solar
Publicado el 22 de abril del 2014 por Keron en Rol
Exaltado. El juego de “Alta Fantasía” de White Wolf

Voy a hablaros de un juego al que le guardo especial cariño por ser uno a los que más tiempo les he dedicado. Además recuerdo varias crónicas muy divertidas y que aún recordamos los amigos varios años después.

Exaltado es un juego de rol de White Wolf, los mismos que hicieron Vampiro: La Mascarada. Al contrario que el juego de los cainitas (descendientes de Caín, el primer vampiro según la mitología de estos juegos), en el que destacaba la sobriedad, las sombras y los secretos, en Exaltado todo son luces, color y poder. Fue editado en 2001, así que sus años tiene.

Hablamos de un juego catalogado como de “alta fantasía” tal como dije en el título. Tiene influencias de J.R.R. Tolkien, de C. S. Lewis y en gran medida del manga, películas y animes. Sabemos por tanto que habrá guerreros poderosos, magos increíbles, criaturas extrañas, enormes máquinas de guerra, enemigos imposibles, etc. ¡Todo lo que puedas imaginar!

Juego de hablar y negociar... No.

Juego de hablar y negociar… No.

El argumento gira en torno a ciertos personajes sobrehumanos. Se tratan de Exaltados, elegidos de los dioses que son beneficiados con sus dones y bendiciones. Exaltados Solares, Lunares, Siderales, Abismales, Alquímicos, Infernales y por último los Vástagos de Dragón, siendo estos últimos los menos poderosos pero los más prolíficos. De entre todos los elegidos destacaban los Exaltados Solares, los más poderosos de todos. Pero como casi siempre y en parte por culpa de una maldición (La Mácula), muchos se corrompieron dejándose llevar por sus más bajas pasiones. Esto lo aprovecharon los Exaltados Siderales. ya que engañaron y manipularon a los Vástagos de Dragón para alzarse. Además,  construyeron la Jaula de Jade para los Solares, algo que evitaría que éstos se reencarnasen y por lo tanto, acabando con ellos para siempre. El resto de Exaltados también fueron cazados o se les considera desaparecidos.

La Emperatriz Escarlata, Vástago de Dragón, gobierna un vasto reino que poco a poco se encuentra asediado por las fuerzas del Caos, por una oscuridad que parece devorarlo. Por desgracia, la Emperatriz ha desaparecido.

Pero por fortuna o quizá el destino, La Jaula de Jade se ha roto, y nuevos Exaltados vuelven a aparecer.

Y he ahí que los jugadores son Exaltados Solares. Estos se dividen en categorías: Alba, Crepúsculo, Cénit, Noche y Eclipse. Cada uno arrastra una Mácula, una terrible maldición y por lo tanto una gran debilidad. Son seres muy poderosos y capaces de todo, pero son perseguidos y aniquilados a la mínima (¡temed a la Partida de Caza!). Si alguno se ve en la necesidad de usar su verdadero potencial pronto será detectado y perseguido sin piedad.

La premisa es muy atractiva, y pronto nos damos cuenta que realmente somos poderosos. Cada personaje tiene gran cantidad de habilidades y capacidades. Verdaderamente somos pequeños dioses en un mundo de mortales. Pero somos pocos, muy muy pocos. Y mortales hay muchísimos y extremadamente enfadados con nosotros porque piensan que tenemos culpa de todo. ¡A correr!

¡Miradme a los ojos!

¡Miradme a los ojos!

El sistema de juego es el llamado Sistema Narrativo. Se trata de tirar dados de 10 caras (D10). Generalmente se sumarán los dados de un atributo (Fuerza, Destreza, Astucia, etc.), y una habilidad (Lucha, Subterfugio, etc.). Por ejemplo, Fuerza (3) + Lucha (3), hará que tiremos 6 dados. Por cada 7 será un éxito, considerando 0 como doble, y el 1 anula otro éxito. Además, si los jugadores describen y narran con cierta espectacularidad sus acciones, el Director de Juego puede otorgar dados a la acción. En muchos casos nos encontraremos que tiraremos una enorme cantidad de dados (15, 20, 25 o más), porque las habilidades especiales o poderes requieren la suma de varias cosas o bien nos otorgan beneficios. Un jaleo de dados por la mesa de mucho cuidado. ¡Tiramos 30 dados y conseguimos 4 éxitos con tanto doble y tanto 1! Pero pese a tantos dados y tantas habilidades, el combate es rápido y entretenido, muy dinámico.

Debemos destacar un punto en el sistema de juego. Cada vez que un Exaltado necesite utilizar un poder, gastará esencia, lo que hará que sea visible con una luz. Cuanto más poder se utilice más grande será esa luz, pudiendo ser visible a varios kilómetros.

El desarrollo de personajes es como en Vampiro: puntos asignados a atributos y habilidades. Para poder subir dichos valores requerirán un coste en puntos cuanto mayor tengamos. La diferencia respecto al otro juego se encuentra principalmente en los poderes de los personajes. Son árboles de habilidades, dividiéndose en ramas en función de hacia dónde queramos enfocar nuestro rol (o nuestras ganas de tirar dados). Para poder acceder a un poder tendremos que cumplir unos requisitos de habilidades o atributos como tener Destreza 5 o tener dos habilidades concretas al 4.

La Cuchipandi

La Cuchipandi

¿Todo son patadas voladoras, Kamehamehá y tollinas épicas? También hay mucho politiqueo entre reinos, disputas entre clases y traiciones inesperadas. Como siempre, el juego se puede enfocar hacia donde nosotros queramos. Pero no olvidemos cómo ha sido concebido, muy estilo manga.

Personalmente me gustó mucho en su día para romper la rutina de otros juegos. Es grandiosamente épico. Esto puede ser una virtud o un defecto, ya que en algunos momentos debemos poner freno a distintas situaciones o se nos irá de las manos. Es perfecto para partidas cortas o una crónica “controlada”.

¡Que no os den caza!