Maraportada
Publicado el 3 de septiembre del 2014 por Capitan_Melenas en Cómic
Mara: Brian Wood explora al superhéroe

¿Se han dado bastantes vueltas ya al concepto de superhéroe a estas alturas de la vida? Pues parece ser que no, y que Brian Wood tiene cosas que decir al respecto. Por eso escribe Mara, un inteligente relato acerca de lo que significa tener algo parecido al poder absoluto.

Mara1Wood es uno de esos tipos de los que llegas a pensar que vive delante del ordenador, enchufado a un gotero de café. Es lo único que explica la prolífica carrera de este autor todo terreno, que en pocos años ha llenado su bagaje personal dentro del mundo de los cómics de éxitos y aplausos. 5 nominaciones a los premios Eisner son una buena muestra del talento de Wood. Su adaptabilidad es otra de sus muchas gracias artísticas, y es capaz de llevar con mucho orgullo un título tan caído en desgracia como Ultimate X-Men o de publicar algo tan personal y atrevido como DEMO (hipermegarecomendada, nenes).

Un escritor de estas características, por supuesto, ha paseado su talentoso palmito en más de una ocasión por Image, último refugio de la libertad creativa, las ideas rompedoras y la creatividad en bruto. Ya hemos hablado en más de una ocasión sobre el impresionante cambio de concepto en una editorial que era sinónimo de muchas cosas malas hace no mucho tiempo (o sí, pero es que me niego a aceptar que mi adolescencia ocurrió en el pleistoceno). Ahora, la gran mayoría de los autores potentes de las grandes editoriales, acuden a Image cuando quieren perpetrar historias que de ninguna manera tienen cabida en las editoriales clásicas. La mente inquieta de Wood es caldo de cultivo para esa clase de narraciones, que ofrecen puntos de vista diferentes o, directamente, rompen los convencionalismos acerca de lo que se cuece en el mainstream americano.

Mara es la última colaboración entre Image y Wood, publicada en el 2012. Mucho ha tardado en llegar esta gran novela gráfica a su versión en castellano, así que alegrémonos, auténticos creyentes, porque Planeta se atreve al fin a publicar esta historia sobre… jugadoras de balonmano.

Sí, chavales y chavalas, esa es una de las ideas identificadas de Mara como trama de ciencia ficción; el balonmano es un deporte multitudinario a nivel mundial. Increíble, ¿verdad?

Mara2Quitando coñas, Wood fabrica un futuro de brillante pesadilla autoritaria, donde un gobierno casi orwelliano se alía con los convencionalismos del neoliberalismo más caníbal para engendrar la extraña sociedad donde se desarrolla Mara. Lo peor de cada cara de la moneda socioeconómica se dan la mano en este terrible “comunismo de mercado libre” propuesto por el guionista.

En el mundo de esta historia, la humanidad apenas ha resistido a una época de debacle, guerras y crisis continuas. Todavía es una sociedad inestable en continuo conflicto, pero se mantiene un extraño orden, concentrado en las proezas físicas, deportivas y militares. Es a lo que aspira cualquier niño y niña encerrado en escuelas gubernamentales, a ser como uno de los héroes del deporte, marcas globales que sirven a los gobiernos como propaganda y a los grandes imperios comerciales como producto. Mara es la más grande de todas. Apenas 17 años, en la cumbre de su carrera, los patrocinadores se matan por esponsorizar a la joven atleta, y los medios de comunicación venden su perfección como modelo para una sociedad adormecida.

Mara nunca ha sido una niña normal, pero su adolescencia se convierte en un auténtico revés cuando empieza a desarrollar habilidades no humanas. A partir de ese trance, en el que su cuerpo se muestra más ajeno y desconocido que nunca, Mara es rechazada por amigos y patrocinadores, convertida en un juguete por parte de un gobierno obsesionado con el control. Por el camino, abrumada por poderes que parecen no tener límite, Mara se alejará del concepto de humanidad, con dramáticas consecuencias.

Wood nos asoma a un futuro extraño, pero plausible. La crítica a los medios, o a la fama de ídolos de pies de barro tiene un referente claro en nuestro día a día. Chicos, que vivimos en un país cuyo periódico más vendido es el Marca y existen cosas inclasificables como “El Chiringuito”. El futuro de Mara da miedo, porque a veces da la impresión de que ya está aquí.

Por otro lado, aparte de la evidente crítica social, Mara es un gran cómic de superhéroes, Mara3que al fin y al cabo es la esencia de esta historia. El punto novedoso es el posicionamiento de Mara, convencida de ser ajena a todo lo que ocurre en el planeta. Es prácticamente una diosa, y ocurre algo parecido a lo que planteaba Alan Moore (cada vez que escribo su nombre temo ser atacado por las hirsutas huestes de Hoggoth, o cosas peores) con su Doctor Manhattan en Watchmen. Mara es, como aquel todopoderoso engendro atómico, un ser que muestra total apatía por la humanidad, y que apenas puede encontrar conexiones emocionales con unos seres a los que considera traidores, miserables y egoístas. Claro está, Mara es, también, un viaje hacia el reencuentro con la esencia perdida, planteada por Wood con una sensibilidad especial. Y es que ese es uno de los puntos fuertes de este tipo, el manejo de la emocionalidad. Juntamos aquí esta especialidad de la casa con otro de sus temas recurrentes, la adolescencia, y tenemos el fenomenal combinado que es Mara como experiencia de lectura.

A los lápices tenemos a Ming Doyle, dueño de un estilo muy personal, de tintes europeos, amén de otras influencias. Sin ser detallista en extremo, cuida la atmósfera que establece el tono de la historia, fría y urbana. Esta sensación se acomoda aún más con los colores de Jordie Bellaire, usados con inteligencia para dar empaque a la explosión de emociones que siente Mara, protagonista absoluta en todos los aspectos, tanto en la viñeta como en la cabeza del lector. Quizá se puede achacar al dibujo de Doyle cierta sensación de personajes estáticos y falta de sensación de movimiento, pero aporta el toque alternativo a un cómic que lucha por saltarse los estándares de los cómics de supertipos al uso.

Mara es otro juego con la idea de poder absoluto. Un cómic de superhéroes que no quiere serlo, con una protagonista que es carisma puro. Si buscas algo diferente a los enmascarados de siempre, Mara es tu opción.

Puntuación
  • Guión
  • Dibujo
  • Edición
4
User Rating: 0.0 (0 votes)
Sending