Publicado el 11 de Enero del 2013 por Ninja Zone en Cómic
Antes de Watchmen – Búho Nocturno/Espectro de Seda

Continuamos con el repaso a las nueva colecciones Antes de Watchmen, para abordar las series (independientes) de Búho Nocturno y Espectro de Seda. He decidido unir estas dos críticas porque los dos personajes tendrán luego una fuerte vinculación en Watchmen.. El objetivo de estos comentarios es ofrecer los puntos fuertes y débiles de los primeros números de Antes de Watchmen para que cada uno elija el que considere más afin a sus intereses (o pasar de todo el conjunto). Cuando estoy escribiendo esto ECC ya está editando el tercer volumen, así que intentaré publicar el resto de impresiones antes de que acaben (ironía).

Si queréis que os diga el veredicto ya, Buho Nocturno nos ofrece una historia consistente mientras que Espectro de Seda se queda en un spin-off descafeinado. Ahora veremos por qué.

Sólo falta el foco en el cielo

Buho Nocturno nos ofrece una clásica historia de creación del superhéroe “Junior”: Un chaval que admira a un justiciero enmascarado se convierte en su pupilo. No podía ser de otra manera; como explica muy bien David B. Gil en el comentario al final de este primer número, Buho es el “buen tipo”, el único de los personajes de Watchmen sin un lado oscuro (patético sí). Ha sufrido injusticias y para huir de ellas o compensar el karma ha decidido luchar contra el crimen.

Straczynski ha seguido en esta su visión del universo de Alan Moore el esquema de Búho Nocturno como un Blue Beetle – Batman lleno de aparatos y vehículos extraordinarios y una gran afición a patear el culo de los pequeños criminales de clases bajas. En este primer número es Batman en estado puro, dando candela a gangsters y atracadores. Los toques de humor que ofrece el guionista ayudan a que la historia siga un ritmo de historia de aventuras, con muy pocos momentos oscuros o siniestros, partes que sin embargo serán claves para comprender el carácter esquivo, soñador y adolescente del personaje que vemos en Watchmen.

Búho Nocturno es una lectura muy entretenida y el dibujo de Andy Kubert le da un aire clásico a la historia que le va como anillo al dedo.

La familia crece

Por otro lado está Espectro de Seda, un personaje que ya en el Watchmen original es flojillo. Era una mera comparsa de Manhattan y de Búho y si bien la intención de  Darwyn Cooke ha sido justamente dar entidad a esa don nadie de Watchmen no me queda claro que lo haya conseguido. El trabajo gráfico y la historia tratan de ofrecer un ambiente menos lúgubre, una historia de amores adolescentes, peleas de chicas, enfados con madres, todo dentro del mundo creado por Alan Moore. El resultado es que no me acaba de decir mucho sobre Espectro de Seda más allá de anécdotas que encajan con datos que ya nos daba la historia original.

Aquí tengo que hacer un inciso sobre las superheroinas en el cómic. Hasta los años 80 en general habían sido poco importantes y con unos roles muy definidos, y de eso era muy consciente Alan Moore; De hecho, escribió una serie de artículos en 1982 en la revista The Daredevils en los que abordaba el papel de la mujer en los cómics y cómo generaban unas imágenes poco igualitarias e irreales que menoscababan la posición de las superheroinas como personajes con poder. Entre otros temas extraía que (palabras del propio Moore):

” Los personajes femeninos, cuando surgieron, eran fotocopias pálidas y débiles de sus compañeros masculinos…”

“Las mujeres que no estaban dotadas de poderes y habilidades especiales, siempre actuaban de forma rencorosa, fisgona, traicionera, vanidosa”

Y luego va el maestro y crea a Espectro de Seda. Al intentar mostrar superhéroes más humanos proporcionó lo peor de los personajes femeninos a su creación. El Espectro de Seda original, la madre, sí que es un personaje interesante, con un lado poco convencional y actitudes marcadas claramente por la necesidad de sobrevivir en un mundo de hombres. Los momentos más interesantes de este Antes de Watchmen – Espectro de Seda van unidos  a ella, como en la obra original, así que espero que sea el hilo conductor de la serie porque si sigue siendo en plan descubrimiento de la juventud me va a dar mucha pereza seguir comprándolo. Y el tema de que los dibujos buscan reflejar ese lado relajado, alejado del mundo Watchmen…es cierto que lo logra, pero consigue que al estar leyendo, entre el guión y el dibujo, te de la impresión de estar frente a un shojo de superhéroes americanos.

Buho Nocturno notable, Espectro de Seda suficiente.