Publicado el 24 de Marzo del 2014 por Keron en Rol
Dark Heresy. ¡Por la gloria del Emperador!

En esta ocasión vengo a hablaros de “Dark Heresy”, uno de los juegos de rol ambientados en el mundo de Warhammer 40.000. Todos conoceréis o habréis oído hablar de este último juego, pero siempre relacionándolo con figuras de metal o plástico organizadas por ejércitos. Las modernas “batallas de soldaditos”, que decían nuestros abuelos.

Otro día hablaremos del juego de figuras, que pasa actualmente por un momento un tanto delicado.

¡Come plomo, bicho!

¡Come plomo, bicho!

El juego nos sitúa en el violento y oscuro universo del 41º milenio. La humanidad se ha expandido por el universo encontrando nuevas galaxias así como otras razas que pretenden acabar con la hegemonía del hombre (Orkos, Tau, Eldar, Necrones, etc.). El Caos es la mayor de esas amenazas, capaz de corromperlo y arrasarlo todo allá donde aparece. En el peor momento para la supervivencia de la humanidad, emerge la figura del Emperador, un Dios encarnado en vida. Capaz de enfrentarse contra todo, dirige y comanda ejércitos, infundiendo valor y coraje los suyos. Pero la peor de las traiciones, la de su hijo predilecto, casi acaba con él. Desde entonces yace en el Trono Dorado mantenido con vida en suspensión. Desde entonces las distintas fuerzas se han hecho más fuertes, y la humanidad lucha por resistir amargamente mientras espera el regreso del Emperador.

Los jugadores forman parte de la Inquisición, una rama del Imperio encargados de erradicar brotes de Herejía, de investigar posibles focos de resurgir del Caos, y de enfrentarse contra las fuerzas que pretenden aniquilar al hombre.

Uno puede pensar que al tratarse del universo de 40.000 todo será acción, tiros, golpes, y tanques contra bichos enormes. Pero el juego no está enfocado como tal. De primeras compruebas que los personajes son acólitos, muy novatillos, y que a pocas cosas podrán enfrentarse cara a cara a muchas cosas. Las clases de personajes son variadas, y aunque parecen enfocadas al combate (asesino, guardia imperial, arbitrador, psíquico, etc.), luego no lo son tanto. Muchas de las habilidades son de combate, pero también hay muchísimas otras que son más de carácter social. Esto es así porque le juego está enfocado a la investigación, al espionaje y a recabar pistas e indicios de posibles sectas o focos de herejía, de corrupción. Luego seguramente desencadene en enfrentamiento o un combate.

Salvando las distancias me recuerda en el enfoque a Los Mitos de Cthulhu. Mucha investigación, lugares oscuros y misteriosos, diferencia de clases entre la sociedad, etc. Y si te sientes demasiado valiente, en ambos puedes salir escamochado con facilidad.

El sistema es D100. Es decir, por porcentajes. Si alguien tiene 30% en Habilidad de Proyectiles, necesitará sacar menos de 30 en los dados para acertar. Y así con cada una de las habilidades. Los atributos iniciales (Fuerza, Iniciativa, etc.), otorgarán pequeños bonificadores a las habilidades, que van desde las relacionadas directamente con el combate (manejo de distintas armas, esquivar, atacar cuerpo a cuerpo, disparar, etc.), como las que son más de relación social o de interpretación (engañar, indagar, lógica, etc.).

El sistema está pensado para que los personajes sean héroes, pudiendo escapar de situaciones complicadas. Pero eso no significa que son inmortales, ya que un mal tiro de cualquier mindundi puede volarte la cabeza como ya hemos dicho antes.

En el momento de mejorar cada uno de los personajes estos podrán ir accediendo a distintos escalones dentro de una misma profesión. Por ejemplo, si elegimos la profesión de Guardia Imperial, comenzaremos como Recluta, luego ascenderemos a Guardia, Hombre de Armas, Sargento, etc., hasta que el escalón se divida en dos o tres ramas distintas. En este caso sería Veterano de Asalto, Teniente o Explorador. Cada una enfocada a una cosa. En cada uno de estos nuevos escalones podrán acceder a nuevas habilidades o mejorar las que ya tenían. Es el mismo sistema que el de Warhammer Fantasy.

¿Algún hereje por aquí?

¿Algún hereje por aquí?

La progresión es lenta, y los personajes no tienen unos porcentajes demasiado elevados. Por ello conviene más actuar de manera encubierta y discreta antes que liarse a tiros en cualquier callejón. Personalmente esto me gusta, porque fomenta más la interpretación que el simple hecho de tirar dados.

Debido a las distintas profesiones, pueden darse ciertas discrepancias o piques entre los jugadores, lo que amplía las posibilidades de la partida.

Ahora mismo hay publicados varios libros en castellano como son el libro básico “Dark Heresy”, la pantalla, “El manual del Inquisidor” (una ampliación del básico), y “Purgad a los Impuros” (3 partidas listas para jugar).

Cabe destacar que sobre el mundo de 40.000 hay otros libros de rol aunque solo en inglés como son el “Rogue Trader”, el “Death Watch”, “Black Crusade” y “Only War”. En el primero los jugadores podrían ser mercenarios y contrabandistas. En el segundo podrían manejar la figura más icónica de esta ambientación, un marine espacial. “Black Crusade” permite desarrollar personajes influenciados por la corrupción del Caos. Y por último, “Only War” da la posibilidad de jugar como un miembro de la Guardia Imperial (lo más parecido al ejército que conocemos). Actualmente Edge tiene comprados los derechos de “Rogue Trader”, pero llevan traduciéndolo desde hace más de dos años…

En la Inquisición ya aceptan cualquier cosa...

En la Inquisición ya aceptan cualquier cosa…

En cuanto a la edición solo cabe decir que es buenísima. Ya no son los antiguos libros que teníamos en los 90. Ahora son a todo color, muy bien ilustrados, hojas satinadas, portadas duras, etc. Muy bonito. Además, el libro básico aporta numerosa y variada información sobre el universo en cuestión, incluyendo una partida introductoria.

Pocos mundos tienen tantísima información ya desarrollada en distintos medios como Warhammer 40.000. Podremos encontrar en internet, en libros, cronologías, compendios, etc. Lo que haga falta para todo aquel Director de Juego que le guste nutrirse de cuanta más información mejor.

Como todo, podemos extendernos cuanto queramos, pero es mucho mejor probarlo. Si os gusta el rol, dadle una oportunidad.

¡Nos vemos!