XXX GUARDIANS-GALAXY-MOV-JY-0704.JPG A ENT
Publicado el 18 de agosto del 2014 por Capitan_Melenas en Cine
[CRÍTICAS] Guardianes de la Galaxia: entretenimiento puro y duro
Traducción: A ver que mierdas escribe el Capi hoy)

Yo soy Groot ( Traducción: A ver que mierdas escribe el Capi hoy)

El universo Marvel es un concepto enorme, que abarca mundos más allá de la imaginación. La Tierra parece el epicentro de la acción, con sus innumerables héroes enmascarados, pero hay constelaciones llenos de emoción y peligros que los héroes más poderosos de la Tierra apenas empiezan a atisbar. En Thor y Vengadores hemos dado un buen vistazo a las posibilidades de un universo desconocido e inabarcable, pero  hemos visto la punta del iceberg. La Marvel cósmica es una entidad en sí misma, armada de una galería de personajes que son leyendas de la historia del cómic. Durante los 70, nombres tan míticos como Jim Starlin  o Roy Thomas, entre otros, dotaron de personalidad a un concepto que con los años nos ha dado algunos de los momentos álgidos de La Casa de las Ideas. La guerra Kree – Skrull, El Capitán Marvel, la saga de Warlock, Estela Plateada, y más recientemente, Aniquilación (esencial para comprender el origen de los actuales Guardianes de la Galaxia como grupo) o Infinito, son piezas indiscutibles dentro de la mitología marvelita.

Estaba claro que, antes o después, el mundo cinematográfico de Marvel miraría a las estrellas.

Con el estreno de Los Vengadores como referente, empezaba hace unos años lo que se ha denominado Fase 2 del universo cinematográfico Marvel. Una vez consolidado el modelo de producción con un pelotazo tras otro, el siguiente paso era expandir la idea primordial del proyecto con la misma sensación de coherencia que hasta el momento se había mantenido. Pero estaba claro que sacar a la palestra a un mostrenco como Thanos obligaba a Marvel al diseño de un contexto potente para Titán loco que acrecentase su envergadura como enemigo definitivo. Esto implica un viaje a las estrellas; ¿qué mejor guía de viaje que esta pandilla de outsiders peleones y malencarados para esos primeros pasitos estelares?.

Extraterrestres intentando comprender una factura de la luz española

Extraterrestres intentando comprender una factura de la luz española

Lo curioso es que nadie esperaba una película protagonizada por los Guardianes. No son, precisamente, el grupo más reconocido del mundo viñeta, ni sus cómics se venden por toneladas. Nadie daría un duro por estos viajeros espaciales, pero alguien en Marvel tenía fe en sus aventuras. Lo importante era encontrar el tono ideal, un formato potente que atrajera tanto a los fanáticos del cómic como a los profanos, que reventase taquillas y que, además, mantuviera la cohesión del universo Marvel.

Para hacer el trabajo sucio, Marvel fichó a James Gunn. De nuevo, una decisión desconcertante. Gunn es un gamberro patológico, que viene de producciones de bajo presupuesto, y que dio sus primeros pasos en la mítica Troma (si hay una productora en el mundo que es la cara opuesta a Disney, es Troma, os lo aseguro). Sus películas están entre el humor bruto y lo bizarro, por lo que todo el mundo se quedó a la expectativa de lo que Gunn podía hacer con estos pintorescos personajes.

Así que aquí estamos, por fin, con la película estrenada, haciendo balance sobre si esas confusas esperanzas en esta película se han cumplido. Mi respuesta es que sí. Guardianes de la Galaxia me ha regalado uno de los mejores momentos en una sala de cine en mucho tiempo. He salido de la sala modo niño de diez años que ha bebido dos litros de coca cola.

Me gustan las cosas que hacen PUM

Me gustan las cosas que hacen PUM

Es emocionante, dinámica, directa, sustentada en una simpleza bestial y efectiva, y conformada en torno a unos personajes carismáticos, que en el fondo no dejan de ser arquetipos que rozan el cliché, pero que funcionan de manera maravillosa en conjunto. Cosas tan forzadas como un mapache parlante se solucionan con una naturalidad aplastante, porque, para empezar, la propia película sabe reírse de todos estos detalles que funcionan tan bien en cómic, pero que no tendrían por qué que hacerlo en formato cine. El triunfo de esta película es que su naturaleza como entretenimiento es total, que es plenamente autoconsciente de lo que plantea, y Gunn sabe qué herramientas tiene a su disposición para la construcción de una comedia galáctica que renuncia a cualquier tipo de trascendencia de baratillo. Esto no quiere decir que la película no se tome en serio a sí misma, o que no tengamos momentos de dramatismo, integrado con equilibrio inteligente en el guión. La cuestión es que Guardianes de la Galaxia pretende divertir, sin que eso signifique que el espectador puede ser tratado como un idiota.

Gunn ha planteado un guión que se podría haber escrito en plenos años 80, con todos los elementos de la fórmula que funcionaba entonces y que, oh, sorpresa, también lo hace tres décadas después. Canalla de buén corazón a lo Han Solo, se ve obligado a confiar en unos extraños en su camino hacia al héroe que lleva dentro. Adorne el proceso con humor macarra y algo inocentón, y entréguese bien cargado de persecuciones, acción a raudales y batallas cósmicas. Resultado, una peli ochentera (con todo lo positivo que esta etiqueta plantea) con los medios del siglo XXI.

Además, la película se convierte en una introducción bastante efectiva al mundo cósmico de Marvel. Thanos aparece lo justo para dejar claro que es un pez gordo, y vemos de paso como funciona el universo. Los Kree, el cuerpo Nova, la prisión Kyln, algún esbozo de la existencia de los celestiales, y, sobre todo, las Gemas del Infinito, que supongo darán mucho que hablar en el futuro. Mención especial al malo, Ronan el Acusador, un fanático religioso bastante fascistilla, auto erigido como protector de la pureza moral de su pueblo. Tiene presencia y da juego, no es una mera excusa que desencadena la consabida tormenta de mamporros que todos esperamos como colofón (cosa que ocurría, por ejemplo, con Malekith en Thor 2. Desperdiciar un personaje como ese es de juzgado de guardia).

Otro punto a su favor, la banda sonora. Parece algo anecdótico, pero la música se transforma en parte fundamental de la acción, y es una delicia el resultado. No había visto una integración tan inteligente de las canciones desde Tarantino. Ahí es nada.

Si la cago como villano, probaré suerte como bajista de Behemot

Si la cago como villano, probaré suerte como bajista de Behemot

Cosas malas, que las hay. A veces, el humor es un tanto tontorrón. Nunca se sale del tono que tiene la película, y no es que sea inapropiado, pero a creo que a veces la escena no pide un chiste o un chascarrillo. También me temo que algún personaje está bastante desdibujado respecto a su contrapartida comiquera, con el caso más evidente en Gamora. Zoe Saldana defiende su personaje y lo mueve todo muy bien, pero es una versión edulcorada de la bestia parda de la colección regular. Vamos, que es por decir algo malo, y que no se note todo el rato que estoy muy emocionado. Soy un crítico serio, leches.

Guardianes de la Galaxia te gustará si eres de los que disfruta con las películas de aventuras de toda la vida, de los que entienden que el cine comercial, si se hace bien, con cariño, con un equipo de gente que disfruta y se divierte con su trabajo, puede ser muy grande. No todo ha de ser trascendencia, o historias pequeñas. Lo grande, lo cósmico, lo fantástico, es la tinta con la que se escriben las historias de los héroes. Esta peli está planteada para que te lo pases en grande sin complicaciones. Por eso funciona tan bien, por eso es tan enorme Guardianes de la Galaxia, porque te regala sensaciones que los que hemos crecido con La Guerra de las Galaxias o las películas de Indiana Jones nunca hemos olvidado. Porque renueva el concepto de Space Opera sin cambiar nada. Porque sabe que clase de película es y no pretende ser otra cosa. Todo está lleno de guiños a los fanáticos Marvel, hasta el punto de que me estoy mordiendo la lengua para no estropearos la escena post créditos.

Y Mapache Cohete mola todo el rato.

Benicio del Toro interpreta a Billy Idol

Benicio del Toro interpreta a Billy Idol

Me gusta la cara que tiene esta fase de Marvel. Ha dado en el clavo con la seriedad setentera de “El soldado de Invierno” y se ha marcado otro tanto con estos Guardianes. Si esto es lo que nos espera de Marvel/Disney en el futuro, yo compro. James Gunn ya está con el guión de la segunda parte de las aventuras de los chicos de Starlord. Nos alegramos mucho.

Queremos más.

 

Puntuación

Summary

Divertidísima película de aventuras que da lo que promete y un poquito más.

4
User Rating: 4.0 (1 votes)
Sending