Portada
Publicado el 30 de octubre del 2014 por Capitan_Melenas en Cine
[ESPECIAL HALLOWEEN] Cine para pasarlo de miedo, parte 1

!Hola, frikazos! ¿Qué día que nos mola está bien cerquita? Sí, amigos, Halloween empieza a ser parte de nuestro calendario fiestero particular, pese a quién le pese. Sí que es cierto que el debate parece más mitigado que otros años, pero no falta el medio “riguroso” de turno que alimenta el cansino mensaje de la “invasión cultural” y la “pérdida de las raíces”. Por lo general son gente que sigue con pasión una religión montada a pachas entre judíos y romanos, que pone abetos en su belén (tradición pagana importada del norte de Europa), compra camisetas baratas fabricadas en China y pierde el sentido por los colores de su equipo de fútbol (ese deporte tan inglés).

¡Happy Halloween!

¡Happy Halloween!

El concepto de pureza cultural, en lo particular, me da bastante risa por ingenuo y petardo, así que con más ganas me apunto al club de la calabaza. Además, esta fiesta nos da una excusa fenomenal para irnos de marcha, cosa que sí es muy de la tierra. Es más, desde aquí afirmo que no salir de copas tal noche como esta roza lo anti español (Golpe en la mesa, trago de anís, beso a la estampita de La Macarena).

En fin, quitando tonterías, una de las cosas más divertidas de esta fiesta es su conexión directa con el mundo del cine, gracias a los mil monstruos que el séptimo arte ha regalado a la cultura popular. Así que os propongo un pequeño maratón de películas para su disfrute en el calor de vuestro salón. Quizá no sean las mejores, pero son cintas con las que guardo una relación especial; alguna me ha dado alguno de los mejores/peores momentos que recuerdo delante de una pantalla.

Empezamos nuestro… ¡ESPECIAL CINE DE SUSTO!

Para un buen comienzo, ahí os va la sesión de clásicos, ordenadas desde la más viejuna, en los años 60, a las que partieron la pana allá por finales de los 70.

THE INNOCENTS (traducida mágicamente al español como SUSPENSE): Una pequeña obra maestra que no debe quedar en el olvido. Quizá, con los ojos del espectador de hoy en día, puede pecar de excesivamente melodramática y teatral, pero a mí me sigue pareciendo digna de revisión. Interpretaciones sobresalientes, trabajo de personajes espectacular, y ambientación magistral, que convierte un idílico paraje inglés en un fantasmagórico juego de espejos. La historia de una institutriz empeñada en salvar el alma de dos niños inocentes, atrapados en una terrible historia de pasión enfermiza más allá de la muerte. Sin duda, la adaptación más conseguida del célebre relato de Henry JamesOtra vuelta de tuerca“, obra que ha inspirado a multitud de directores con mejor o peor fortuna (sin ir más lejos, Los Otros bebe de esta historia en casi todos sus aspectos).

Añada usted la banda sonora mal rollera por excelencia y una nominación en Cannes a la Palma de Oro, y habemus clásico, chavales y chavalas.

Aquí, cómo convertir una nana en un soniquete bastante perturbador

HALLOWEEN: De segundo, tenemos una película que dio sentido al sub género conocido como slasher, gran referente del cine de horror ochentero. Todos los monstruos aficionados al destripe de adolescentes chillonas tenían en Mychael Myers el modelo a imitar. A pesar de los años, todavía es divertida y agobiante a partes iguales. Se nota la frescura de la propuesta, y las referencias a las mitologías urbanas del “hombre del saco” son más visibles que en las imitaciones posteriores, disparatadas y ultraviolentas. Estos excesos hicieron del Slasher una broma, por culpa de sagas interminables y  ridículas, de las que esta película también fue víctima.

Jamie Lee Curtis a punto de reventar el tímpano a Myers  a base de berridos

Jamie Lee Curtis a punto de reventar el tímpano a Myers a base de berridos

A pesar de eso, Halloween es más seria, artesanal y consciente que sus imitadores. Estamos hablando de Carpenter, así que se cuadran sin chistar. Hombre ya. No puede faltar en una noche como ésta.

Otro punto a favor, que nos descubriese a la maravillosa Jamie Lee Curtis, que contaba en aquel lejano 1978 con 19 tiernos añitos, los suficientes para plantar cara al asesino y transformarse en la scream queen por excelencia.

Voy a partir una lanza por los remakes, y diré que el perpetrado por Rob Zombie no está nada mal, por cierto.

Banda sonora, compuesta por el mismísimo Carpenter, para el recuerdo.

AL FINAL DE LA ESCALERA: Hay dos clases de cine de terror, que se pueden ejemplificar con la misma escena. Imaginad una escalera que se dirige hacia la oscuridad. Sabes que te espera un peligro mortal en cuanto subas el último peldaño. Sientes la presión acumulada en tus sienes, pero la respiración se te corta cuando algo baja rebotando por los escalones. Y aquí es donde está la diferencia. Un tipo de cine escogerá una cabeza cercenada y sanguinolenta. El impacto es inmediato, y el horror es físico y palpable.

La portada ya da chunguele

La portada ya da chunguele

La segunda opción se mas sutil que el derramamiento de sangre, y en mi opinión mucho más efectiva. Lo que cae por la escalera es una pelota. Un inocente juguete infantil. La perspectiva del miedo cambia completamente, y la psicología entra en juego.

Una lección de esa segunda manera de entender el terror es lo que esconde esta maravilla de producción canadiense. Y digo, que se trata de mi película de terror favorita de todos los tiempos. Por su ritmo pausado, la recreación de la soledad, el juego con el espacio, y la sensibilidad que hay detrás de los trucos del género.

Un hombre destrozado por la pérdida se refugia en una solitaria casa, apartada del mundanal ruido. Las pesadillas y los ruidos extraños rompen con el apacible retiro del protagonista, que duda de su cordura. pero el descubrimiento de una habitación secreta pone a este hombre sencillo tras la pista de un hecho terrible, y de aquello que busca venganza desde el más allá.

Una película que significa un antes y un después a la hora de concebir una película con fantasmas de por medio, convertida en referente del género (me temo que James Wan se la ha visto más de una vez). Imprescindible y diferente.

ALIEN: Hay películas con las que me cuesta ser objetivo. Alien es una de ellas. Todo me parece perfecto en esta cinta de Ridley Scott, desde la ambientación, un guión sin fisuras por simple y planificado, la atmósfera insana y claustrofóbica de la Nostromo, protagonizado por algunos de los personajes más carismáticos de la historia del cine (Esa Ripley, Oé).

Piso Erasmus del futuro

Piso Erasmus del futuro

Esta película se merece un análisis largo y tendido de sus muchos aciertos, pero hoy no es el día para ello. Me centro en su gran aportación al mundo del cine; la criatura protagonista, surgido del enfermizo arte del suizo H.R. Giger. A pesar del grado de estupidez al que ha llegado la saga iniciada con “El octavo pasajero“, este engendro cósmico sigue protagonizando pesadillas, y más en esta cinta, donde es apenas una sombra. La vuelta de tuerca definitiva a la inocencia sangrienta del género slasher iniciado por Halloween, traducida al público adulto a base de poderío visual e ideas muy pequeñas que funcionan a niveles gigantescos en conjunto.

El ser humano se encuentra de frente con el horror Lovecraftiano en su elemento, la oscuridad impía del cosmos. Añada usted una banda sonora de lujo perpetrada por Jerry Goldsmith, y a disfrutar. A pesar del tiempo, sigue dando cosica.

Marchando otra de banda sonora.

Con esto, doy terminada la sesión de clásico. Sí, lo sé, me dejo una miriada de películas en el tintero, pero tranquilidad, que tenemos muchos Halloweens por delante. El año que viene, más. Os veo en la segunda parte de este artículo, donde revisaremos alguna peli más o menos reciente que os haga pasar un rato digno de una noche de brujas.