Publicado el 31 de Diciembre del 2013 por Capitan_Melenas en Cómic
[Lo mejor de 2013]: Repaso al mundo comiquero

Adiós, 2013, cierra la puerta al salir. Saludemos todos al 2014, que viene guerrero. Pero es bueno, mirar atrás, y nosotros tenemos ese puntito nostálgico/masoquista, y queremos hacer un pequeño repaso a lo que ha dado de sí el planeta viñeta en estos 365 días que se acaban. En términos generales, ha sido un año excitante, con muchas propuestas editoriales muy interesantes, y con mucho vaivén, sobre todo si hablamos del mercado USA. De hecho, ha sido un año que significa la antesala de una batalla entre las “gordas”, con la fulminante aparición de las independientes, que están ofreciendo una calidad impresionante y una alternativa muy potente. Así que allá vamos, nenes y nenas. Un poquito de lo mejor y de lo peor que ha tenido 2013.

 

LO MÁS GUAY DE 2013

 

Marvel Now: Marvel reacciona a cañonazos. Hace dos años vimos una jugada muy bestia por parte de DC, que reventaba los cimientos de la casa de Batman y compañía, amén de poner patas arriba el mercado editorial. Los títulos de DC ser imponían en las listas de los cómics más vendidos mes a mes, así que desde la Casa de las Ideas tomaron decisiones para competir con su eterna rival en igualdad de condiciones. Así comenzaba la enésima revolución interna de Marvel, aunque mucho menos radical que el lavado de cara total de la “querida” competencia. Gracias a un evento tan rompedor como Vengadores Vs Patrulla X, el estatus de los grupos más importantes de la editorial quedó en entredicho, y ambas formaciones se enfrentaban a un futuro incierto. Nuevas alianzas y posicionamientos, aparte de un baile interno de equipos creativos que marcaba una ruptura total con los presupuestos de Marvel a lo largo de los últimos años. Colecciones numeradas desde uno para atraer nuevos lectores, y novedosos planteamientos acerca de como deben funcionar las distintas colecciones.

El nuevo Caballero Luna. Ganas...

El nuevo Caballero Luna. Ganas...

 

Polémica con la llegada de Michael Bendis a los X-men, después del agridulce sabor que su larga estancia en Los Vengadores ha dejado en los aficionados. Aciertos innegables como el protagonismo otorgado a Jonathan Hickman, colecciones que han recibido el remozado con alegría, como Hulk o Thor, y la entrada en la palestra de un montón de nuevas colecciones que llegan poco a poco a suelo español. Mención especial para “Jóvenes Vengadores”, que es divertida, entrañable y llena de sorpresas, de la mano de Kieron Guillen, y, en especial, de Jamie Mckelvie, uno de los dibujantes más especiales de la actualidad.

 

El futuro de Marvel Now es tan potente como el año que lleva con vida la propuesta. Nuevas colecciones, equipos creativos de escándalo, y muchas ganas de ofrecer un producto totalmente nuevo pero al mismo tiempo clásico hasta el tuétano. ¿Se puede hacer algo así? Por lo visto, sí.

 

Yo estoy deseando ver el “Caballero Luna” de Warren Ellis. En todo caso, en Frikis Reconocidos tendréis las noticias sobre eventos y novedades, por supuesto.

 

INFINITO: Como decía, Marvel Now está dando más alegrías que disgustos. Uno de los grandes aciertos de la nueva política editorial es poner al frente de Los Vengadores al escritor más atrevido, inteligente e imaginativo que forma parte de las huestes marvelitas. Jonatha Hickman, señores, hagan reverencia. El tipo explosionó la cabecera de los 4F con la etapa más recordada de la primera familia Marvel desde hace… jo, pues mucho tiempo. Introdujo tantas novedades y conceptos que su herencia en la colección se notará durante años, y seguirá recibiendo aplausos al nivel de otros grandes momentos legendarios de la editorial. El premio a tanta creatividad es la capitanía en uno de los barcos más necesitados de cambio de rumbo. Bendis ha dado mucha de cal y kilos de arena, tras un comienzo brillante con loe Héroes más poderosos de la Tierra. La colección pedía a gritos una vuelta a los orígenes, con historias épicas más grandes que la vida, y no tanto intimismo de opereta. Así, llega el bueno de Hickman, y nos lleva poco a poco hacia el encuentro definitivo con la amenaza más letal a la que jamás se han enfrentado. Los Constructores, la raza más antigua del universo, ha decidido que la Tierra es un obstáculo a la evolución natural del Universo. Ni cortos ni perezosos, emprenden un viaje a través del cosmos con la intención de deshacerse del planeta. En su camino, por supuesto, se llevarán por delante todos esos planetas molestos que no entran en su idea de perfección. Ríase usted de los celestiales.

Infinito, la gran saga Marvel

Infinito, la gran saga Marvel

 

No es el único frente abierto que plantea Hickman, ya que, por otro lado, la realidad se descompone por las injerencias espaciotemporales de los cerebritos terrestres, y Thanos decide, con ese don de la oportunidad que le caracteriza, que es buen momento para darse un paseo por La Tierra, ahora que Los Vengadores están de sarao espacial. Es la hora en la que Los Vengadores se convierten en la última línea de defensa del planeta, lo que incluye alianzas imposibles. El futuro está en manos de unos héroes que se enfrentan al desafío de su vida.

 

Influencias que van desde Star Treck a las grandes sagas que han definido la continuidad de Marvel. Reminiscencias a la Guerra Kree Skrull, a las sagas con los celestiales de protagonistas, a los mejores momentos de las épicas cósmicas de Warlock o Capitán Marvel. Elegante, coral, en continuo crescendo, Hickman escribe cómics de superhéroes para el siglo XXI, con todo el respeto a los clásicos. El mejor Crossover que hemos visto en Marvel desde hace eones. Yo, después de cada número, salgo a la calle y abrazo a alguien.Fenomenal. Si este es el futuro de Marvel, yo compro.

 

El asalto a los medios: El año pasado hablaba en este mismo espacio del excelente estado de salud de nuestros tipos en pijama favoritos en el cine. Pero, amigos, hay tantos espacios que invadir, que la gran pantalla se ha quedado pequeña para el fervor que despiertan. Ya hemos visto que “Arrow” se ha convertido en un pequeño gran éxito, aunque podríamos discutir un rato acerca de la calidad del producto final (en mi opinión, tirando a regulero). Pero nuestras televisiones, si todos los planes de las productoras salen bien, se llenarán en un espacio corto de tiempo de otras series basadas en viñetas. Por ahí ya suena casi confirmados una serie sobre Gotham (con la presencia de un joven Bruce Wayne, cosa que en mi cabeza de guionista frustrado ya ha ocurrido miles de veces. ¿Se puede denunciar por plagio mental? Ummm… no creo), un nuevo Flash (que si se parece un poco a la serie de principios de los 90 basada en el personaje, puede ser una triunfada), o las aventuras callejeras de Luke Cage y Jessica Jones. Por no hablar de Constantine, una producción que, si se hace con un poquito de respeto, llena de esperanza mi henchido corazón friki.

 

Pero total, da igual, porque los directores de programación de las televisiones españolas ya se encargarán de cagarla. Un aplauso para ellos, chicos.

 

LO MENOS GUAY DE 2013

DC: La de bandazos que está dando la editorial, amigos. Es cierto que con su propuesta de 52 colecciones en barrena que planteó en su revolución interna, se coló una buena cantidad de estiércol en forma de cómic. Cosas que se considerarían un atentado contra los derechos humanos si se diesen a leer a los presos de Guantánamo. Cosas que el Doctor Muerte encerraría en la biblioteca más mohosa de la mazmorra más mohosa de su castillo. Ahí, al lado del Necronomicon o una transcripción del discurso de Ana Botella en la presentación olímpica. Por miedo. Por Acojone máximo.

 

Admito que soy DC boy del todo, y me puede un poco el fanatismo, pero las cosas como son, hay cosas que no cuelan. Por supuesto, el batacazo editorial de colecciones que no sé quién pensó que podrían funcionar, ha llevado al cierre de muchas de esas cabeceras, y a la sustitución de otras nuevas en una segunda oleada que mantenga el número de 52.

 

El problema no es unicamente el exceso de colecciones, si no que en las cabeceras más potentes de la casa sufren una sobreexplotación indecente. Superman y Batman soportan ellos solos un buen número de colecciones. Algunas buenas, otras peores, otras absolutamente prescindibles. Espantoso es el caso de Scott Lobdell, un tipo que es el quivalente destructivo ce Michael Bay en el mundo de los cómics, escritor de bazofia artificiosa y excesiva, con tantos agujeros en sus historias que parecen las cuevas del Gran Sarlacc.

Bob Harras en su despacho, tomando decisiones absurdas

Bob Harras en su despacho, tomando decisiones absurdas

 

Para más dolor, la injerencia por parte de los ejecutivos en los equipos creativos ha llevado a sonoras espantadas de artistas, por diversos motivos más o menos polémicos. Y sí, todo esto no suena. Ya ocurrió en Marvel a principios de los 90, época nefasta que es mejor olvidar. Lo curioso, quién ocupa la silla de mandamás en DC. Bob Harras. Efectivamente, el mismo tipo que dirigía el destino de Marvel en aquella época que nunca deber ser nombrada. Y, por lo visto, el tío no aprende, y sigue con ese carácter controlador, promesa de desastres.

 

Intento quedarme con las cosas buenas que está editando DC, pero, de verdad, es comprensible que autores de gran renombre den portazo si tienen como superior a un señor muy dado a cercenar la libertad creativa.

 

Lo que nos estamos perdiendo: Parece que en España, salvo extrañas incidencias, nos tenemos que conformar con Marvel y DC. Son pocas las editoriales que se mojan para traer alternativas, que además son alabadas por crítica y público al otro lado del charco. Además, las cosas han cambiado de manera exponencial en lo que al coleccionista de cómics se refiere. Ya no hay problemas en conseguir material americano, tanto en papel como en digital (modelo que se impone, para mi penita pena de romántico del papel). Esto conlleva que las editoriales se piensen con calma editar ciertas cosas, dirigidas a un público diferente. Algo llega, sobre todo de Image, aunque suspiramos porque algún valiente se encargue en serio de editar en condiciones el material de una de las compañías punteras en cuanto a experimentación y valentía. En el limbo está el universo de Dark Horse, que tiene una pinta fabulosa. Parece ser que a lo largo del año veremos como llegan poco a poco las novedades de estas editoriales. Por ejemplo, Valiant ya ha encontrado su hueco en Panini. Yo quiero “Balck Science”. A ver si cuela.

 

El juego sucio de las grandes superficies: Solo voy a decir: comprad en librerías especializadas y pequeño comercio. Es mi batconsejo de hoy.

 

Y esto es lo que ha dado de sí, para un servidor, el año 2013, así a grandes rasgos. Lo mejor, desde luego, pertenecer a este equipo, que no sabéis lo que mola. Y por mucho tiempo.

 

 

@SantiagoNeg