Rothfuss-Prefacio-La-Música-del-Silencio-Destacada
Publicado el 6 de noviembre del 2014 por Germánico en Libros
Hablemos de Libros: La Música del Silencio.

5/5

La-música-del-silencio-Patrick-RothfussCuando recibí el libro por cortesía de la editorial Plaza y Janés era un día de Presagios. Sonó el timbre y allí estaba, esperándome. Tomé el paquete y lo dejé encima de mi mesa. Coloqué un dado al lado, para que no se sintiera solo. Me lavé la cara, las manos y los pies, y regresé para abrir el paquete. Sonreí.

Supe al instante que a los siete días vendría la reseña a mí, no podría ir a buscarla. Tenía que seguir el orden de las cosas, no obligarlas a hacer nada que no quisieran. Había que hablar con ellas, respetarlas y leerlas de la forma correcta.

Siete días. Hoy se cumple el plazo. Hoy, un día de Acción, de hacer cosas, las palabras han venido a mí. Así que me he enjuagado las manos, la cara y los pies y me he sentado frente al ordenador para hablaros de Auri, de la Música del Silencio y de Patrick Rothfuss. He dejado la portada a un lado, una portada mimosa, expectante, con ligeros toques de alegría. El libro lo he puesto de la otra, un libro que, como muchos, se sentía solitario y triste; roto, casi. Hasta que le puse un nombre, hasta que llegué al final de las 145 páginas tan tiernamente escritas, de forma egoísta para quitarse la historia de la cabeza, como desvela Pat en su epílogo. Ahora está lleno de bondad y de alegría.

No es una historia corriente, no es lo que podríamos esperar de Patrick Rothfuss; o quizá sí. Es delicioso en todo el rango de la palabra, es una historia para los que recorremos nuestro camino, día tras día, sintiéndonos ligeramente dañados y solos, como dice Pat. Como se siente Auri

No hay diálogos, en realidad no hay acción, no hay una trama como la que podríamos esperar de la Crónica del Asesino de Reyes. Aún así… aún así está Auri, viendo Temerant; Auri, recorriendo la subrealidad; Auri esperando a que llegue él, aquél que le dio un nombre dorado y luminoso como el sol; Auri buscando un regalo perfecto; Auri haciendo jabón. Auri ordenado el mundo y haciendo que gire día tras día. Hay risa, lágrimas, dolor, pena y alegría. Hay sabiduría, mucha, entre las pocas páginas que componen este relato, precioso por otra parte.

Es una obra de arte delicada, como el relente de la luna, brillante como el dorado pelo de Auri, solitaria como la vida en la subrealidad; llena de secretos y de preguntas, de gritos y de más historias.

Leedla y difrutadla. Dejaos llevar.