descarga
Publicado el 29 de octubre del 2014 por Germánico en Ludoteca
[Especial Halloween] Jugando con Miedo, que es Gerundio.

Escribo este especial a oscuras, frikis míos, mientras en el reproductor cambio la dulce voz de Nancy Sinatra por el tema principal de la película de El Exorcista. Hum. Aparto la Ouija de mi mesa para colocar más cómodamente mi teclado (negro, por supuesto). Escucho el grito de un Banshee, el aullido de un lobo, el aletear de mil murciélagos. La risa maligna de una bruja quemada antaño por Hereje que se ha reencarnado en una estudiante de Anatomía Patológica resuena en mis oídos como una maldición inquebrantable. Hasta creo que las teclas, al ser presionadas, chirrían como viejos portalones de madera. Sufrimiento, crujir de dientes…

Con un escalofrío recorriéndome el espinazo (del diablo), he escogido dos juegos terroríficamente terroríficos (o no) para pasarlo en grande entre calabazas y vampiros.

1. Panic Lab.

Pongámonos nuestro traje de protección individual contra agentes biológicos. No, no nos hemos contagiado de ébola, frikis míos, pero entre matraces, pipetas, erlenmeyers y cultivos microbiológicos hemos tenido un pequeño problema: se conoce que una bacteria, hongo, parásito, llámalo X se nos ha escapado de nuestro control y hemos de encontrarla antes de que se propague y cree un pandemia.

Panic_Lab_Secundaria

Este juego publicado en 2012 por Gigamic, aquí en España publicada por Morapiaf, y diseñado por Dominique Ehrhard,  obedece a una mecánica de agilidad y capacidad mental y visual impresionantes (nosotros nos lo tomamos con calma porque telica…) para descartar patrones ya que éstos iban cambiando según se continúa el recorrido, modificando la información básica lo que hacía más complicado identificar el objetivo de nuestro estudio entre semejantes.

La sistemática del juego es básicamente colocar las 25 losetas en un círculo y tirar unos dados que nos darán forma del organismo, punteado, color, y desde dónde tenemos que empezar a buscar. Mientras se continúa el recorrido de forma circular nos encontraremos con losetas que nos hacen saltar de lado a lado, otras que nos cambian al organismos de color, de forma y de punteado (o no, claro, todo depende), hasta llegar al objetivo. He de decir que parece mucho más sencillo de lo que luego es.

Es un filler divertido y curioso, ideal para hacer tiempo y para ejercitar nuestras mentes abotargadas, amigos.

Por si acaso, vacunaros antes de jugar.

2. Dead End.

Por el Amor de Crom (Si es que el torvo dios cimmerio siente tal cosa), ¿cómo podríamos pasar por un Halloween sin zombies? Parece imposible no imaginarse a unos cuantos podridos por la calle en busca de cerebros y celebros (juas) que disfrutar.

Zombies Juego MesaPara esta ocasión os traigo un juego sencillico publicado por Nosolorol: Dead End, Diseñado por Ángel Paredes y Miguel J. Sueiro, este juego de cartas no coleccionable cada jugador llevará un grupo variopinto de supervivientes al Apocalipsis (desde un cura a un militar, de un médico a un borracho, de una niña a un hombre de Wall Street) que se enfrentarán a la amenaza zombie buscando limpiar localizaciones, conseguir armas y medios de transporte con los que huir del terror. Pero claro, hay otros grupos de Supervivientes (muy The Walking Dead) que no van a poner las cosas fáciles, por supuesto.

¿Cómo se juega? Bueno, todo empieza pareciendo una típica película de zombies con todos los clichés esperados. A veces tantos juntos que parece un pequeño homenaje cómico al género. El caso es que Dead End cuenta con diferentes tipos de cartas: localizaciones, personajes, zombies, armas y eventos.

Para empezar se reparten tres personajes al azar, de los cuales tendrán una fuerza y unas habilidades concretas. Luego se colocan sobre la mesa tantas localizaciones como jugadores más una. En cada turno, el jugador deberá realizar de forma obligatoria:

  •  Colocar una carta de su mano, boca abajo, en una de las localizaciones que hay en la mesa.
  • Entrar en una localización completa, donde se llevará a cabo una lucha a muerte contra los Caminantes que la ocupen, haciendo uso de todo el arsenal y recursos disponibles para vencer y conseguir sobrevivir. Lo divertido es que el resto de jugadores pueden tocar muuuuucho la moral.

La acción opcional puede ser una de las siguientes:

  • Colocar una segunda carta en cualquiera de las localizaciones.
  • Descartarte de tu mano y coger una nueva mano de cinco cartas.
  • Coger una carta del mazo.

Y así hasta cumplir el objetivo.

El juego es muy divertido (especialmente cuando se son los 5 posibles jugadores, donde habrá más posibilidades de muerte, sangre y desolación). No es nada complicado, sistemática sencilla de filler curioso cuyas partidas pueden ir de los 15 minutos a casi la hora. Además gracias a la caja en la que vienen y a lo que abulta el juego al completo, es ideal para llevarlo casi siempre encima y, en alguna terracilla por ahí mientras bebemos un zumito de plátano con cereza, echar una partidilla rápida esperando a aquellos que llegan tarde.

Sólo resta decir, que la noche de los espíritus no os vuelva locos de terror, y que el Frikismo os acompañe.