Publicado el 3 de Diciembre del 2013 por Boss en Series
Almost Human. El nuevo MUST de la ciencia ficción.

No sé vosotros, pero una servidora estaba un poco “de bajón” en cuanto a series de ciencia ficción se refiere. Es cierto que en los últimos tiempos se han sucedido varios intentos de conseguir una serie de nivel, pero todos – a mi entender – flojeaban bastante en las tramas, en el ritmo o en la calidad interpretativa de alguno de sus protagonistas. Y así estaba yo, triste y ojerosa, hasta que llegó – de la mano de J.H. Wyman (Fringe) y J.J. Abrams –  Almost Human; una serie que, pese a su juventud ya se me antoja, como digo en el titular de esta entrada, un auténtico (y mayúsculo) must para todo fan de la ciencia ficción.

 

Estamos en 2048,un futuro no tan lejano, en el que los avances tecnológicos forman parte de la vida cotidiana de tal manera que no pueden ser completamente controlados por la ley. Para poder enfrentarse a las nuevas amenazas que esto supone, la policía se ha puesto las pilas: no sólo ha mejorado sus conocimientos informáticos y sus protocolos de acción sino que además cuenta con androides de apariencia humana que acompañan a sus agentes humanos. Las capacidades de estos androides son increíbles, pero no tienen sentimientos ni “alma”. En este universo nos ponemos en la piel del detective John Kennex (Karl Urban), un policía que acaba de regresar al servicio activo después de una experiencia traumática y que, por los avatares del destino, acabará compartiendo patrulla con Dorian (Michael Ealy), un androide muy especial.

 

Y hasta ahí puedo contaros sin destripar lo que llevamos de serie. Bien interpretada, bien dirigida,  bien ambientada, con buenos efectos especiales y con guiones interesantes, en Almost human saben lo que hacen.  Un capítulo cerrado de una hora no sólo no se te hace largo, sino que te dejan con ganas de más. Los momentos de tensión están muy bien llevados, y en cada capítulo aparecen elementos que te ayudan a profundizar en las personalidades de los protagonistas sin distraerte de la trama principal del capítulo ni de la meta-trama de la serie. Y si el inglés subtitulado no es lo tuyo, la serie ya puede verse doblada al castellano.  En definitiva, no hay razón para perdérsela.