Publicado el 18 de Julio del 2013 por Boss en Cine
[Estuvimos viendo…] Los Becarios.

Frikinota reconocida: 1’5/5

Yo creo, sinceramente, que en Hollywood tienen guiones “esqueleto” guardados en un cajón y que los van sacando una o dos veces al año. Creo que a esos guiones les añaden un par de cosillas, les cambian otras, y así tienen pelis como churros que los espectadores engullimos con más o menos ganas pero que siempre te dejan el mismo sabor de boca que el esqueleto original. En el caso de “Los Becarios” , el sabor de boca es “si de verdad quieres algo, podrás conseguirlo, solo tienes que trabajar duro y ser un tio guay”. vamos, el sueño americano de toda la vida. Y es por eso por lo que creo que esta película tiene un 6’5 en IMDB.

Os pongo en situación, aunque la historia a grandes rasgos os podría sonar a miles de películas. Dos comerciales geniales que en su vida han visto un ordenador se quedan sin trabajo repentinamente y, hartos de llevar vidas normales y grises, deciden apuntarse a los puestos de becario de Google, que representa el séptimo cielo en las empresas. Por algún motivo que desconozco, les caen simpáticos a los de Google y consiguen su ansiadas plazas. Pero aún no tienen nada seguro. Los becarios tendrán que dividirse en equipos y competir porque sólo el equipo ganador tiene garantizado un trabajo en Google. A partir de aquí, salvando el edificio de Google y todos esos aspectos de su política empresarial de los que tanto hemos oído hablar en las redes, la película comienza a desencadenar una serie de elementos absurdos y típicos, empezando por los propios becarios (que dan la imagen “nerd”, medio psicópata y lamentable que el gran público espera de ellos) y una sucesión de situaciones en las que los susodichos “nerds” aprenden lo que es ser una persona normal (no todos, sólo los buenos),  con algunas referencias muy frikis a películas de Harry Potter , los X-Men y Star Wars (sí, lo de muy frikis es sarcasmo). Todo esto aderezado con las típicas pequeñas historias de amor entre mujeres atractivas (porque ellas sí lo son) trabajadoras de Google y nuestros protagonistas (que son los más guapos de lo que hay por ahí pululando, como todo el mundo espera que sea). En fin.

¿Los que salen bien parados de todo esto? Pues, al final, Google. Pero  reconozco que tenía mis reservas durante más de tres cuartas partes de la película, porque por muy maravillosas que sean sus instalaciones (que lo son, aunque tampoco se muestra mucho) y por muy genial que sea su política de empresa (que lo es, aunque tampoco se muestre mucho) dar esa imagen de “estos son los idiotas que fichamos como becarios” – y esto va por todos los becarios que salen en la película – es un poco desconcertante, por mucho que sea una película de “humor” .  Pero como estas pelis están pensadas para dejar buen sabor de boca, pues al final sales del cine contento porque “si lo intentas de verdad, puedes conseguirlo” y porque “Google se fija en cómo son de verdad las personas” y todo eso. Aunque, claro, tu felicidad también depende de lo que te haya costado el cine, que no están los tiempos para ir a ver cualquier cosa.

En resumen, frikis nuestros: si os apetece pagar por ir a ver una película de las de “echar el rato”, sabiendo que no vais a ver nada nuevo, que seguramente os resulte un tanto aburrida y muy típica pero que vais a salir con más o menos buen sabor de boca y que – dependiendo de lo sutil que sea o no vuestro sentido del humor – igual os reís y todo, esta es una película que podéis ir a ver tranquilamente.  Si, por el contrario, sois de los que buscan ingenio, originalidad, entretenimiento y/o humor trabajado, podéis pasar y seguir mirando fotos y videos de las instalaciones de Google en la red. Hay muchos estrenos aún por venir.