Publicado el 6 de Diciembre del 2013 por Isithrade en Tecnología
Una visión del mundo diferente

Hola holita frikicitos!!!

Aquí estoy de nuevo. No, no me había olvidado de vosotros, ¡eso es imposible! Por favor…

Hoy vengo a hablaros de ojos biónicos, seguro que todos habéis oído algo del tema alguna vez, aunque sólo sea en películas, ¿verdad? En este caso, como en casi todos, la realidad aún va bastante por detrás de la ficción.

Hasta el momento, se han desarrollado multitud de ojos biónicos, cada uno con unas características y que suple ciertas carencias del ojo humano. En Israel han llegado a crear un ojo biónico para devolver la visión a personas ciegas. Pero no todo es tan bonito como puede parecer al primer vistazo. A pesar del gran despliegue tecnológico, sólo hay un ojo biónico que ha sido aprobado para salir al mercado, y no cura a los ciegos de nacimiento…

Este aparatito que ya llevan unas pocas personas en el mundo se llama Argus II, y ha sido creado por una empresa estadounidense. Si queréis más información del dispositivo o de las actividades que realiza la empresa os dejo su web para quien esté interesado.

En fin, como os iba diciendo, el Argus II es un ojo para personas que padecen Retinitis Pigmentaria, una enfermedad genética que aún sigue siendo casi un misterio para la ciencia y que va reduciendo poco a poco la visión de las personas que la sufren, pudiendo dejarlos ciegos. El mecanismo consiste en una pequeña lámina de electrodos que se coloca quirúrgicamente en el ojo del paciente. Además, como complemento, utiliza unas gafas con una cámara integrada y un procesador portátil de vídeo. El sistema sustituye la función de las células degeneradas por la retinitis pigmentaria y permite que las señales visuales atraviesen la porción dañada de la retina y así la información llegue al cerebro.

En su sistema, la cámara montada en un par de gafas captura las imágenes que son transformadas por la unidad de procesador de vídeo en datos electrónicos que se transmiten de manera inalámbrica a los electrodos. Los electrodos transforman los datos en impulsos eléctricos que estimulan la retina para producir imágenes. Aunque no restablece la vista, permite a los pacientes detectar luz y oscuridad en el ambiente, y así identificar la localización o movimiento de los objetos o las personas.

El proceso funciona muy bien con las personas que padecen retinitis pigmentaria, ya que esta enfermedad daña sólo a la propiedad de detección de luz de los fotorreceptoras que existen dentro del globo ocular, dejando el resto de las células de la retina con una funcionalidad saludable. Por este motivo, no sirve para devolver la vista a personas ciegas de nacimiento ni debido a otras causas, ya que estas personas suelen tener deterioradas las células de la retina.

Y por hoy esto es to… Esto es to… Esto es todo amigos =)

 

@Pau_ilargia