tierra-de-nadie-2012
Publicado el 28 de septiembre del 2012 por Boss en Gamers
[Estuvimos en…]Tierra de Nadie 2012 (X-Aniversario)

Valoración de las Jornadas: 5/5

 

No os quiero aburrir. Tenía una crónica de mi paso por las TDN 2012 extensa (más que ésta), finiquitada y muy bonita que os llevaría varios días de lectura. Precisamente por ello he decidido no publicarla tal cual fue concebida y por ello aún no está publicada. Y digo que no os quiero aburrir porque reconozco la pereza que se percibe al leer textos en varias partes y demasiado extensos salvo si estás aburrido en el trabajo, por mucho que en el texto una servidora se deshaga en elogios hacia las que considero las mejores jornadas que se organizan en este pais en el que vivimos.

Las Tierra de Nadie (TDN) llevan la friolera de 10 años entre nosotros, en los cuales su organización, con Carolina al frente, se deja la piel en conseguir no tanto el prestigio y el reconocimiento nacional (aunque también lo consiguen) como el prestigio y el reconocimiento de los asistentes. Y ¿lo consiguen? . Pues yo diría que sí. Para que os hagáis una idea, la reserva de habitaciones todos los años se agota en menos de 24 horas desde la apertura de plazo. Por supuesto, no puedes organizar eventos de varios dias por los que pasan miles de personas y que todos estén contentos. El ser humano es así. Pero viendo el evento de una manera razonable y objetiva, realmente está más que bien organizado. Es más, en mi experiencia en otros eventos no necesariamente relacionados con el mundo friki, tengo que reconocer que deja en dudosa posición a organizaciones de eventos mucho más grandes y con mucho más presupuesto. Y no voy a dar nombres, que luego me dejan cabezas de caballo en la cama. En fin, este año tuvieron lugar entre el 9 y el 13 de agosto. Hacía mucho calor.

 

El recinto

Las actividades de las TDN tienen lugar en el CEULAJ en Mollina (Málaga). Es un recinto enorme, con habitaciones distribuidas a modo de pabellones, comedor, recepción, piscina, pabellón deportivo… . Muy completo. La pega que le veo es la limitación de habitaciones para un evento que claramente podría acoger aún a más gente, incluso pese a que las TDN cuentan con varios hoteles de Mollina que colaboran con ellos.

 

La agenda

Las TDN cuentan con un calendario de eventos organizados por colaboradores y por la propia organización que dan poco tiempo para hacer el vago: rol, rol en vivo, juegos de mesa, torneos, talleres, exhibiciones, videojuegos… ¡incluso deporte! (flipa). Todos ellos desde por la mañana hasta la madrugada, para que todo el que quiera pueda aprovechar bien su estancia en las mismas.  La calidad de los eventos en que participé fue excelente, aunque me perdí algún torneo que claramente habría ganado (esa suerte que tuvo el ganador). El lado malo es que a veces se te “montan” actividades y que la inscripción de algunas de ellas puede llegar a ser un proceso largo (si no te inscribes por internet tienes que correr a ponerte el primero en las colas de inscripción o esperar un rato). Pero en fin, lo primero pasa en todas partes y lo segundo, aunque también es normal, es algo en lo que año a año se trabaja como cuestión a mejorar.

 

Organización

Un equipo de unas 11-13 personas (los “camiseta negra”) formaban parte de la organización de las TDN, cada una de ellas con un campo de acción perfectamente definido, aunque se daban apoyo unos a otros cuando era necesario. Además, se veían respaldados por un montón de voluntarios (camiseta amarilla) que en todo momento ayudaban al correcto cumplimiento de las normas. La organización de las TDN no tiene reparos en amonestar si es necesario, pero no va amonestando gratuitamente. Es más, realmente disfruta organizando este evento y lo último de lo que tienen ganas es de discutir, pese a ser un evento de proporciones considerables y difícil de organizar. Lo que más me gustó es que son de los que, pese a tener la posibilidad de acomodarse, buscan mejorar cada año: las TDN se empiezan a gestar desde el momento en que terminan las TDN del año anterior buscando siempre que las siguientes sean aún mejores.

En estas jornadas, por ser el décimo aniversario, se daban aún más regalos a los asistentes (sí, también regalan cosas), especialmente a los veteranos. Además, cada edición de las jornadas cuenta con su propia camiseta (Diseñada por Marcos Arnáiz, también encargado de cartelería y socio de ASORR), que te dan junto con tu tarjeta-pase de identificación. Hay que decir que el acceso a los servicios de las TDN (inscripciones, comedor,  paneles informativos,  registro…) está totalmente informatizado (de esto se encargaban Pablo Floriano y Nacho Díaz) y sigue un sistema de lectura de códigos que agiliza mucho todos estos procesos. Pude probar el sistema desde ambos lados en varias ocasiones y es realmente útil e ingenioso (ya podían aprender algunos). Y, para rizar el rizo, el ordenador del comedor reproduce frases frikis aleatorias a cada persona según va entrando. O incluso sonidos. Pequeños grandes detalles que marcan la diferencia.

 

Colaboradores

Otra de las joyas de las TDN son sus colaboradores. Los que más me gustaron fueron la asociación Ayudar Jugando que suelen estar en jornadas lúdicas en la zona de juegos de mesa y ASORR que se curran unas representaciones de infarto.  Ambas son organizaciones sin ánimo de lucro y la primera se dedica, además, a ayudar a los más desfavorecidos mediante la creación y colaboración de eventos lúdicos. Realmente es una propuesta digna de ser tenida en cuenta y es genial verles en cada vez más eventos. En las TDN se dedicaron a gestionar la ludoteca de manera encomiable, así como de enseñar a jugar a quien quisiera/necesitara ayuda. Volveréis a leerme hablar de ellos, como también volveréis a leerme sobre ASORR. ASORR se encarga de la recreación y representación y algunos de sus miembros son colaboradores también de manera individual en las TDN. Los eventos organizados por ellos (rol en vivo, talleres…) siempre tienen tal espectación que las inscripciones a los diferentes pases se agotan en minutos.

 

Pero no fueron los únicos: en TDN también estaban Sony, Microsoft, Gigamesh, Generación X, Edge, Devir, DungeonSpain y un largo etcétera.

 

La gente

Encontré muchísima gente maja, con ganas de conocer gente nueva y de divertirse, aunque tampoco faltaron los… cómo decirlo… los “raros”. Esos que son tan frikis (y, en algunos casos, simples) que aspiran a llegar a unas jornadas y desmelenarse en su frikismo, algunos de los cuales, además, pasándose las normas por el forro. Hay de todo en todas partes y eso, ciertamente, no es un asunto de las jornadas en sí, aunque la organización supo lidiar con esos percances con razonable buen hacer. Lo que sí que puedo decir es que me esperaba muchos más “raros” de los que me encontré y eso me gustó mucho. Y otra cosa que me gustó mucho también fue el hecho de que gente que había ido otros años a las TDN y ahora tenía niños pequeños, volvía con ellos. Eso da una idea de lo abierto y buenrollista que es el ambiente allí. Muy bien.

 

Y eso es todo…

 

Salvo por un par de sugerencias para la agenda del año que viene, ya que pienso volver: la gente con niños pequeños pedía más juegos para ellos, quizá algún taller o algo así y yo, yo pido… ¡torneo de Wiz-War para repartir collejas!

 

¡Nos vemos en el 2013!