El futbolín del deseo
Publicado el 30 de Noviembre del 2013 por Pichon en Tecnología
Cuando el trabajo convierte el juego en vicio

Buenas de nuevo gente. Llevaba mucho tiempo pensando en este artículo pero hoy por fin me he acordado de tomar el documento gráfico necesario para esta “noticia”, porque más que noticia es una curiosidad, y como la tecnología puede convertir algo divertido en un auténtico vicio.

 

Nos vamos a ir a la universidad. Concretamente al Laboratorio de Sistemas Integrados (aka el LSI) de la UPM. Para el alumnado, el laboratorio es conocido por dos cosas: Las famosas camisetas negras que llevan todos sus miembros con las siglas LSI y el número de habitación del laboratorio escrito con unos y ceros, y por detrás la frase “Failure is not an option”, y sobre todo por el futbolín.

 

Para aquellos que no lo sepáis, en este laboratorio se dedica fundamentalmente, entre otras cosas, al desarrollo de sistemas empotrados o embebidos (lo de embebidos es una traducción literal del inglés embedded), sensores de redes inalámbricas y nodos cognitivos (allí llamados por algún friki, los nodos cojitos).

Total, que un grupo amplio decidió dedicar su tiempo libre a montar este prodigio del vicio y del perder tiempo, aprovechando sus amplios (y es quedarse corto) conocimientos en sistemas empotrados.  En la imagen de portada podréis pensar que es un futbolín normal, pero no.

 

Dentro de las porterías hay sensores que indican cuando la pelota ha entrado y bajado ( no cuenta las bolas extra), que envían una señal al monitor táctil que hay justo al lado del futbolín. En ese momento se salta de la pantalla principal que indica el resultado y los jugadores, a una pantalla con un diagrama del fútbolin, en el que se pulsa el jugador que ha marcado y se contabiliza en las estadísticas (éstas lamentablemente solo se pueden acceder dentro del laboratorio, salvo al resumen que es público, ya que se envía por correo a todos los participantes).

Aparte de guardar las estadísticas de goles, almacena los resultados, y antes de comenzar el partido, indica mediante un histograma, los resultados entre esas parejas.

No acaba aquí la cosa. Como bien sabéis si acabas a cero pasas por debajo. Aquí los partidos son a 7 bolas. Con el 4-0 empieza a sonar una musiquita sugerente, con el 5-0 surge la frase “Se están subastando bastos, y alguien lleva todas las muestras”, con el 6-0 el chan-chan, y si llega la desgracia, o alegría, dependiendo del bando del 7-0 suenan unas carcajadas bastante histriónicas. Los perdedores pasan, y en una hoja de 32 filas se apuntan los pasadores y los que han hecho pasar, junto con el número de veces que llevan. Al final de la temporada, el jugador que más veces ha pasado gana la liga, se lleva un diploma certificativo de lo malo que es, se le venera adecuadamente, y firma por debajo del futbolín. Lo que allí pone es secreto y solo se puede leer cuando firmas, aunque he de reconocer que me hubiera gustado hacer foto.

 

Se empieza a mascar la tragedia.

 

Éstas estadísticas también se almacenan, hasta dar con un total de más de 130 páginas de documento, entre gráficas, tablas y demás.

 

También existe una cámara encima del futbolín, (lo siento por la mierda de foto), que graba el partido y lo transmite a una tele gigante que hay en la otra punta del laboratorio, para aquellos que no puedan seguir el partido en directo, puedan verlo por streaming.

 

La camara que transmite los partidos

 

Más cosas, estos sensores, que ahora están desenchufados, pero podéis ver la marca, indican si la bola está en terreno muerto, es decir ningún jugador puede llegar. De ese modo se evitan posibles discusiones.

Detalle del sensor

Si la bola está en la trayectoria, sale un haz de luz

Otra característica es que al colocarse los jugadores, la máquina selecciona dependiendo de quienes sean, una canción que recuerda a alguno de ellos (como el Paco, Paco, Paco, que mi Paco…).

También se le pueden añadir sensores de velocidad para ver quién es el más burro, infrarrojos, ultrasonidos… Lo que se quiera, todo sea por el vicio. Esta idea empezó en 2004 y aún hoy, en 2013 sigue operativa y mejorando día a día, gracias a la gente del laboratorio. Los que más superan las 400 horas y los 10000 goles.

 

Además quiero daros un poco de envidia. ¿Veis a la cosa esa zombie en la fila de debajo de morado, y haciendo el símbolo de Spock? Los hay que tenemos suerte =)

Los participantes de la liga, en la pantalla de seleccion de equipos