Ahora me dan premios, así que me vais a comer el raber
Publicado el 18 de Febrero del 2013 por Capitan_Melenas en Cine
Los Goya: Palmarés y reflexiones tardías

Otro año más, y no aprendemos. Parece que tenemos cierta tendencia al bucle en la industria cinematográfica de este país, y somos incapaces de llevar a cabo una gala medianamente digna. En general, fue aburrida, pero es que hubo momentos que rozaron los psicotrónico. Daba la impresión de que Eva H se había leído el guión unos diez minutos antes del comienzo del espectáculo, los chistes y monólogos eran un espanto, una tortura, un insulto al humor, que provocaron sonrisas sociales y forzadas en los presentes. Cada primer plano a los espectadores era un “tierra, trágame”. La realización de la gala por parte de TV1, sosa, poco atractiva y extremadamente conservadora, pero es que tampoco daba para muchos alardes con el material que se gastaban. Algunos momentos fueron un poco de vergüenza ajena, como el homenaje a toda una carrera para Concha Velasco, con uno de los números musicales más desastrosos que recuerdo de cualquier gala de los últimos años. Pobrecica. Por supuesto, mención a ese momento improbable en el que se confundieron al leer el nombre de los ganadores a la mejor canción. Hubiese molado que, para terminar la broma, el premio se lo hubiese llevado Juan Magán. Entonces me hubiese reído mucho, mucho más.

Ahora me dan premios, así que me vais a comer el raber

Ahora me dan premios, así que me vais a comer el raber

El trío formado por Areces, Cámara y Arévalo tenía la gracia de darse martillazos en los dedos. En especial, Javier cámara se empeñaba tanto en hacer risas que no sabías muy bien si necesitaba un abrazo, o una paliza. El discurso del director de la academia, realista, directo, pero con un puntito de victimismo que me pone de los nervios. Hablar de derechos de autor y demás me parece una reivindicación muy digna, pero no deja de ser un poco insultante y llorica en un país cuya industria cinematográfica pagamos todos. A lo mejor es el modelo de negocio el que debería ser revisado. Pero no. Mejor, lo de todos los años, que la cosa va muy mal.

Fue la noche de los golpes en el hocico al ministerio. Casi todas las frases de protesta me parecieron muy apropiadas, más con el señor maestro Sith presente. Aunque en algunos momentos, me imaginaba a Wert sonriendo al ver como a la flor y nata del cine patrio dinamitaba la cultura desde dentro. El discurso de Corbacho casi me vuelve de derechas. Acostumbra a ese aire de superioridad moral que me fastidia, por su falta de humildad y su chulería prepotente. Le faltó escupir al suelo. Otro que no sé dónde tiene la gracia. Diez segundos para recordar Homo Zapping… pues eso.

Bayona, comprobando el PH del agua

Bayona, comprobando el PH del agua

Candela Peña dio la bofetada de la noche. Y olé.

Vamos con el palmarés, que esa es otra cosa bien distinta. Por lo visto, en este país este año se han rodado cinco películas. Veo correcto que Bayona se lleve la mejor dirección. Ya dije en su momento que Lo Imposible es un truño hediondo, pero que su director era un tío capaz, que había conseguido filmar algo tan gigantesco como el tsunami de marras con algo más que oficio. ¿Se puede ser buen director de una mala película? Creo que sí. Visualmente, Lo Imposible está bastante por encima de sus competidoras, incluso a pesar de ser de lo peor del año pasado por otras muchas razones. Blancanieves, con su  estilizado blanco y negro y de su estupenda puesta en escena, está a años luz en dificultad e intenciones. Bien.

Además, el eterno reparto. Tú mejor dirección, yo mejor peli. Y ya está, todos amigos, que esto es el cine español, esa gran familia (mujeres llorando, niños soltando palomas, salvas de cañón).

Pero hubo momentos insultantes, como los premios a Tadeo Jones una película infantil, y no sólo por el público al que va dirigido. En otros lugares del mundo, tienen Rattatuille. Nosotros, esta chusta, que además se lleva premios a la mejor dirección novel, y al mejor guión adaptado. Lo malo no es hacer cosas mediocres, es premiarlas. Pero bajemos el listón, que es justo lo que necesita nuestro cine. Me huele a agradecimiento, porque si algo ha llenado las arcas de nuestro cine es la cinta protagonizada por el albañil de moda.

El injustamente ignorado Juan Magán (en serio, me meo conmigo mismo)

El injustamente ignorado Juan Magán (en serio, me meo conmigo mismo)

Me parece estupendo que la señorita Verdú se lleve el premio, porque a mí es una mujer que me fascina. En cuanto a lo de José Sacristán, ya era hora. Pero no por el truño en el que se ha visto involucrado. Hace ya muchos años que este premio era suyo. Voy a decir una peli al tun tun …”Viaje a ninguna parte”. Casi nada.

Por cierto, si Bardem se toma un año sabático, van a crear un premio al “mejor actor que no ha hecho nada este año”.

En fin. Una demostración más de que la industria de este país es un poco de chichinabo, que, a pesar de algún acierto esporádico, la mayoría de nuestras películas son mediocres, por mucho que nos duela, y que hay que cambiar muchas cosas desde dentro antes de pedir de fuera. Nuestro modelo de cine está en pañales.

A lo mejor, la gala del año que viene no es un coñazo. A lo mejor. Yo soy un tipo optimista.

Aquí, el palmarés completo

Mejor Película: Blancanieves, de Pablo Berger.

Mejor Dirección: Juan Antonio Bayona, por Lo imposible.

Mejor Actriz: Maribel Verdú, por Blancanieves.

Mejor Actor: José Sacristán, por El muerto y ser feliz.

Mejor Dirección Novel: Enrique Gato, por Las aventuras de Tadeo Jones.

Mejor Guión Original: Pablo Berger, por Blancanieves.

Mejor Guión Adaptado: Javier Barreira, Gorka Magallón, Ignacio del Moral, Jordi Gasull y Neil Landau, por Las aventuras de Tadeo Jones.

Mejor Dirección de Fotografía: Kiko de la Rica, por Blancanieves.

Mejor Actriz Revelación: Macarena García, por Blancanieves.

Mejor Actor Revelación: Joaquín Núñez, por Grupo 7.

Mejor Actriz de Reparto: Candela Peña, por Una pistola en cada mano.

Mejor Actor de Reparto: Julián Villagrán, por Grupo 7.

Mejor Montaje: Bernat Vilaplano y Elena Ruiz, por Lo imposible.

Mejor Música Original: Alnfoso de Vilallonga, por Blancanieves.

Mejor Canción Original: No te puedo encontrar, de Pablo Berger y Juan Gómez ‘Chicuelo’, por Blancanieves.

Mejor Dirección de Producción: Sandra Hermida Muñiz, por Lo imposible.

Mejor Dirección Artística: Alain Bainée, por Blancanieves.

Mejor Diseño de Vestuario: Paco Delgado, por Blancanieves.

Mejor Sonido: Peter Glossop, Marc Orts y Oriol Tarragó, por Lo imposible.

Mejores Efectos Especiales: Pau Costa y Félix Berges, por Lo imposible.

Mejor Maquillaje y Peluquería: Sylivie Imbert y Fermín Galán, por Blancanieves.

Mejor Película Documental: Hijo de las nubes, la última colonia, de Álvaro Longoria y Javier Bardem.

Mejor Película Europea: Intocable, de Eric Toledano y Olivier Nachake.

Mejor Película Iberoamericana: Juan de los muertos, de Alejandro Brugués.

Mejor Película de Animación: Las aventuras de Tadeo Jones, de Enrique Gato.

Mejor Cortometraje de Animación: El vendedor de humo, de Jaime Maestro.

Mejor Cortometraje Documental: A Story for the Modlins, de Sergio Oskman.

Mejor Cortometraje de Ficción: Aquel no era yo, de Esteban Crespo.

 

Ndr: Las reflexiones vertidas en este artículo son mías y de nadie más; esto implica que no pretendo sentar cátedra, imposición ninguna, ni creación de debates innecesarios y tediosos. Lo digo por fanáticos y tocapelotas en general. Es lo bonito de las opiniones, que todo el mundo tiene una.