Publicado el 24 de Diciembre del 2013 por Germánico en Libros
Hablemos de Libros: Ha Vuelto.

5/5

¡Compañeros y compañeras de frikismo! Lo que yo, lo que nosotros, acabamos de leer es, en todas sus variantes, un libro. Un libro que hace comentarios muy atinados sobre el Pueblo Alemán, sobre la llegada de el Führer, SU FÜHRER. No quiero entrar aquí, en esta introducción, en demasiados detalles, pero de entrada pensé: Timur Vermes ha escrito, ha leído y ha transmitido. Y si Timur Vermes necesitara propaganda, pero no propaganda como la de antaño, como la de Goebbels, entonces yo, compañeros y compañeras de frikismo, haré una reseña acunado por la música de Wagner.

Tranquilos, frikis míos, no me pasa nada, ni tan siquiera me he dejado un bigotito ni me he cortado el pelo para hacerme una raya al medio y poniéndome un flequillo tirando a emo. Simplemente acabo de leerme un libro de título “Ha Vuelto” escrito por el escritor Timur Vermes, un libro que se convirtió en un éxito en ventas en Alemania donde, más de una vez, lo tuve en la mano para comprarlo. Sin embargo ha tenido que llegar las navideñas fechas del 2013 para que un servidor lo consiguiera y lo leyera.

Y he de decir, que me ha maravillado, tanto la idea como el texto en general.

Pero antes de nada, dejad que os haga una breve sinopsis: Año 2011, verano. En algún centro de la capital alemana Adolf Hitler despierta sin saber qué ha ocurrido: lo último que recuerda es su búnker y la atronadora artillería del bolchevique, el cerco de rusos que sitian la capital del Reich. Pero parece que la ciudad ha cambiado: la gente parece tranquila, no hay símbolos nazis, hay una ingente cantidad de turcos y el no sabe muy bien qué hacer. Sin embargo, de alguna forma, Hitler triunfa en la televisión como un impresionante imitador del Führer, como una especie de cómico que realiza una sátira sublime sobre la actualidad alemana. Pero él no bromea, ni parecido, y sin cambiar su mensaje conquista la TV como en su día tomó París o Polonia, con la idea de retomar, en el futuro, la política para llevar a Alemania a la Gloria, una Gloria que no consiguió allá por los años 40. Todos se merecen una segunda oportunidad, y Hitler también.

Es una novela ingeniosa, desvergonzada e inteligente. El humor negro, el sarcasmo y la sátira rezuman de cada una de las lineas que, supuestamente, escribe un resucitado Hitler y a veces hay que buscar esos golpes de humor escondidos entre la inmensa palabrería que, por otra parte, parece de lo más seria. Vermes intenta imitar, y lo hace con acierto, creo yo, la retórica de Adolf. Se puede ver en los discursos que hace este nuevo cómico detalles de otros más antiguos archiconocidos, y otros pasajes parecen sacados de Mein Kampf, al manejar básicamente el mismo estilo.

No sólo eso, no sólo se centra en la figura de aquél dictador nacionalsocialista, sino que aprovecha la ocasión para criticar el funcionamiento de los medios de comunicación, de los periódicos y de la televisión. Su crítica contra el Bild Zeitung, periódico sensacionalista alemán, es más que considerable, y tacha a muchos de chaqueteros, oportunistas y fácilmente manipulables. Incluso Vermes va más allá: crítica la política alemana, haciendo un repaso a todos esos cancilleres, ministros y senadores que han subido a un estrado. Critica la sociedad actual, a los móviles (aunque sin embargo se maravilla con internet), a la mentira de la libertad de expresión y a la manipulación a la que se ve sometido el pueblo. Hace un repaso a la inmigración, la sanidad, el medio ambiente y la política exterior, además de poner en evidencia a más de un partido político. Aquí Vermes tiene para todos: desde el SPD al CDU, desde Piraten Partei a Verdi, pasando por FDP y otros.

Vermes puede rozar el límite de, incluso, lo políticamente incorrecto, pero sin embargo nos abre los ojos a una realidad que en ocasiones parece no haber cambiado tanto en absoluto.

Como opinión personal, ya sabéis, me ha parecido magistral. Sin embargo creo que con la traducción ha perdido un poco de fuerza (la volveré a leer, estaos seguros, pero en alemán). No sólo eso, quizá para comprender bien del todo la novela hay que conocer bien tanto la historia como la política alemana, haber leído varias cosas sobre la II Guerra Mundial (o visto documentales), conocer relativamente bien la actualidad de aquel país. Es decir, hay que conocer bien Alemania para disfrutarla en su máximo esplendor. Aún así, el libro incluye al final unas cuantas notas para ayudar a la comprensión del texto resumiendo tanto a los personajes que son nombrados, como a alguna que otra frase dicha por el señor bajito con bigote.

Temblad, frikis míos, porque:

HA VUELTO.