DSC_0049
Publicado el 22 de julio del 2014 por Germánico en Ludoteca
Jugando que es Gerundio: Carcassonne.

4/5

Con motivo de nada, en realidad, he decidido que ya iba siendo hora de hablaros de uno de esos juegos de mesa que son un clásico (por no decir El Clásico) en cualquier ludoteca junto al aún más mítico Colonos de Catán: el Carcassonne.

 Este juego de Klaus-Jürgen Wrede, ambientado en la ciudad francesa medieval amurallada del mismo nombre y publicad por Hans im Glück en Alemania y por Devir en este nuestro país, fue Juego del Año en el 2001. Y merecidamente desde mi opinión.

Pero, en qué consiste este juego? Bien, pues así, básicamente, en conseguir más puntos que el resto. Claro, ahora la cuestión es cómo se consiguen esos puntos. Cada jugador en su turno coje una loseta y la intenta colocar de la mejor manera posible sobre la mesa para empezar castillos, caminos o tierras de cultivo (o molestar un poco al resto, depende), y en ese momento el jugador decidirá si coloca un tierno meeple (unos muñequitos de madera muy simpáticos) para conseguir puntos.

Aunque parezca demasiado sencillo (que realmente lo es), da posibilidades de molestar al resto intentando “robarles” ciudades, caminos, o estropearles esa ciudad perfecta que tantos puntos le daría plantándole un camino que le hará casi imposible el cierre.

carcassonne

Carcassonne es, entonces, un juego fácil y entretenido, de partidas relativamente rápidas y perfecto para aquellas personas que miran con recelo los juegos de mesa y que, debido a la falta de costumbre y para no asustarlas, no les plantas en mitad de una partida de, por ejemplo, Juego de Tronos o Clash of Cultures.

El juego básico es de 2 a 5 jugadores, pudiéndose jugar perfectamente a dos o tres sin desequilibrar en ningún momento la partida, lo que nos viene bien para esos días en los que no hay suficiente gente para otros juegos que requieren más colaboración. Y la duración de cada sesión de juego oscila sólo entre los 30-45 minutos.

Por otra parte, existe un buen número de expansiones, algunas mejores que otras, por supuesto, que le dan vidilla y variabilidad al juego. Si bien no he jugado a todas, creo poder decir que “Posadas y Catedrales” y “La Princesa y el Dragón” son las mejores. Al menos la primera mencionada se hace necesaria si queremos jugar 6, y no sólo 5. Cuestión de gustos, por supuesto. La de Constructores y Comerciantes y la de la Abadía y el Alcalde me parecen curiosas, pero no necesarias. Pasables, quizá. Otras, como la de la Torre, no me gustan en absoluto, y de la de la Catapulta he oído únicamente críticas bastante nefastas, aunque no he llegado a jugar.

La única pega que un servidor le ve al juego es el momento en el que te dispones a jugar al menos dos expansiones más: no todos tenemos en casa una mesa de dimensiones tan grandes como para hacerlo sin problema. Y que también que con varias expansiones el juego se puede hacer eterno.

En fin, frikis míos, que vuestra siguiente loseta sea la que os dé la victoria!