué va? En un futuro no muy lejano, EEUU es un gran desierto asolado por la radiación. La población (más de 800 millones de almas) se acinan en una única y gigantesca megalóplis que va desde Boston a Washington D.C. y que, por desgracia, es inmensamente violenta. Los únicos que intentan mantener un poco de orden en ese mundo son los agentes del Departamento de Justicia. Son la Ley: jueces, jurados, verdugos… Y uno de ellos, el mejor, el más implacable de todos es el juez Dredd (nuestro querido Eomer). Debe encargarse de examinar a una nueva agente, una tal Cassandra Anderson que posee ciertos poderes psíquicos; para llevar a cabo dicha evaluación, escogen el primer crimen con el que se encuentran, una misión aparentemente rutinaria que les lleva a una megaestructura donde viven nada más y nada menos que 75.000 personas, un titánico rascacielos de 200 plantas que está controlado por Ma-Ma, la cabecilla de un clan de narcotraficantes… Allí, aislados, deberán repartir justicia.

Juez. Jurado. Ejecutor.

La película, en principio remake de la de 1995 protagonizada por Stallone, no cuenta ni con mucho la misma historia… ¿Es un capítulo anterior o posterior? La verdad, no lo sé, pero tampoco importa. Sea como fuere es una película que a mi modo de ver no es una gran obra del Séptim Arte, pero sí es correcta, como su ambientación distópica (bien explicada, creo yo) y sus efectos especiales. Aunque a veces le falta un poco de emoción y suspense (digamos que es demasiado previsible), sí tiene su dosis de disparos y explosiones, de sangre… de acción, en definitiva. Es entretenida, con una trama sencilla pero suficiente sin irse por las ramas; la velocidad no llega a ser realmente trepidante, pero en ningún momento se hace demasiado lenta. Y por supuesto, cuenta con esas dos escenas y esas dos frases épicas que quedarán como cita célebre del film. Lo único que destacaría es el buen trabajo hecho por el doblador del personaje de Dredd, pues Karl Urban no se quita en ningún momento el casco… Todas las emociones, todo ese sentimiento que se esconde detrás del hombre, apenas se puede apreciar con los movimientos de los labios (que básicamente no sonríen nunca)… El trabajo es de la voz, y ha sido clavada. Me gusta porque es una voz dura, profunda, hecha para juzgar y dar órdenes. Es decir, es la voz que cualquiera podría imaginarse para el Juez Dredd.

¿Recomendable? Como digo últimamente, sí y no. Si os gustan las grandes historias pues la verdad es que esta película no es para vosotros. Si habéis visto la “original”, como curiosidad también está bien. Si os gustó el cómic… pues no tengo ni idea. Nunca lo leí.  En fin, si lo que buscáis son disparos, cabezas reventadas con los sesos esparcidos por el suelo… os podrá resultar interesante.