funhomeportada
Publicado el 24 de abril del 2014 por Capitan_Melenas en Cómic
Fun Home: Una familia tragicómica

Hay una de esas frases hechas, de las que desconozco el autor, que dice algo así como “Sí tienes familia, ¿Para qué quieres enemigos?” Y es que las relaciones entre los miembros de esa entelequia llamada familia ha servido para que el mundo de la narrativa bucee entre las oscuridades de la psique humana.

Funhome2Lo cierto es que nos define, para bien o para mal. Alison Bechdel, la autora de esta obra, se sumerge en el pasado para dar buena cuenta de ello. Armada de sinceridad cruda, se desnuda de manera dolorosa, reconstruye una historia en la que ella es protagonista en parte, puesto que trata, al fin y al cabo, de todas esas personas que, a veces, son magníficos desconocidos por mucho que compartas cuarto de baño.

No hay medias tintas. Bechdel ignora eufemismos, esquiva lo convencional, se aferra a su propia biografía para contar ua historia pequeña, brutal, cotidiana. A veces amable, en ocasiones simpática, pero siempre llena de dudas, confusión, ironía y de la soledad del que se sabe diferente, aunque no muy bien por qué.

Alison nos narra la historia de su padre, a través de la revelación de su propia identidad sexual. Un hombre extraño, frío, obsesionado con los objetos, con su propia intelectualidad, pero incapaz de establecer lazos emocionales que entren dentro de la normalidad. Alison nunca ha sido capaz de entender a un padre que se tambalea entre la indiferencia, la frustración y los accesos de violencia. El día en ella decide salir del armario, recibe una noticia que cambia la percepción sobre su propia infancia y adolescencia. Su padre ha escondido siempre su inclinación sexual. Ha vivido una existencia paralela a la de su inclasificable vida familiar. Este secreto es la cima de una montaña de misterios, máscaras y conveniencias que han sustentado una fantasía de normalidad.

Con la perspectiva de la edad adulta, Alison realiza un mapa de sus primeros años de vida, y nos descubre, gracias a su propia biografía, la naturaleza de sus propias neurosis. A la incomprensión y enfrentamiento sobre la figura paterna o una madre frustrada en eterna nostalgia melancólica, se une la confrontación con el propio cuerpo, al miedo a la aceptación de uno mismo; traumas propios de la adolescencia engrandecidos por un entorno malsano y confuso.

FunhomeAlison Bechdel plantea un viaje por el tiempo, enlazando momentos diferentes del proceso vital de la protagonista para aceptarse a sí misma y los fantasmas de su pasado. Nos convertimos en privilegiados observadores de una vida, desde la relación de juventud de sus padres en Europa a la vida universitaria de la protagonista. Durante el trayecto, descubrimiento, vitalidad, ironía; recuerdos de una vida sin nada especial, salvo aquello que no se puede ver a simple vista. La relación de Alison con la literatura, la entrada en el mundo de inquieta intelectualidad universitaria, que la lleva a dar pasos decisivos sobre el concepto de su propio cuerpo y mente, los viajes obsesivos al mundo interior de la joven a través de sus indescifrable diarios de infancia, espejo de la nebulosa en la que estaba atrapada, por pura incomprensión…

Un millar de pequeños detalles, reconocibles por cualquiera de nosotros, pos su cercanía, por su veracidad, por ser realidad misma. Siempre, claro está bajo la eterna sombra de un padre protganista, por exceso y defecto, tan contradictorio como amenazante.

Hay mucha belleza en esta historia, narrada de manera magistral por una artista completa y diversa. Pocas veces he visto una combinación tan perfecta entre literatura y expresión gráfica. Alison Bechdel es inteligente, intuitiva y dinámica. A pesar de los largos textos, nunca pierde la identidad de artista de cómic. Para el minucioso estudio del universo familiar, utiliza toda clase de recursos intertextuales, como mapas, fotografías, y cantidades ingentes de textos extraídos de diarios o cartas. Los libros son una constante en la vida de Alison, y de hecho se convierten en el único nexo real con su padre, así que hablarán de libros, durante páginas y páginas, porque, entre otras cosas, la protagonista se encuentra a si misma en sus lecturas. Los movidos años 70 y la explosión cultural en las universidades transforman a la Alison atrapada en sí misma en una mujer libre y definida por su complejidad humana.

fun-home-02Fun Home es una muestra más del excelente estado de salud de la novela gráfica americana. Un estilo que cada día cuenta con más adeptos, heredera de los grandes talentos del cómic underground, que han dado identidad al medio más allá del mercado de los superhéroes. Una forma de narración compleja, que no deja de estar dentro de la tradición de la literatura estadounidense, pero que abre vías de experimentación y expresión. Después de Maus y su Pulitzer ya nada es lo mismo, y no hay excusas para reconocer la grandeza de una obra con independencia del medio elegido para contar una historia.

Cuando hay honestidad sin refinar, apertura en canal del alma, no nos queda más remedio que rendirnos ante la valentía de la autora. En una época de artificios y efectismo, algo tan pequeño y tan universal al mismo tiempo como es la vida humana sin aditivos, es admirable por su humanismo. Porque al fin y al cabo eso es lo que pretende Fun Home, un viaje por las luces y las sombras de hombres y mujeres, en su entorno más reconocible: la familia, ese gran caos incomprensible, de gente que comparte lazos, unas veces felices, otras veces a su pesar. Imposible rechazar lo que somos. Alison Bechdel lo sabe muy bien. Por eso os abre las puertas de esta casa.