secret_avengers_1
Publicado el 23 de septiembre del 2014 por Ninja Zone en Cómic
VENGADORES SECRETOS: A LA TERCERA VA LA VENCIDA

Pues sí, amiguitos, sí. A la tercera va la vencida porque el volumen 3 americano (que en Spain somos tan listos que ya vamos por el 4) se asienta como una de las mejores series del panorama comiquero actual al ofrecernos una serie muy divertida y bastante diferente al resto que publica Marvel. Pero antes de meternos en harina, es conveniente recordar los anteriores volúmenes y así justificar porque pensamos que ahora sí se ha tocado la tecla adecuada.

Volumen 1 (números 1-37)

Llamadme ventajista, pero la portada ya indicaba que algo olía mal...

¡Wow, qué supergupo!

Vengadores Secretos” surge de las cenizas de “Asedio” con la intención de seguir la línea editorial de “Vengadores Oscuros”. Como parece ser que las ventas eran bastante buenas y el público disfrutaba del rollo clandestino del grupo, el editor Tom Brevoort pensó en aprovechar el trabajo hecho y bajo el paraguas de la Edad Heroica, hacer un nuevo remix vengata. Así, llamó a un guionista de confianza y calidad suficiente como Ed Brubaker y le puso al aldo al anterior dibujante, Mike Deodato (con objeto, imagino, de mantener en nuestro subconsciente la idea de que todo había cambiado pero seguía igual). Brubaker, al no poder contar con los personajes principales por estar en Vengadores y Nuevos Vengadores, montó un equipo de circunstancia en torno a la figura de Steve Rogers al que añadió como compañeros a Bestia, Máquina de Guerra o Valquiria, entre otros. Estos “pesos pesados” del universo del cómic pueden ser muy del agrado de un autor cuando le dan libertad, pero para el lector, como no se manejen bien, son un truño. Y eso es lo que pasó aquí: la historia elegida no casaba para nada con el planteamiento de la serie ya que se eligió el clásico más cansino (a mi parecer) de la Casa de las Ideas: Los Simulacros Dotados de Vida de Nick Furia, que valen tanto para un roto como un descosido ¿Qué alguien se ha colado en el Helitransporte y pensábamos que era el viejo Nick? Naaaa, un SDV ¿Qué SHIELD traiciona a los Vengadores? Uys, debe ser un SDV ¿Qué no sé por dónde tirar con “Pecado Original”? ¡Otro SDV! Así que nada, tan grandioso grupo se fue a Marte a buscar al SDV Max que tenía, ya de paso, una Corona Serpiente que encontró leyendo “Atlantis Ataca” y nos aburrieron a todos muchísimo. Viendo tito Bru que la jugada no había salido nada bien, se las piró a escribir alguna historia de detectives y paso el testigo a Nick Spencer durante “Miedo Encarnado” y Warren Ellis durante “lo-que-fuese” para sacarse unos cuartos.

Se cambia la alineación buscando el tiki-taka

Se cambia la alineación buscando el tiki-taka

Finalmente llegó el “fan favorite” Rick Remender y aunque la cosa remontó un poco el vuelo, tan poco pudo ir a más porque cometió dos grandes errores: Uno, incluir a Flash “Veneno” Thompson y al Capitán Britania en la ecuación (¡Qué alguien mate a estos pesados ya!); Dos, retomar el tema de los SDV, ahora llamados Descendientes porque ya podían procrear y para celebrarlo, qué mejor que acabar con la humanidad. En resumen, una etapa totalmente innecesaria que pasó sin pena ni gloría como el X-Force light de los Vengadores.

Volumen 2 (números 1-16)

Aprovechando que “Marvel NOW!” pasaba por Valladolid, Marvel lanzó el segundo volumen de Vengadores Secretos como una nueva sección vengata bajo jurisdicción de SHIELD. Se cambió la alineación echando a todo el mundo menos a Ojo de Halcón y se añadió a Maria Hill, Nick Furia Jr., Phil Coulson y Pajaro Burlón, principalmente. Básicamente nos venían a decir que las historias de supers habían terminado y que nos metíamos en el terreno del espionaje, los agentes dobles, los infiltrados y las vueltas de tuerca, aprovechando personajes de las películas Marvel y promocionando subliminalmente la serie de TV “Agentes de SHIELD”. El testigo volvió a manos de Nick Spencer y la verdad que la historia mejoró mucho. Por fin teníamos algo diferente entre manos y se notaba. Había tensión y esa sensación de que allí nadie era imprescindible y podría pasar cualquier cosa. Sin embargo algo chirriaba y resultó ser el antagonista de los protas: Ideas Mecánicas Avanzadas (IMA).

Son los verdaderos protagonistas ¡Y lo saben!

Son los verdaderos protagonistas ¡Y lo saben!

Vale que los cabeza colmena no eran los mismo tolis que hace años, pero su nueva condición de gran amenaza mundial les quedaba enorme (por mucha isla y papel en la ONU que los diesen). Además, tanto villano de segunda ascendido a categoría “Onslaught” al convertirse en ministros del nuevo régimen no era para nada creible y el público más crítico aprovechó para meter un poco de caña. En definitiva, una etapa quizás demasiado conspiranoica de la que pasados unos pocos meses, apenas hay recuerdo ya que la transcendencia de lo allí ocurrido, fue nula en el nuevo mundo de incursiones de Hickman. Eso sí, nos quedará una historia de título tan molón y bien pensado como “How to mAIM a Mockingbird” (juego de palabras entre la novela “To kill a mocking bird” y maim – lastimar, mutilar – incluyendo AIM, siglas inglesas de IMA).

Volumen 3 (1-4)

Por fin Vengadores Secretos se convierten en lo que deberían haber sido los “Agentes de SHIELD” de TV de haberse hecho bien y con presupuesto. En todo caso, dentro del mundo del cómic, hay dos antecedentes claros en la historia reciente de Marvel y que no he podido evitar pensar en ellos al leer estos números: “Nextwave”, de Ellis e Immonen; y “Agentes de Atlas“, de Parker y Kirk. Dos series totalmente irreverentes pero que tenían muy claro que había una historia que contar y sabían cómo contarla.

¡Joder, en Nextwave había más de un MODOCK e iban de Elvis!

¡Joder, en Nextwave había más de un MODOCK e iban de Elvis!

Aquí y ahora pasa lo mismo: El guionista Alex Kot (que ya colaborase con Spencer en los últimos números) demuestra saberse bien la lección y nos presenta una historia llena de saltos narrativos y numerosas interconexiones entre ellos. No importa que utilice un personaje tan poco llamativo como La Furia o incluso vuelva a sacar a los plastas de IMA, porque en realidad son un pretexto para desarrollar la historia y, fundamentalmente, los personajes (que son los mismos que finalizaron el primer volumen excepto Pájaro Burlón que es sustituida por MODOCK). A los lápices le acompaña Michael Walsh, quien aparte de dibujar maravillosamente bien, narra que es un gusto. El postureo queda aparte para hacer lo que hacen los buenos dibujantes: contar un argumento con imágenes secuenciándolo lo mejor posible. Y en eso Mr. Walsh es cremita de la buena. Así, con todo ello, consiguen que estos primeros 4 números se conviertan en un cómic te engancha a la primera destacando:

– Personajes muy bien trabajados donde cada uno representa un rol definido y necesario en un reparto coral.

– Toneladas de humor ingenioso que casa perfectamente con las escenas más dramáticas, que las hay y en abundancia.

– Resoluciones, que por fin las hay y casi inmediatas, y son tan sorprendentes como divertidas (totalmente inesperada y a la par magnifica la del número 2)

– Tienen a MODOCK. Y eso significa poseer un Organismo Mental Diseñado Exclusivamente para Matar. Y si actúa como Sheldon Cooper, ¿Qué más podemos pedir?

Si todo esto aun no os hubiera convencido para haceros con este tercer volumen, ahí van algunas pinceladas de lo que os vais a encontrar y ya decidís: Un tipo que se apellida Furia contra un bicho que se llama La Furia. Y Coulson de por medio haciendo juegos de palabras; La Viuda Negra y Spiderwoman tomando un masaje. Repito: un masaje; Maria Hill, más manipuladora que nunca, es la única que sabe que tienen un MODOCK y es su tesoro; Ojo de Halcón termina una persecución en una sauna y huye en pelotas en un coche volador junto a dos pibones en toalla; Una bomba nuclear llamada Vladimir con problemas existenciales; Un poeta fracasado se declara rey de la poesía terrorista y quiere que nos traguemos su disertación; Una ciudad demolida reaparece de la nada y los agentes de SHIELD caen como moscas en ella; Y por último, MODOCK y su Guarida de Ciencia Chiflada, donde se crean las armas de matar más estrafalarias y se comenten misteriosos asesinatos.

De verdad, con todo esto ¿Necesitas algo más para hacerte con ella?

¡Zas, en toda la boca!

¡Zas, en toda la boca!