Publicado el 14 de Marzo del 2013 por Germánico en Libros
Hablemos de Libros: El Juego de Ender.

5/5

Año 2070 de Nuestra Era. La Tierra, un insignificante planeta azul en mitad de la nada, se ve amenazada por tercera vez por una raza extraterrestre totalmente ajena a los humanos, los Insectores. Para vencer a estas criaturas es necesario un nuevo tipo de genio militar y por ello, en su día, se permitió el nacimiento de un tercer hijo en un mundo donde la limitación existente es a dos: Ender.

Este niño deberá entrenarse en la Escuela de Batalla (situada en una estación espacial) repleta de niños superdotados, superar difíciles pruebas y luchar contra todas las adversidades para convertirse en el comandante de la flota internacionales que lleve a la victoria a la raza Humana, destruyendo, una vez por todas, toda amenaza.

Esta es la sinopsis de la novela ganadora de dos de los premios más prestigiosoos de ciencia ficción: El premio Nébula a la mejor novela en 1985 y el Premio Hugo a la mejor novela en 1986, cuyo autor no es otro que Orson Scott Card.

¿Qué podría decir yo, un humilde lector, de esta obra de arte? Poca cosa la verdad, salvo que es una delicia, una joya literaria que todo el mundo debería leer. Sí, lo sé, es ciencia ficción y quizá no sea la ambientación que más le pueda gustar a ciertas personas, pero os aseguro que eso es totalmente indiferente. Pocas son las novelas de este género que han caído en mis manos, y muchas menos las que he leído. Sin embargo, esta novela (bastante corta, por cierto), además de ser de lectura fácil, engancha desde la primera página hasta la última; he de decir que en menos de 24 horas, este vuestro reseñador de libros, se la había leído y ya estaba comprando la novela paralela La Sombra de Ender, cuya reseña podréis leer la semana que viene, pero que ya os adelanto que es otra delicia.

La historia del joven Ender, con todos sus dilemas morales, su sufrimiento, se entremezcla con unos comienzos en cada capítulo en los que dos soldados hablan del chico, dando sus opiniones al respecto y cómo deberían manejar la situación. Tendremos miedo de lo mismo que tiene miedo Ender, sentiremos lo mismo que él siente. Incluso nosotros mismos nos sentiremos ultrajados  cuando él lo sea. Durante la novela, la conexión lector-personaje es total y discurriremos las posibles salidas. Nos imaginaremos al frente de mil naves, temblaremos de terror ante la idea de los Insectores y dudaremos… Ohh, sí que dudaremos.

Y es que Orson Scot Card no sólo se limita a narrarnos una atractiva historia, si no que nos presenta la naturaleza humana, tan cruel, despiadada, controladora y voluble. Vemos que los problemas políticos y sociales son siempre los mismos: los que Orson vivió en los 80, los que nosotros vivimos ahora, los que Ender vivirá en varios decenios… Y entre eso, y un futuro no tan impresionante, no tan utópico como todos pensamos en él, nos envuelve en un crudo realismo en el que los temores de los adultos, su salvajismo, se quiere transmitir a los niños que deben abandonar su infancia.

Y sería imposible acabar esta reseña sin mencionar a otros grandes personajes con los que nos emocionaremos: Bean, Petra, Dink, Valentine, Graff, Peter, Bonzo, Manzer Rakham.

Recomendable no, lo siguiente. Obligatoria. Disfrutaréis seguro.

Y recordad, la puerta del enemigo está abajo.