Publicado el 28 de Febrero del 2013 por Germánico en Libros
Los Siete Pecados Capitales… de leer.

Lo confieso, Frikis Míos, soy un pecador… y no de la pradera. Peco de palabra, obra y omisión; peco porque a veces da mucho gustirrinín, porque pecar es divertido, alegre, alocado y, en ocasiones, trae momentos inolvidables. Sé que ya estoy condenado al Infierno, seguramente a ese Infierno especial situado entre aquel donde se encuentran aquellos que hablan en el Cine y el Infierno de los Niños cansinos que no dejan de molestar.

Y como no paro de pecar (¿Puedes parar de pecar? ¡No, no puedo parar de pecar! ¿No puedes? ¡No puedo!), en algún momento tendría que confesar esas tentaciones a las que he sucumbido entre páginas, entre historias extrañas, terroríficas y fantásticas que sólo un buen libro puede brindar.

Por eso me pareció tan curioso este tema, Los 7 Pecados Capitales de Leer, que no es mío no mucho menos. Surgió en algún videoblog de la mano de Youtube, y de ahí fue expandiéndose a otros bloggers y vloggers. Así fue como esto llegó a mí.

Y por supuesto, no podía dejar pasar esta oportunidad… Hasta os he hecho un video:

 

PECADO 1: AVARICIA.

¿Libro más caro/barato que tengas?

El libro más caro… pufff, complicado. Tengo algunos libros profesionales de Alquimia avanzada que cuestan el ojo de una cara, y algún libro por ahí de plantas medicinales, venenos y drogas. Estos pasan de los 50 euracos (como ya muchos sabréis). También están los juegos de rol (Conan, Juego de Tronos, Yggdrasil) que baratos baratos… tampoco. Y bueno, algún libro como La Enciclopedia Tolkien, Danza de Dragones o el Atlas de la Tierra Media tampoco fueron baratos.

En cuanto al más barato, no hay duda: El Ciclo Pendragón de Stephen Lawhead. Lo encontré en una de mis librerías favoritas por únicamente 3,95€ la colección completa. Otro que también me salió barato fue El Retrato de Dorian Grey, por 2 euros, comprado en una tienda de segunda mano en Alcalá de Henares (es que veo libros y me pierdo xD).

 

PECADO 2: IRA.

¿Con qué Autor tienes una relación amor/odio?

Esta es curiosa, sin duda. Amo a muchos autores. A otros los quisiera matar. Pero sólo con uno me ha pasado eso: tan pronto amarlo como odiarlo, con una triología que tan pronto me enamoraba como la odiaba. Hablo de Brent Weeks y de su Triología del Ángel de las Sombras. Es una delicia, por una parte, pero por otra te dan ganas de quemarla. Tiene un estilo apasionante (como luego me demostró con El Prisma Negro), pero su primera saga pecó por alargar historias, por no acabar cuando ya debería haber acabado y continuar hasta el infinito con unos enredos que creí que acabaría apareciendo Resines despertando.

 

PECADO 3: GULA.

Qué libro devoras una y otra vez.

No soy mucho de releer libros (aunque a veces caigas en la tentación como me ocurrió con El Señor de los Anillos, el Hobbit, las Crónicas de la Dragonlance, Ronda de Noche…), y no lo suelo hacer porque hay tanto que leer que, en fin, me gustaría descubrir nuevos horizontes y nuevas historias. Sin embargo, existen dos libros que, de vez en cuando, se releen. Esos dos libros son: El Romancero Viejo, especialmente la parte de El Cerco de Zamora. Es curioso que lo relea una y otra vez cuando podría recitarlo de memoria (Allá en tierra leonesa, un rincón se me olvidaba: Zamora tiene por nombre, Zamora la Bien Cercada…), peeeero… ¡es que es tan bonito! ¡tan épico! Y el otro, es un libro de pequeños cuentos en verso que conocí de niño y que de vez en cuando leo: Der Struwwelpeter, de Dr. Heinrich Hoffmann. Es un clásico alemán de cuentos infantiles. Son veinticuatro páginas de nada, con sus dibujitos y sus historias entrañables (en las que casi todos los niños mueren xD).

 

PECADO 4: PEREZA.

¿Qué libro no has leído por flojera?

Pocos libros dejo sin leer, la verdad. Y cuando dejo de leer alguno es porque surge cualquier cosa que me hace ir posponiéndolo. Así pues, por pereza pura y dura… sólo se me viene a la cabeza Indiana Jones y la Calavera de Cristal (sí, hay un libro sobre este despropósito… Y no, no preguntéis por qué lo tengo), que lo compré en alemán peeeero me pareció tan complicado y me costaba tanto leerle, que lo dejé por puro aburrimiento. Supongo que la historia tampoco me motivaba mucho, pues he leído varias cosas en alemán (Polgara la Hechicera, de David Eddings, alguno de Pratchett) sin mayores problemas.

 

PECADO 5: ORGULLO.

¿De qué libro hablas para sonar intelectual?

De ninguno. Leer algo sólo por sonar intelectual es tan… tan… absurdo… Leo por gusto, por placer y por curiosidad. Si bien es verdad que hay libros que, al mencionarlos, te dan cierto aire de sabiendo gafitas, como me podría ocurrir con El Lobo Estepario, de Hermann Hesse (qué bajona me dio al leer este libro, madre mía. Nada recomendable si están en momento de crisis existencial), o algún que otro clásico por ahí perdido. Lo que está claro es que si hablas de Pratchett, Gaiman, Eddings o Lovecraft sólo suenas a friki.

 

PECADO 6: LUJURIA.

¿Qué encuentras atractivo en un personaje?

Esta pregunta me genera serias dudas… Yo diría que fuera una mujer, que sea eroticofestiva (ay! los pechos como nos gustan…) y que, además, me entendiera. Pero dudo mucho que se refiera a eso. Supongo que esta pregunta busca una respuesta más currada, más teórica-reflexiva sobre los caracteres básicos de un personaje, sea hombre, mujer, vampiro o zombie, que te atraiga y te guste leer más historias sobre él. Así pues, diré que lo que más me gusta en un personaje es que sean inteligente, amantes del sarcasmo y la ironía, manipuladores y, además, con cierto sentido del humor, como lo son Raistlin, Tyrion, Vetinari, Vimes…  Sin embargo, no siempre son así los personajes que más me atraen y el mero hecho de ser ellos, especiales, no típico personaje de novela, también me atrae, como Kipp, Tasslehoff o El Perquisitore.

Vamos, que los personajes cuadriculados y con poca “chicha” no suelen motivarme mucho.

 

PECADO 7: ENVIDIA.

¿Qué libro me gustaría recibir como regalo?

Nunca le diría no a un libro, aunque este tratara de influencia del Regeatón en la historia de Crepúsculo. Incluso así, me gustaría recibirlo. Otra cosa es que lo leyera, claro. De todas formas, cuando alguien me regala un libro porque resulta ser especial para esa persona y quieren transmitirme esa pasión, me resulta un verdadero honor.

Pero si hay que decir títulos… Dodge, de Terry Pratchett;  Neverwhere, de Neil Gaiman; Las crónicas de Elric de Melniboné, de Michael Moorcock; Geralt de Rivia de Andrzej Sapkowsk… En fin, si queréis que me sienta feliz, regaladme libros.

 

Y si pecar es leer, vivamos sin parar de pecar.