Publicado el 16 de Septiembre del 2013 por Germánico en Libros
Hablemos de Libros: El Planeta de los Simios.

En estos oscuros tiempos que nos toca vivir, Frikis Míos, regreso a vosotros (especialmente a vosotras) con nuevas reseñas y libros que recomendar. Y no es que no haya leído nada en estos últimos 25 días (¡No ha pasado tiempo ni nada desde mi última reseña!), eso no está en mi naturaleza, pero… Espero que sepáis perdonarme. Así pues, como compensación por la tardanza y porque os quiero, he preparado un vídeo-presentación que si bien no se parece en nada a lo que un servidor tenía en mente, está curioso (por decirlo de alguna forma).

 

En fin, ¿qué os ha parecido? No hace falta que contestéis, era una pregunta retórica nada más. Después de esta pequeña ida de pinza, vuelvo al teclado que me corresponde con el libro en cuestión grabado a fuego lento en mi alma y, cómo de costumbre, comenzaré haciendo un pequeño resumen.

Dos individuos navegan por el espacio y se encuentran allí, flotando en la nada, una botella que contiene un breve manuscrito que relata las hazañas de un periodista venido a astronauta que, ahora desde nuestro punto de vista, en un futuro cercano aterriza en un planeta que parece idéntico a la Tierra. Una vez allí descubren algo que les helará la sangre: el planeta está habitado por humanos que viven en un estado primitivo de evidente salvajismo (no saben hablar, viven en mitad de un bosque desnudos y sin herramienta alguna, mientras que los simios son la raza inteligente y desarrollada, casi tanto como lo fueron los humanos en la Tierra. Ulises Mérou, nuestro querido protagonista, intentará por todos los medios y con la ayuda de una chimpancé llamada Zira,  librarse de una jaula a la que se ve confinado y buscará la explicación a la situación que allí se está viviendo.

La novela de Pierre Boulle (publicada en español por la editorial Minotauro), escrita hace ya casi medio siglo,es corta, fácil de leer, simple y llana, con una fuerte carga filosófica y ética, dio lugar a una de las mejores sagas de la ciencia ficción audiovisual. Si bien la archiconocida película protagonizada por Charlton Heston (de la película de Tim Burton me niego a hablar) nos presenta una historia de Ciencia Ficción con pequeños retales de pensamiento, la sociedad simiesca de la que somos testigos en la pantalla es casi medieval y definitivamente cruel. Pero en el libro no es así, no en absoluto: los científicos (como Cornelius, Zira o el desagradable orangután llamado Zaïus) usan a los humanos para hacer estudios biológicos sobre el instinto y el comportamiento, y no sólo tienen escopetas y rifles, si no que viven en ciudades tremendamente parecidas a las nuestras, conduciendo sus coches hasta el trabajo, invirtiendo en bolsa, leyendo periódicos, etc.

Pero no es esta comparación entre simios y humanos, ni tampoco el hecho de que ellos se convirtieran en la raza dominante del planeta lo que hace del libro algo casi escalofriante. Mérou se ve metido en una jaula y tratado como un simple animal y vive en sus propias carnes lo que en su mundo viven miles de animales en los laboratorios, animales que, al igual que Mérou, tienen sentimientos e inteligencia. Además de eso, se nos plantea otra cuestión muy interesante: ¿qué pasaría si los simios que habitan nuestro planeta comenzaran a hablar y a desarrollar lo que llamamos una inteligencia superior? ¿Tendríamos miedo? ¿Los aniquilaríamos antes de que ellos pudieran hacer lo mismo con nosotros? En mi opinión no creo que esos simios superiores y la raza humana tal como la conocemos pudieran vivir en paz y armonía (sólo hace falta vernos, somos incapaces de vivir en paz y armonía con nuestros propios vecinos como para vivir con otras criaturas inteligentes que, además, podrían ser muy superiores a nosotros).

Sea como fuere, y dejando las especulaciones sobre un futuro incierto e imaginario, creo que esta novela que os presento es una lectura obligada para los fans de la película que encontrarán en el libro un trasfondo mucho más aterrador si cabe, y muy recomendada para todo el mundo en general.

Y para acabar os dejaré con una cita extraída de la película:

El ingenio del hombre va paralelo a su demencia.