Publicado el 3 de Enero del 2014 por Germánico en Ludoteca
[Lo mejor de 2013] Los Juegos del Año.

¿Qué tal, frikis míos? ¿Habéis jugado mucho este año pasado? ¿Cómo se os presenta el nuevo año? Espero que os traiga mil y una victorias épicas y abrumadoras (a mí me ha traído una hermosa victoria con la Casa Stark al Juego de Tablero de Juego de Tronos, mu rica).

El caso es que, como es costumbre por estos lares de Frikis Reconocidos, procuramos hacer al finalizar la temporada (por decirlo de algún modo) una pausa en la que nos paramos a pensar en las cosas buenas (que las malas ya las conocemos) que hemos conocido. Si bien, tengo intención de hacer un Top 3 particular, comenzaré con algo un poquito más oficial: Los premios Spiel des Jahres.

Spiel des Jahres (Juego del Año en alemán), es un importante galardón, creado en 1978, que se entrega a juegos de mesa y juegos de carta con el honorable propósito de premiar la excelencia en el diseño de juegos y promover aquellos de mayor calidad. Si bien lo hacen para el Mercado Alemán, este premio ha traspasado sus fronteras para asentarse en toda Europa, convirtiéndose en un referente. Algunos de los juegos galardonados en años anteriores son Dominion, Carcassone, Colonos de Catán, Dixit y Aventureros al Tren. Desde el 2001 se entrega también el premio Kinderspiel des Jahres (juegos infantiles) y desde el 2011 los Kennerspiel des Jahres, a juegos que requieren de una mayor experiencia en el mundillo y que son, por decirlo de alguna manera, de los complicados.

Los ganadores de este 2013 han sido:

Spiel des Jahres: Hanabi. Este juego creado por Antoine Bauza, de 2 a 5 jugadores y de una duracción de unos 30 minutos, consiste en hacer una escalera del 1 al 5 con todos los colores y entre todo, peeeero (algo habría que hacerle, si no sería demasiado fácil), nosotros no vemos nuestras cartas, vemos las del resto. Las pistas que se pueden dar, por supuesto, son limitadas, y a los tres fallos se acaba el juego. Mucho más no puedo contaros porque, de momento, no he jugado.

Kennerspiel des Jahres: Las Leyendas de Arnor. Creado por Michael Menzel para mantener entretenidos a 2-4 jugadores durante aproximadamente hora y media, Las Leyendas de Arnor es un juego de aventuras cooperativo y muy narrativo, donde cada jugador llevará un héroe con el que vivirán varias aventuras, desde proteger el castillo del viejo Rey Brandur a otras cuatro más: minas, dragones y cientos de peligros. Todas las aventuras nos llevarán a un final apoteósico. Otro juego que todavía no he podido probar pero que probaré. Y os haré reseña, prometido!

Ahora, en cuanto a mi Top 3 particular, he escogido tres juegos de los cuales dos los he incluído en esta lista por frikismo, no por otra cosa.

1. Huída de Silver City.

Bienvenidos a Silver City, una ciudad donde los no-muertos caminan buscando carne fresca y donde unos supervivientes (de 1 a 4) intentar huir de una muerte segura ya sea por mar, tierra o aire.

Nos situamos en el tablero que representa un mapa de la ciudad, vemos nuestro armamento (si es que tenemos) y nos paramos a pensar cuál podría ser la mejor vía de escape: ¿Vamos al Hospital, al helipuerto, a ver si el helicóptero nos saca de ahí, siempre y cuando haya plazas y tengamos a la piloto con nosotros? ¿Probamos suerte con un barco? ¿Quizá sea la mejor opción salir por uno de los puentes? ¿Habrán zarpado ya los barcos? ¿Habrán bombardeado ya las salidas? ¿Saldremos vivos antes de que unos cazas destrocen la ciudad?

Pero la pregunta que más nos intriga es: ¿Sobreviviremos a los zombies?

El caso es que la ronda de juego se divide en dos fases. En la primera los jugadores llevan a cabo un número de acciones igual a su stamina. Estas acciones pueden ser varias, desde movernos por el mapa, a defendernos, quitar barricadas, intercambiar objetos. En la segunda fase el turno es de los no-muertos, quienes no sólo aparecerán sobre el tablero (según unas normas ya establecidas) si no que además atacarán y perseguirán a esos héroes que nada tienen de especial e intentarán infectarlos con ese virus mortal y lleno de podredumbre.

Lo que más me gusta de este juego (diseñado por Diego M. Lobariñas Criserá y Adrián Ferreiro, publicado por Peká Editorial) es que, siendo cooperativo, tiene un algo que hace que se torne más bien en semicooperativo: los jugadores pueden infectarse y sólo lo sabrán ellos. Eso creará una atmósfera de desconfianza (pueden dejarlo a un lado, pueden usarlo hasta el final) y también que un jugador que por alguna razón se haya alejado del resto pero con mucha suerte haya llegado a una salida, tome esa ruta y escape del apocalipsis olvidándose por completo de aquellos que, otrora, fueran compañeros.

Entre todos y todo, el juego crea un ambiente digno de cualquier videojuego de zombies que se precie, de mecánica sencilla, intenso y además, muy divertido. Más que aconsejable.

2. Star Trek Catán.

Devir nos trajo en este 2013 esta versión del mítico juego Colonos de Catán, de Klaus Teuber, que, en esta ocasión, se viste de gala dentro del universo de Star Trek. El Sistema de juego permanece igual: los jugadores comenzarán con dos puestos avanzados en algún que otro planeta e intentarán recolectar materias primas (en este caso dilithium, tritanium, alimento, oxígeno y agua) con los que construir estaciones espaciales, puestos avanzados y naves estelares con las que comunicarlas. Por supuesto, el 7 nos traerá problemas pero esta vez no son ladrones, sino recudadores de impuestos klingon.

Para variar un poco el modo de juego, se incorpora al juego un paquete de cartas de personaje con la tripulación del Enterprise: Kirk, Spock, McCoy, Sulu, Scott, Uhura o Chejov entre otros. Cada una de estas cartas tiene un poder especial que modifica las reglas básicas del juego.

Si te gusta Star Trek y te gusta el Catán, pues ya ves qué delicia más tonta nos podemos encontrar.

3. Las Brujas (Mundodisco).

Martin Wallace regresa al Mundodisco de Pratchett para traernos una aventura en el pequeño reino de Lancre. En él, cada jugador representará una joven aprendiz de bruja y deberán solucionar los problemas a los que los habitantes de esa zona montañosa y famosa por sus brujas se enfrentan: brazos rotos, ovejas enfermas, fiebres, elfos, vampiros, Forjainvierno, el Hombre astuto… Y para ello contarán con la ayuda de objetos, los Nac Mac Feegles y otras brujas como la acongojadoramente poderosa Yaya Ceravieja.

El sistema de juego de este juego cooperativo es sencillo, tanto que no supone gran cosa, la verdad. Entretenido, sí, pero no grandioso ni mucho menos. Ni comparación con su hermana Ankh-Morpork. Pero se ambienta en el Mundodisco, conocemos los personajes que salen en las cartas, sabemos de aquellas aprendices pues leímos sobre ella, y conocemos al enemigo. Muy bien, de hecho, pues nosotros mismos hemos llegado a inmiscuirnos tanto en la lectura de algunos de los libros de Pratchett que hemos sentido que luchábamos también contra ellos. Sólo por eso, merece estar en este top 3.

Por otra parte, si os apetece leer la reseña que hice en su día, sólo tenéis que pinchar aquí.

De mi parte, poco más que decir. Esperemos que el 2014 nos sorprenda.