Publicado el 18 de Marzo del 2014 por Germánico en Ludoteca
Jugando que es Gerundio: Expansión “Festín de Cuervos”

Porque en el Juego de Tronos o Ganas o Mueres, frikis míos, Edge nos trae otras formas de derrotar a nuestros enemigos que no sea mediante la fuerza bruta y la toma de Siete Castillos. Ya habéis leído de mi puño y letra las reseñas de Juego de Tronos: El Juego de Tablero y de la expansión Danza de Dragones.

Sin embargo, tras probarla un par de veces (quizá siete como siete son los dioses de Poniente si no creemos en los torvos dioses del Norte o en Rhollor o el Dios Ahogado), me he decidido a hablaros de esta expansión que no sólo añade fascinantes opciones al juego, sino que nos hace cambiar la estrategia de una forma que no creíamos posible, dándole mil posibilidades al juego.

Pero comencemos por el principio, frikis míos: ¿de qué se compone esta expansión?

  • 7 Cartas de la Casa Arryn
  • 4 Cartas de configuración del escenario (Stark, Lannister, Baratheon y Arryn)
  • 10 Cartas de Mazo I de Poniente
  • 28 Cartas de Objetivos
  • 4 Cartas de Objetivo especial de cada casa
  • 5 Cartas de Reglamento.

Sí, mis queridos amantes de juegos de mesa y de Westeros , esta expansión (que sólo es para cuatro jugadores) nos da la posibilidad de jugar con los Arryn dentro de los cuales nos encontraremos, entre otros, a nuestro querido Meñique y a una conocida Alayne Piedra.

Y ¿cuál es la mecánica del juego, entonces? Bien, pues como podréis haber deducido tras leer tranquilamente el contenido, cada una de las casas tiene un objetivo propio más aquellos que les hayan tocado: aquí no es tomar castillos y arrasar las tierras de tus enemigos para luego sembrarlas con sal, ni violar a sus mujeres y robar su ganado; aquí debemos llevar a cabo misiones que van desde tomar el Rejo a poseer la mayor flota, sentarse en el Trono de Hierro o quedarse con una sola carta de casa en mano. Y esos objetivos nos darán puntos de victoria, un número de ellos que dependerá de la Casa que controlemos, pues por ejemplo no supone el mismo esfuerzo tomar el Castillo Negro siendo un Stark que siendo un Baratheon.

El vencedor, aquel que sobrevivirá para ver el amanecer de un nuevo día en un Westeros donde ondeen sus estandartes con orgullo, será quien consiga 7 puntos primeros y, en caso de empate, el que más territorio domine.

Este nuevo modo de juego nos da más tropas, es más equilibrado y gana dinamismo con los objetivos, un dinamismo que sus predecesores no tenía (y estoy hablando de un juego que adoro, que conste); tengamos en cuenta que los castillos pierden gran parte de su importancia, y con tener alguno interesante en el que poder reclutar de vez en cuando es más que suficiente para comenzar (salvo que alguna carta te diga lo contrario, por supuesto) y nos encontramos ante la distinción entre castillo y fortaleza.. Además, como los objetivos personales son desconocidos para el restos de jugadores, y esos dan puntuaciones que van desde los 0 puntos hasta los 4, nos coloca en una situación de intriga, de estrés, por no entender en muchas ocasiones la estrategia a seguir o las jugadas de nuestros contrincantes. He visto ganar una partida a un Baratheon sin tropas de tierra, ni ciudades, ni provincias… el mero hecho de tener la flota más poderosa le brindó el punto de la victoria. Incluso te llegas a encontrar en la tesitura de ignorar a un jugador que únicamente tiene un punto de victoria, tan lejos del éxito, y que al finalizar el turno se coloque el primero con seis gracias a dos objetivos cumplidos (jugada que hizo un servidor en una partida en la que me alcé con la victoria. Sí, me gusta contaros si probando los juegos he resultado victorioso, es lo que tiene el ego). No sólo eso, las provincias con recursos tendrán suma importancia pues se ajusta el medidor de suministros en cada ronda y claro, queremos tropas. O quizá no.

El único fallo de la expansión es no incluir los marcadores de la casa Arryn y tener que jugar con los de la casa Tyrell, pero es una nimiedad, la verdad. Es algo más estético que funcional.

Por lo demás, es una expansión más que recomendable y obligatoria ya que da una vuelta de tuerca al juego original.

Que la luz de R´hollor os ilumine el camino, pues la noche es oscura y está llena de terrores…