Publicado el 28 de Enero del 2013 por Germánico en Ludoteca
Jugando que es Gerundio: Illuminati

4/5

Los Demócratas tienen el control de las Revistas Eróticas, y gracias a ellas mueven los hilos de los Sindicatos. Pero, por otra parte, existe una conspiración comunista internacional y se ha hecho con… ¡El Pentágono! Los Hombres de Negro, los Freaks, las Fotocopiadoras, los Yuppies, mafiosos y Nazis Sudamericanos, todos son piezas clave del intento de controlar el mundo por 7 de los grandes grupos illuminati.

Illuminati: El juego de las conspiraciones.

Porque sí, frikis míos, este juego de la todopoderosa Edge es sobre la dominación mundial, de hacerse con el poder gracias a sigilosas artimañas, ataques despiadados o sobornando con dinero a otros grupos illuminati para que hagan el trabajo sucio. Los jugadores se pondrán en la piel del líder de uno de los grandes grupos que buscan el Nuevo Orden Mundial y moverán los hilos a su antojo, haciendo aquello que crean conveniente: ya sea destruir un grupo como neutralizarlo. Ya sea atacando a un enemigo o haciendo negocios con él.

¿Cómo se juega? Bueno, parece mucho más complicado de lo que luego, una vez en la mesa, es. Supongo que es ver el reglamento de casi 30 páginillas, con letrica pequeñica y te asustas. Sea como fuere, tras ser adjudicados el grupo illuminati que lideraremos (Seguidores de Cthulhu, Los Illuminati de Baviera, los Gnomos de Zürich…) se obtienen los Ingresos (¡Billetes!  ¡Billetes verdes!). Luego se saca una carta del mazo, se realizan dos acciones (que pueden ir desde destruir, controlar y neutralizar hasta mover un grupo o transferir dinero). Después, ya realizadas estas acciones, podemos realizar las acciones gratuitas que deseemos, como por ejemplo descartar un grupo, regalar dinero (xD), usar cartas especiales… Terminaremos con una transferencia y realizando las acciones de aptitud especial de alguno de los grupos.

Será una hora y media de juego (aproximadamente), bastante entretenida mientras intentas aplastar a tus compañeros de juego, atascarlos, destruirles grupos y quitarles los que les podrían interesar para cumplir sus objetivos. De hecho, a veces juegas más a que no gane el resto que a ganar tú, aunque sólo a veces, por supuesto.

Lo mejor: dominar el mundo. Lo graciosos que pueden a llegar a ser tus cadenas de poder.

Lo peor: que a veces, cuando atacas un grupo que te resulta interesante y todos los jugadores deciden evitar ese ataque, se necesita boli y papel para ir haciendo los cálculos. Se pueden llegar a manejar ingentes cantidades de dinero.

Si habéis venido a tomar el control con vuestro Nuevo Orden Mundial, Frikis míos, si queréis dominar sueños y almas, quebrar voluntades y manejar países como muñecas de trapo, sois unos verdaderos:

ILLUMINATI.