Publicado el 24 de Diciembre del 2012 por Germánico en Cine
Estuvimos viendo: El Hobbit, un Viaje Inesperado.

3,75/5

Película: El hobbit: Un viaje inesperado.

Dirección: Peter Jackson. País: Nueva Zelanda. Año: 2012. Duración: 169 min. Género: Fantástico.

Interpretación: Martin Freeman (Bilbo Bolsón), Ian McKellen (Gandalf), Andy Serkis (Gollum), Cate Blanchett (Galadriel), Elijah Wood (Frodo Bolsón), James Nesbitt (Bofur), Lee Pace (rey Thranduil), Christopher Lee (Saruman), Ian Holm (Bilbo anciano), Hugo Weaving (Elrond).

Guion: Peter Jackson, Philippa Boyens, Guillermo del Toro y Fran Walsh; basado en la novela de J.R.R. Tolkien.

Producción: Peter Jackson, Carolynne Cunningham, Fran Walsh y Zane Weiner.

Música: Howard Shore.

¡Ah, de aquellos años! Recuerdo perfectamente la primera vez que leí el Hobbit, cuando discos de Blind Guardian eran entendidos por sólo unos pocos de nosotros, que soñábamos con la Tierra Media antes de que Peter Jackson decidiera plasmarla en una pantalla de cine. Recuerdo también, que con aquella y el titánico Señor de los Anillos, descubrí un mundo de fantasía que completaría con más libros y que me abrirían las puertas, sin tener que pronunciar Mellon, a otros tantos que me acogieron gustosos. Y es que hubo un día en el que un Tolkiendili me dijo: tú eres de los nuestros (aunque simplemente soy un pequeño fan del mundo).

Después vinieron las películas, primero el ESDLA y ahora, el Hobbit.

Bien, como de costumbre en mis reseñas, empezaré contando de qué va la película: Bilbo Bolsón es un tranquilo hobbit que, por alguna razón, se convierte en punto de mira de Gandalf el Gris. Éste, lo presenta ante un grupo de 13 enanos liderados por Thorin Escudo de Roble como si fuera un experto ladrón para que ayudo a esta pequeña compañía a recuperar el reino enano de Erebor, tomado por el temible dragón Smaug. Así comienza la aventura en la que hay trolls, orcos, huargos, elfos, águilas y trasgos.

Pero, ¿qué tal la película? Acabo de llegar del cine y estoy entre que me encanta y no. He de reconocer que la introducción es muy buena, con unas escenas redondas sobre la caída de Erebor (qué jodidamente épicas las imágenes del reino de los Enanos! Qué barbas, qué salas, qué todo) con la llegada del dragón. Sin embargo, otras escenas gratuitas (traídas del Silmarillion unas, otras de Cuentos Inconclusos, y otras que están ahí porque a Peter Jackson le sale de los mismísimos inventarse cosas) descolocan y hacen rechinar dientes, además de cambiar el ritmo del film no siempre para bien. No todas, ojo, pero sí muchas. Lo que sí hay que reconocerle es que en ocasiones sientes que estas leyendo el libro, con diálogos calcados y secuencias clavadas (llegada de los Enanos a Bolsón Cerrado, los Tres Trolls, Acertijos en la Oscuridad en la que Bilbo tiene una ventaja para ganar a Gollum, que como también fue autoestopista galáctico, sabía que la respuesta era 42…) que emocionan a cualquier fan. Es una de cal y otra de arena aliñadas con una exquisita banda sonora que merece la pena escucharla con tranquilidad en casa para terminar con un final que deja bastante frío al personal. Ésto es sobre la historia en sí, porque si me pongo a hablar de los enanos… qué queréis que os diga, que algunos parezcan mini-elfos, que tengan así como una barba de tres días y demás no me convence. Quizá sea cuestión de gustos.

Por otra parte, me gustaría comentar algo sobre ese novedoso formato: he visto la peli en HFR 3D (alta frecuencia de imagen a 48 fotogramas por segundo). Si bien a mí personalmente me ha encantado esa sensación de realismo, de documental de la dos (por decirlo de alguna forma), he de decir que en ciertas ocasiones (especialmente en combates), daba la impresión de ir más rápido de lo que debiera, como si saltaras una escena porque no te gusta especialmente.

En fin, para hacernos una idea habrá que esperar a que la triología esté lista.

Y que el viaje continúe.