Publicado el 1 de Junio del 2014 por Ninja Zone en Series
¿Todavía no has visto Orange is the New Black?

¡Buenas! Hoy finalmente puedo presentarme formalmente, como ya lo hizo Data Friki. Soy Chantal, y acompañada del susodicho, daré mi punto de vista sobre determinadas series, así como recomendaciones de las mismas. Comenzaremos con un vistazo general a la primera temporada en conjunto de Orange is the New Black, a menos de una semana de su vuelta, el 6 de junio. Libre de spoilers hasta que indique lo contrario.

La serie, basada en el best-seller autobiográfico Orange is the New Black: My Year in a Women’s Prison, se estrenó el 11 de julio de 2013 en Netflix. Su acogida fue buena; en su primera semana generó más espectadores y horas dedicadas a su visión que otras series de la misma cadena como House of Cards o Arrested Development. 

OITNB (para acortar, nos entendemos), comienza con Piper Chapman (Taylor Schilling) viendo cómo su vida da un giro radical al ser ingresada en prisión por un delito de tráfico de drogas cometido diez años atrás, cuando mantenía una relación sentimental con la narcotraficante Alex Vause (Laura Prepon). La armoniosa y estable vida de Piper, que está comprometida con Larry Bloom (Jason Biggs), se verá contra las cuerdas al salir su nombre aflote por un pasado que creía haber dejado atrás. De primeras, el argumento -basado por cierto, en hechos reales- puede no parecer demasiado original para despuntar en las audiencias.

Laura Prepon caracterizada como Alex Vause.

Laura Prepon caracterizada como Alex Vause.

Como ya os he dicho, será libre de spoilers, por lo que proporcionaré una opinión general de la primera temporada y por qué recomiendo la visión de la misma.

La serie aborda diferentes temas; la corrupción policial, el sistema penitenciario de EEUU -concretamente el de las mujeres-, el lesbianismo, la transexualidad, la represión sexual, los abusos del poder… y diferentes temas tabúes. Estos temas se tratan con una mezcla entre lo dramático y lo cómico, encontrado así un cierto equilibrio.

Piper Chapman es sin duda alguna la protagonista principal de la historia, pero los capítulos centrados únicamente en ella se tornan menos interesantes que aquellos en los que a través de flashbacks -siempre-, se descubren los diferentes motivos y las situaciones que llevaron a un grupo de mujeres a terminar presas. Los flashbacks de Piper son por lo general aspectos de la relación que mantuvo con Alex, mientras que las demás protagonistas cuentan con un pasado con más ingredientes. Es aquí donde entran en juego diferentes personajes como Nicky Nichols, Tiffany Dogget aka Pennsatucky, Dayanara Spoiler EntitlementDíaz, Big Boo y Sophia Burset entre otras, cada una con un pasado y una forma diferente de lidiar con su estancia en prisión. Eso no quiere decir que la actuación de Taylor Schilling no sea brillante; lo es, pero es el conjunto de las reclusas y lo diferente de sus caracteres lo que dan a la serie ese matiz tan especial.

También los guardas de seguridad ocupan un aspecto importante de la serie; es gracias a ellos que se puede ver cómo los poderes también guardan sus secretos de corrupción. El caso más claro es el George Mendez aka Pornstache (Pablo Schreiber), que además de interferir de manera importante en el caso de alguna de la reclusas, también incurre en actividades ilegales.

La evolución continua de los personajes a lo largo de los 13 capítulos que tiene la primera temporada, es uno de los ganchos y de los aspectos más interesantes de la serie. Es visible el cambio que sufre la propia Piper desde su ingreso hasta la escena final; la Piper comprometida de clase media-alta que ingresó en prisión no tiene nada que ver con la del final, siendo el mayor cliffhanger de la serie en su primera temporada. Éste tendrá consecuencias directas en el desarrollo de la segunda temporada, como así lo ha confirmado la guionista Jenji Kohan.

Probablemente, no llega al nivel de House of Cards, con la que muchas veces se la ha comparado por pertenecer a la misma cadena, pero OITNB no es para nada una serie que malgastará tu tiempo. Combina elementos que en apariencia no estarían juntos; hay muchos momentos cómicos, pero también momentos de desesperación e incluso de horror, al descubrirse algunas de la situaciones que se esconden entre las paredes de la cárcel. Si habéis escuchado factores negativos, yo os recomendaría que os olvidarais de estos y le dierais una oportunidad, aunque tampoco es recomendable iniciarla con demasiadas expectativas que por lo general tienen a la decepción. OITNB permite ver el funcionamiento de una cárcel norteamericana de mujeres por dentro, incluyendo escenas de sexo, lenguaje y situaciones violentas, pero también el lado más humano de las reclusas, que al fin y al cabo, son personas.

Incluso los créditos iniciales llaman la atención, con esos enfoques de primer plano, y marcando los rasgos faciales de las reclusas, dejando claro que todas ellas son importantes.

 >> Así que si no has visto la serie, todavía estás a tiempo de darle una oportunidad y si te enganchas, cosa que probablemente harás, alcanzar la emisión de la segunda temporada.

>>Si eres de los que ya han visto la serie, no desesperarse, que la cuenta atrás para volver a ver a nuestras reclusas favoritas es de cinco días (seis para nosotros) contando desde ya. Al menos, tenemos la promo del primer capítulo. Sobra decir que el trailer contiene SPOILERS  de la primera temporada.

Y para terminar, recordar que la serie, sin haber sido emitida su segunda temporada, ya ha sido renovada por una tercera temporada en la que la actriz Laura Prepon ha confirmado su participación, a pesar de los pocos capítulos en los que aparecerá en la segunda temporada. Tenemos reclusas para rato.