Publicado el 27 de Marzo del 2013 por Germánico en Libros
Hablemos de Libros: La Sombra de Ender.

5/5

Lo prometido es deuda, o al menos eso dicen, frikis míos. Ya sé que esta crónica debió ser publicada hará unas dos semanas, pero a veces uno debe hacer otras cosas y no guarda lo escrito (fallos informáticos, que llaman) y se olvida de las cosas (fallos mentales, que dicen). Sea como fuere, aquí está: La Sombra de Ender.

Año 2070 de Nuestra Era. La Tierra, un insignificante planeta azul en mitad de la nada, se ve amenazada por tercera  vez (sí, me estoy plagiando a mí mismo) por una raza extraterrestre totalmente ajena a los humanos, losInsectores. Para vencer a estas criaturas es necesario un nuevo tipo de genio militar y por ello, en su día, se permitió el nacimiento de un tercer hijo en un mundo donde la limitación existente es a dos:Ender. Peeeero (ya empiezo a crear, amigos), ahora el protagonista no será otro que Bean,  (al que ya conocimos anteriormente), un niño de cuatro años con una inteligencia abrumaduramente excepcional que malvive, abandonado, por las calles de Rotterdam. Allí entrará por avatares del destino (relacionados con un chaval cojo llamado Aquiles y una monja llamada Sor Carlotta) entraen el radar del Ejército, y le reclutan para que estudie en la Academia de Batalla, donde entrará en contacto de nuestro pequeño amigo Ender.

Y hasta aquí puedo leer.

En este precioso libro, Orson Scott Card nos muestra otra perspectiva de todo aquello que ocurre en su hermana melliza El Juegod e Ender, con la misma maravillosa habilidad que nos encandiló (y encandila). La Sombra de Ender supone una matización a todo lo que ocurre en El Juego de Ender: Ender ya no es ese niño invencible, totalmente necesario y superior al resto. Vemos cómo Bean se convierte en un personaje totalmente necesario para las victorias de su, al final amigo, suponiendo un punto de apoyo y una reserva de inteligencia y habilidad. Las historias se entremezclan, se unen, como si fueran dos serpientes bailando al son de músicas olvidadas. Lo bueno, no es neceario haber leído antes El Juego de Ender para comprender La Sombra de Ender. Lo que es incluso mejor, que aún sabiendo el derrotero de la historia, Orson consigue sorprendernos y mantenernos pegados a las páginas del libro con ansia lectora, casi con vicio, para saber más, siempre un poco más.

Es recomendable, por supuesto, y si os gustó El Juego de Ender deberíais leerla, sin duda alguna. Y os aseguro que no os defraudará.

Y que nunca se os olvide: La puerta del Enemigo está abajo.