Unbenannt
Publicado el 30 de diciembre del 2014 por Germánico en Ludoteca
[Lo Mejor del 2014] Los Tableros del Año.

Qué marcha me lleváis, frikis míos? Yo aquí, con los pies pegadicos al radiador procurando entrar en calor para escribiros uno de los últimos artículos de este 2014 para vosotros, para los que me leéis, ya sea desde hace años como desde, mismamente ayer. Incluso para los que no me leéis, también os lo dedico.

La cuestión es que, aquí en Frikis Reconocidos, hemos cogido la costumbre de todos los años despedirnos comentándoos lo mejor que ha salido a la luz en este 2014 (al menos lo mejor de lo que tenemos noticia, claro). Así pues, como encargado de manejar esta nuestra reseña de Ludoteca que suelo llamar Jugando que es Gerundio, me he informado un mínimo y he buscado entre todos los juegos que he probado alguno que haya sido estrenado en este nuestro ya viejo 2014.

Pero como no podría ser otra forma, primero (antes de hablaron para mí del verdadero ganador de este período que se nos escapa ya de lasmanos) comenzaremos con esos tres juegos que han sido, de forma oficial, condecorados con el distintivo de Spiel de Jahres (importante galardón creado en 1978 en tierras germanas).

xlogo

1. Spiel des Jahres (Juego del Año): Camel Up.

Camel_Up_Spiel_des_Jahres_2014_4250231705588Este juego diseñado por Steffen Bogen, de 2 a 8 jugadores, es un juego familiar por excelencia. Sus reglas son muy sencillas (al menos por lo que he leído por encima) con lo que se consigue que todos los jugadres se adapten enseguida. La historia es que en Camel up seremos unos jeques a los que nos sobra el dinero y el tiempo y nos dedicamos a apostar a las carreras de camellos.

En su turno, los jugadores podrán elegir entre una de las siguientes acciones: apostar por qué camello va a quedar primero o último al terminar la carrera, hacer una apuesta de etapa , poner una loseta en el tablero o sacar un dado al azar de la pirámide y tirarlo.

El diseño es muy bueno, tiene buena calidad y, por lo que he visto por aquí en las tiendas, tiene muy buen precio.

2. Kennerspiel des Jahres (Juego para Jugones): Istanbul.

skistanbul04A pesar de que sobre este juego creado por Rüdiger Dorn no he escuchado nada bueno de boca de algunos jugones que ya lo han probado (cosa que un servidor no ha podido), he de hacer un par de comentarios porque, de alguna manera, ha ganado.

En Istanbul los jugadores controlan un grupo que lo forma un mercader y cuatro asistentes que se irán desplanzando a lo largo de distintas y diferentes localizaciones, unas 16, que juntas forman el bazar de la ciudad que fue capital de un Imperio. En cada localización se puede realizar diferentes acciones moviendo al mercader, a un asistente, etc. Entre las acciones disponibles, un jugador puede aumentar el tamaño de su carro, cargar mercancías, adquirir habilidades, comprar diamantes, comerciar a la vieja usanza cambiando materiales por gemas o por el rico sonido del oro.

El ganador será aquel que consiga primero 5 gemas, y en caso de empate, el que más oro tenga en su bolsa.

Por lo que me han comentado es bastante complicado, con reglas a veces incluso rebuscadas que hacen que el transcurso de la partida sea lento y cueste pillar el sistema. Como ya os he comentado, antes tendría que jugarlo para daros mi humilde opinión.

3. Kinderspiel (Juego Infantil): Geister, Geister, Schatsuchmeister!

mattel-games-geister-geister-schatzsuchmeister-gesellschaftsspielPues aquí tenemos al vencedor del juego más bonico para los más pequeños venido de la mano de Brian Yu, un juego cooperativo que parece de lo más divertido. En GGS (no me apetece escribir el nombre al completo, frikis míos), los niños se convierten en aventureros que buscan tesoros en una masión encantada repletica de fantasmas que no hacen más que molestar. Estos fantasmas complicarán nuestro recorrido por los pasillos de la vieja villa y en ciertas ocasiones no tendremos más remedio que luchar contra esos espíritus que nos separan del oro, las joyas y las obras de arte.

Por lo que se comenta, es un juego sencillo, tremendamente divertido y que supone una forma fácil y sencilla de presentar a los más pequeños de la casa el complejo mundo de los juegos de mesa.

Pero esto todo ha sido de forma oficial. Si bien por desgracia no he probado muchos juegos que hayan visto la luz este 2014, de los cuales la inmensa mayoría ni merecen la pena ser nombrados en lo mejor del año, sí hay uno que me sorprendió y me quedé con el nombre (he estado a puntico de comprármelo, pero ha ganado una edición especial de Aventureros al Tren):

Splendor.

space-cowboys-splendorEste juego creado por Marc André  e ilustrado por Pascal Quidault quizá no sea ni novedoso ni un juego cuya historia o sistemática sean toda una revolución: pero mola.  Y si mola, frikis míos, y te lo pasas bien con tus colegas, poco más se le puede pedir.

El tema: en Splendor cada uno será un comerciante (o joyero, vete tú a saber) que buscará ganar oro y prestigio (parece que últimamente eso de ser mercader o un ricachón sin mucho que hacer se estila en los juegos de mesa). Cuando un jugador llegue a 15 puntos la victoria será suya… MUAHAHAHAHAHAHAHAHA. Realmente en este juego la historia es lo de menos: cada uno intentará comprar cartas y conseguir “materias primas” en forma de gemas (en ocasiones parece que jugamos al póker por esas fichas que usamos). Las acciones de las que disponemos por turno, de las cuales sólo podremos llevar a cabo 1, serán las siguientes:

– Tomar 3 joyas de diferentes colores.
– Coger 2 joyas del mismo color.
– Ingresar Oro reservando a su vez una carta del tablero.
– Comprar carta pagando su coste.

Y así, a grandes rasgos, te tiras media hora de lo más agradable, viendo cómo cada jugador desarrolla su propia estrategia de compra y venta y va escalando posiciones en la tabla de puntos buscando incasable la victoria.

10312526_10204563226307854_6738727093085853792_n

Desde mi humilde punto de vista, si hubiera que darle un premio a lo mejor de este juego sería a las reglas, que se explican en dos míseros minutos, se entienden a la perfección en 30 segundos y permite comenzar inmediatamente una partida sin mucha más complicación. Esa sencillez, junto a una mecánica nada compleja hacen de Splendor un filler perfecto y para introducir a ciertas personas non-frikis en el mundillo de los juegos de mesa.

 

 Pues esto ha sido todo en este 2014, frikis míos. En el 2015 más y mejor.