Publicado el 5 de Junio del 2013 por Germánico en Libros
Hablemos de Libros: El Cementerio de Barcos.

3/5

El cementerio de barcos llegó a mis manos por cortesía de Plaza y Janés. El caso es que, aunque esta novela de Paolo Pacigalupi llevara conmigo más de un mes (y de dos), hasta hace unas pocas horas no he conseguido acabarla. Ha habido cosas que hacer, otras novelas… La realidad, no terminaba de engancharme.

Pero comencemos hablando un poco de su autor, Paolo Bacigalupi: ha publicado únicamente dos novelas en España (la primera fue La chica mecánica, novela ganadora de los premios 2010 Hugo, Nébula, Locus y el John W. Campbell Memorian), aunque en su haber hay 3, saliendo la última a la luz en el año 2012.

Sea como fuere, las dos primeras al menos (y por el título, supongo que también la tercera) tienen en común un futuro distópico, de ciudades en ruinas situadas en el fondo del océano, un mundo en el que el cambio climático ha causado grandes estragos.

Con El Cementerio de Barcos, este futuro se nos presenta a grandes rasgos haciendo que nuestra propia imaginación (la imaginación de gente que ha visto películas como Waterworld, por ejemplo) haga el resto del trabajo. En ese mundo se recuperan materiales de antiguos barcos y edificios para venderlos a grandes empresas que se encargarán de reciclarlos y enriquecer a unos pocos.

UN JOVEN HÉROE. UN MUNDO PELIGROSO. UNA GRAN AVENTURA.

Así comienza la historia, Frikis míos, cuando Nailer, un pequeño y nervudo chico que vive en una bahía medio abandonada y sumida en la pobreza por poco muere intentando “rescatar” hilos de cobre y por una tormenta que arrasará con lo que será su hogar.

Después de la tormenta siempre llega la calma, dicen, y en esa calma intentará recuperar sus pocas pertenencias y encontrar alimento. Así, sin querer y junto a una vieja amiga, Pima, se encontrará también con un barco de ricachones, un clipper, y dentro de la nave hay una superviviente: si la mata y arranca de sus manos exánimes los anillos de oro que la decoran, serán más ricos que cualquier otra persona en la Bahía. Si no lo hace… en fin, tendréis la novela.

Sobre la trama poco más que decir.

En cuanto a la novela en sí… En fin, no ha sido mi favorita, eso está claro. Aunque es fácil de leer, ligera y la historia es entretenida, a mi parecer le falta ese toque de intriga, esa esencia que te invita a aferrarte a las tapas del libro como si no hubiera un mañana. Es de esas novelas que se leen cuando no hay otra cosa mejor que leer y que gustan, te entretienen lo suficiente hasta encontrar otra lectura que te cambie la vida.

Quizá esta sensación sea debida a que es bastante simplona (hay quien dice que su público es más bien juvenil, pero he leído otras novelas juveniles que me han transmitido lo que me esperaba), que no ahonda lo suficiente en el mundo ni en los personajes o, vaya usted a saber, quizá todo se deba a que la historia no es, ni con mucho, original.

No me malinterpretéis: sé que leo muchos libros que no tienen nada de originales y que, pese a todo, me encantan. La culpa, creo yo, no está en la propia historia; a mi parecer el error radica en lo previsible de toda la trama (quizá el final final no es tan previsible, aunque sí un poco insulso, quizá).

Con ésto critico únicamente el fondo, no la forma, pues hay que reconocer que Paolo  tiene suficiente destreza para llevarnos a ese futuro con engendros genéticos y ciudades inundadas, y como para que nos interesemos un mínimo en la vida de Nailer y del resto de personajes; de éstos, quisiera destacar a Sadna, la madre de PIma; a Pima; a Nita; al padre de Nailer, el señor López (personaje acojoante, el que más me ha gustado con diferencia de la novela); Tool, Ojos Azules y el capitán del Clipper (cuyo nombre no recuerdo pero que, junto a la primera de a bordo Reynolds, me cayó simpático).

También quiero decir, en favor de Paolo Bacigalupi, que quizá si hubiera leído La Chica Mecánica habría sabido disfrutar mucho más de esta lectura. No lo sé.

Y como siempre, acabaré la reseña con esa infame pregunta que siempre me hago cuando os escribo en esta mi sección: ¿La recomiendo? ¿Sí o no? Y para variar, mi respuesta vuelve a ser depende. Sí, todo depende de qué tipo de libro busquéis. Si lo que deseáis es una lectura rápida, sencilla y entretenida, este es vuestro libro. No sólo eso, este es un muy buen libro para gente que lee poco, muy poco, y que no tienden a apreciar esas sagas de 5000 páginas, y que, además, quieren una historia que lo tenga todo: amor (más o menos), dolor, aventura y un poco de crítica social.

Que Óxido Santo y las Parcas os den suerte y que vuestra vida os regale un Lucky Strike en toda regla.

Datos del libro:

Precio: 17,90 €

Editorial: Plaza y Janés

Temática: AVENTURA

ISBN: 9788401352546
Rango edad: Adultos

Páginas: 352