Publicado el 6 de Noviembre del 2012 por Germánico en Libros
Hablemos de Libros: Recién Muertos.

4.6/5

Hace ya varias semanas, por cortesía de uno de los autores partícipes en esta antología, recibí en mi correo la versión digital de Recién Muertos. “Es de zombies” me dijeron, “hay sangre, muerte y desolación” supuse… Así, con poco, ya tenían ganado al menos la aurícula y ventrículo izquierdos e, incluso, la aurícula derecha de mi preciado corazón.

Fue abrir la primera página, y también consiguieron mi sabroso cerebro.

Bien, dejad que os cuente, frikis míos. Recién Muertos es una recopilación de 12 pesadillas en forma de relato que nace como proyecto amateur independiente en el que juntaron sus propios relatos con autores que conocían (además de ser autoeditado, la portada la han diseñado ellos mismos). Sin embargo, para mí, lo realmente interesante, es lo que encontramos en su interior una vez nos ponemos a leer como alma que lleva el diablo. Y es que, estas antologías, me encantan ya que se ve el mundo desde varios puntos de vista, en relatos que no dan tiempo a cansarte y sí a engancharte, en historias divergentes y otras mucho más convencionales; puede cambiar la forma, puede cambiar el autor, la extensión… mas lo que jamás cambia es el fondo. Ya sea de la mano de oscuros nigromantes, masacrados por vampiros, convertidos en salvadores del mundo creando energía, ellos siempre están allí: Los Muertos, los Resucitados, los Retornados.

Nos encontramos relatos típicos de la temática zombie, como por ejemplo Cuaderno de Bitácora y El Superviviente. Otros, muy cortos, nos dejan los pelos como escarpias, como Dentro y Fuera del Armario. No podía faltar en una buena antología (y ésta lo es, no hay duda), relatos que entremezclan zombies con el exquisito aroma del humor negro, como en el lascivo y lujurioso relato de Zombis Anónimos. Y no quisiera acabar esta pequeña reseña sin hablar del, para mí, mejor relato de la antología, tanto de esta como de muchas otras: El titiritero. No es típica historia de zombificados, pero eso no le priva de genialidad, de sobrecogimiento y corazones encogidos. Mezcla sentimientos dispares, locura insalubre, viejos hechizos, venganza y muerte para crear una pequeña joya que cautiva. Es intrigants y te crees saber el final; tiene giros en la trama y es lineal; está escrito con maestría sabiendo envolver al lector y haciéndole sentir lo que debe sentir, terror.

¿Lo recomiendo? Como digo siempre cuando leo un libro de zombies: Sí y No. Si no te gusta el mundillo Z, mejor déjalo. Sin embargo, es un enorme Sí a aquellos que ya sean lectores consagrados a los Caminantes y les encanten los podridos ya que no les va a defraudar en absoluto; para los que aún no habéis disfrutado de la lectura de relatos y novelas sobre muertos vivientes… es una buena forma de empezar, sin duda.

En caso de duda, consultad a vuestro forense. Y tened siempre una escopeta a mano: el fin puede estar más cerca de lo que pensáis.

 

Aquí os dejo más datos del libro en cuestión:

ISBN               9781471697494
Copyright   Lucas L. Lair (Licencia estándar de derechos de autor)
Edición         Primera edición
Editor            Lulu
Publicado   4 de julio de 2012
Idioma         Español
Páginas        268
Encuadernación:     Tapa blanda pegado
Tinta interior:            Blanco y negro
Peso:         0,46 kg
Dimensiones (centímetros):   14,81 de ancho x 20,98 de alto

Autores:

“El titiritero” de José Martín Ramiro
“República Z” de Francisco Valverde
“Sed” y “Hypnofat” de Lucas Martin
“Huida en las profundidades” de Antonio García
“La historia de cómo los zombis salvaron el mundo” de Javier Alonso Ruiz
“Dentro y fuera del armario” de Beatriz Aragón
“La casa de la colina” y “El superviviente” de Roberto Jiménez
“Cuaderno de bitácora” y “La última esperanza” de Azucena Jiménez
“Zombis anónimos” de Fedmahn Kassad