Publicado el 25 de Julio del 2013 por Capitan_Melenas en Cómic
Superman:Identidad Secreta.

Superman está de moda, chavales. La cosa esa con mogollón de filtros de instagram, dirigida por Snyder e ignorada por Nolan, ha puesto al kriptoniano en sus cotas más altas de popularidad en años. El mundo editorial no permanece ajeno al fenómeno, y estos meses atrás hemos visto nuestras librerías favoritas invadidas por bastante material acerca de Kal-el y allegados. A las colecciones habituales protagonizadas por el héroe, añadimos la jugosa publicación de Man of steel de John Byrne, quizá la mejor colección regular jamás escrita sobre Superman. Y de obligada compra, añado.

Entre medias de las publicaciones más o menos esperadas, también hay lugar para los malabarismos narrativos, las imaginaciones y variaciones sobre el mismo tema. Por ejemplo, desde la colección “Otros Mundos”, se nos cuela esta bonita historia. Ni siquiera es una novedosa interpretación sobre el héroe, o una vuelta de tuerca definitiva sobre la trama que hemos escuchado miles de veces contada y disfrazada de otras tantas maneras. Otros mundos se basa en la premisa de un juego entre autores para disponer a su antojo de las leyendas de DC, sin para ello trastocar la línea temporal real donde se mueve el personaje. De ese planteamiento surge nuestro pequeño gran cómic.

Immonen dibuja cosas tan chulas como esta viñeta

Immonen dibuja cosas tan chulas como esta viñeta

Pequeño, porque no busca una trascendencia de opereta, ni romper mitos, ni establece a base de golpes de efecto un antes y un después en la prolongada existencia de Kal-el. Eso, junto con una honestidad brutal, un nivel narrativo excepcional y un apartado artístico sublime, hacen de “Identidad Secreta” una auténtica gozada para los fans de Superman.

Un poco de sinopsis. Clark Kent es un jovencito taciturno y no especialmente sociable, nacido y criado en Kansas. Hasta aquí, todo familiar. El problema es que se llama Clark, precisamente, en honor al héroe más grande de todos los tiempos, una especie de broma privada de sus padres, que convierte al pobre Clark en foco de las burlas de sus compañeros. Pero las cosas cambian de manera radical cuando el joven desarrolla los poderes del héroe de cómic. A partir de ese día, su vida da un un vuelco completo cuando decide poner sus poderes al servicio de la humanidad.

Busiek se basa en una vieja historia de mediados de los 80. Recoge parte de esa trama olvidada por el paso del tiempo, y lleva el concepto a su terreno para escribir uno de los cómics más emotivos que se han publicado jamás sobre el personaje. Sin las ataduras de la continuidad, ni esclavo de los 75 años de trayectoria, el escritor nos cuenta una existencia alternativa, con todos los puntos en común con el héroe original para que el conjunto resulte familiar y conocido, al mismo tiempo que novedoso y excitante.

Kurt Busiek es un veterano con muchas batallas a sus espaldas. Ha conocido el éxito en ambos gigantes del cómic USA, e incluso se las ha apañado para que un cómic de creación propia consiguiese el estatus de obra maestra. Nos referimos a “Astro Boy”, una maravilla que, por cierto, se lleva reeditando desde hace meses.

Si por algo se caracteriza Busiek es, precisamente, por un entendimiento cercano de la humanidad de sus personajes. Dota de alma y amplitud emocional a seres que, en manos de guionistas menos hábiles, se transforman en máquinas de repartir mamporros y clichés a partes iguales. Es gracias a esa visión del héroe que no necesita de exageraciones ridículas sin por ello renunciar a la épica.

Esto es trabajo para un mindundi de Kansas!!!

Esto es trabajo para un mindundi de Kansas!!!

En “Identidad Secreta” no puede ser más clásico. Nada de invenciones narrativas ni técnicas rompedoras. No se necesitan para lo que Busiek nos quiere contar. Es un cuento que bebe de la tradición americana; subyace la idea de que dentro de cada uno de nosotros existe un héroe. Con esa base Busiek nos regala el desarrollo vital de Clark Kent, desde su infancia en Kansas, su juventud combativa como redactor en un periódico de la Gran Manzana, su madurez como escritor de éxito, y su vejez, convertido en un venerable y canoso abuelo, orgulloso de su trayectoria y al de los suyos. Pero a lo largo de su vida, a pesar de los éxitos profesionales, de su vida familiar feliz y plena, ha vivido con un secreto. Es Superman, el tío de los cómics, el del pijama con la S roja enorme. Eso implica que llama la atención de personas dispuestas a cualquier cosa por obtener respuestas. Y, a pesar del miedo atroz a la exposición pública que tiene Clark, sobre todo cuando se convierte en padre, siente que sus poderes existen por una razón, y es ayudar a los más débiles y necesitados. Aunque, como veremos, no siempre es así, ya que conviene con el gobierno del USA un trato para que se respete su privacidad a cambio de ciertos servicios. Una suerte de pacto con el diablo, del que nunca está completamente convencido.

Creo que Busiek ha disfrutado como nadie escribiendo esta historia. Una narración simple en estructura, pero rica en matices emocionales, donde el héroe no procede de planetas lejanos. Aunque el se siente extraterrestre desde su más tierna infancia, poco a poco encuentra su espacio en la sociedad, y completa su ciclo vital, pasa por todas esas experiencias que implican hacerse mayor y crecer. Se enamora, toma decisiones, afronta su suerte con valentía, más allá de que sea capaz de volar y que las balas reboten en su cuerpo. Es la parte más humana de Superman, su identidad secreta. Algo que siempre ha resultado imposible con Superman es establecer alguna clase de conexión. Demasiado perfecto, demasiado kriptoniano. Pero este Superman alternativo tiene miedo, dudas, piensa en el futuro de su familia, le mueve el amor por los suyos, más allá de la responsabilidad que adopta con sus poderes.

Se nota que Busiek es un narrador maduro, que él mismo ya ha pasado muchas de las experiencias que nos cuenta. Es capaz de hacernos partícipe de su historia personal, de sus propios temores y triunfos, de su misma experiencia vital. Eso es muy bonito, muy valiente, y muy difícil. Conectar con el común de los mortales cuando se habla de un tipo con poderes definitivos, es un triunfo.

Stuart Immonen es uno de los dibujantes más increíbles que pululan ahora mismo por el mercado USA. Todo su excelente nivel artístico se lleva a otro nivel en esta obra, ya que el mismo se encarga de todos los niveles de expresión. Del lápiz al coloreado, Immonen nos muestra el que es, posiblemente, su cómic más personal y completo. Diseños de página espectaculares, un uso del color inteligente, planos perfectamente estudiados para dar sensación de ritmo cinematográfico, un cuidado especial en las expresiones faciales y en el lenguaje corporal de los personajes, que da empaque a todo el nivel emocional perpetrado por Busiek, adaptación perfecta al poderío narrativo del guionista, que sabe de sobra en que medio se mueve. Sí, os vais a hinchar de leer en este cómic. Es un regalo para aquellos que entendemos este medio como algo más que un recargado aspecto visual para contar enormes naderías. Pero en las páginas donde no hay una sola línea de diálogo, donde el silencio en la página es el protagonista, la comunión entre guionista y dibujante es magnífica, vibrante, orgánica. Busiek narra, Immonen se recrea en el silencio. Y los lectores, aplaudimos. Eso, añadido a los constantes homenajes a la historia gráfica de Superman, hacen del apartado artístico de este cómic una auténtica gozada.

Love is in the air... literalmente

Love is in the air... literalmente

Hay otros cómics de Superman por ahí. Muchos, son mejores que “identidad Secreta”. Otros, no tanto, pero ofrecen un héroe más reconocible y dentro del canon. Tenéis por ahí, por ejemplo, All Star, con una historia más grande que la vida, llena de épica y trascendencia. Muy recomendable. De hecho, de compra obligada. Es Grant Morrison, niños.

Pero no es la intención del cómic que os traigo hoy. Es mucho más pequeño que todo eso, mucho más personal. Hay más vida, más gente normal bajo el disfraz.

Como digo, hay mucho donde elegir, ahora que Superman está de moda. Pero, creo yo, pocos cómics sobre el kriptoniano os van a ofrecer una experiencia lectora como la que “Identidad Secreta” os da.

Twitter: @SantiagoNeg