Injustice portada
Publicado el 30 de enero del 2015 por Capitan_Melenas en Cómic
Injustice: Gods Among Us

Hace ya unos años, los grandes héroes de DC visitaron nuestras consolas de la mano de Warner Bros Interactive, una productora que se ha puesto bastante las pilas en este entorno. El éxito de los juegos de la franquicia Arkham, protagonizados por Batman, demostró a las productoras que el momento dulce que viven los productosotros relacionados con superhéroes. Más allá de las consabidas adaptaciones del éxito cinematográfico de turno (que, salvo escasas excepciones, son un desastre mayúsculo), hay un mundo por explorar, e incluso aportar nuevos puntos de vista a las mitologías de estos personajes tan explotados.

¡Otra vez el chiste de Mistetas NO!

¡Otra vez el chiste de Mistetas NO!

Con esa idea nacía Injustice: God Among Us, desarrollado por NetherRealm Studios para Warner. Basado en conceptos muy parecidos a los de los últimos Mortal Kombat (de hecho, NetherRealm han sido los encargados de las últimas entregas de esta mítica franquicia), ofrecía la posibilidad de ser partícipe de enormes batallas entre los pesos pesados de la editorial. Los fans de los cómics nos veníamos arriba ante la perspectiva de ser partícipes de un sano intercambio de sopapos entre lo más granado de DC, y manejar a gigantes como Superman o Green Lantern.

Injustice proponía un universo alternativo en el que los protagonistas poco tienen que ver con sus contrapartidas en el cómic. El primero de todos, el héroe que los demás usan como espejo moral y referente, Superman, se ha convertido en el más despiadado dictador que el planeta ha conocido. Tras terribles acontecimientos, en los que el Joker conspiró para destruir metrópolis, Superman lo ha perdido todo. Ciego de ira, el kryptoniano asesina sin contemplaciones al rey del crimen de Gotham City, ante la mirada atónita de Batman. Ese es el punto desencadenante de la pesadilla de control perpetrada por Superman, que decide convertirse en el vigilante supremo de un mundo que ha de funcionar bajo sus designios. En el juego, los héroes de la corriente temporal que todos conocemos en los cómics eran extirpados de su continuidad por el Batman de este mundo bajo el yugo de Superman, y se enfrentan a sus contrapartidas, que se han puesto del lado del que antaño fue el gran defensor de la libertad. Eso ocurría seis años después del asesinato del Joker. La pregunta es…¿Qué ocurrió durante esos seis años?

¿Cómo consiguió Superman la supremacía mundial? ¿Cómo se desarrollaron las alianzas, los posicionamientos, la resistencia?

Habéis cabreado al kryptoniano equivocado

Habéis cabreado al kryptoniano equivocado

En el momento del lanzamiento del juego, DC apoyó la promoción con un cómic basado en el universo imaginado por los desarrolladores de Injustice. Es normal que, con productos de este tipo, se quiera sacar tajada desde todas las perspectivas, y, al fin y al cabo, era este formato el que había visto nacer a los protagonistas. En un principio, Injustice era un lanzamiento modesto, pensado como complemento comercial al producto estrella. Es más, confieso que ignoré con alegría torera la salida de la versión viñeta de Injustice, puesto que no me llamaba para nada su naturaleza de mundo alternativo, y la simpleza narrativa del juego no me daba ninguna esperanza acerca de lo que encontraría en las páginas de la enésima idea de DC para quedarse con mi dinero.

Malditos prejuicios.

Pasa el tiempo; leo críticas bastante entusiastas, decenas de conocidos me recomiendan que de una oportunidad al invento, y noto como Injustice se transforma en uno de los sleepers del año. Lo que en principio era un producto menor, destinado a ser mera propaganda de las esencias del juego, se gana el aplauso del público, y trasciende su condición para transformarse en una variación muy válida de las propuestas habituales de DC.

Sólo me quedaba poner velitas a Batman para que los chicos de ECC ediciones decidiesen reeditar aquellos cómics en tomos recopilatorios, y así poner fin a mi afrenta. ECC escucha mis plegarias, y recupera en forma de tomo aquellos primeros números de la serie; llega el momento de comprobar si todo ese entusiasmo estaba justificado.

Cierro el tomo, y solo puedo decir una cosa: quiero más.

Resulta que Injustice es de lo mejor que está publicando DC en estos momentos. Su naturaleza de “elseworld” es una invitación para que sus autores se quiten de encima las toneladas de clichés y lugares comunes que pueblan las colecciones protagonizadas por superhéroes. La diversión de esta propuesta reside en que no puedes dar nada por supuesto.

Extrañas alianzas

Extrañas alianzas

El punto de partida de esta versión en viñeta de Injustice es todavía más dramático e intenso que el que propone el juego. En esa encarnación, Injustice renunciaba a la narrativa y se centraba en una trama simple como el mecanismo de un chupete para que los vistosos intercambios de mamporros fuesen los grandes ganadores. Es normal y perdonable, así que en este cómic veremos con más detalle el enfermizo plan del Joker y el destructivo camino elegido por Superman hacia su transformación en un Gran Hermano fuera de control. El dolor y la pérdida se hacen más evidentes, y el maniqueo dictador del videojuego gana enteros como personaje gracias a esta visión del cómic. Injustice se encarga de resolver los misterios e interrogantes acerca del camino que siguieron los distintos héroes de DC, de los que el videojuego está lleno de referencias. Ahora lo sabremos a las claras.

Injustice es una especie de versión DC de la “Civil War” de Marvel, pero, en mi opinión, bastante más intensa y complicada que la perpetrada por la querida competencia. En el transcurso de la historia, Tom Taylor, guionista del invento, pone en un brete al lector, genera dudas, nos pone en situaciones incómodas. No es tan fácil escoger bando o ignorar la verdad que hay en mucho del discurso de Superman. Taylor entiende a sus personajes, y se atreve a señalar al lector, para que no juzgue tan rápido.

¿Que harías tú si tuvieses el poder de Superman? ¿Serías capaz de mantenerte puro?

Hay una conversación entre Superman y Batman que es de aplauso. ¿Cómo se atreve el Caballero Oscuro, presa de una fantasía de control y miedo, juzgar a Superman? ¿Acaso no está el kryptoniano dando forma a toda una idea que Batman ha defendido desde el momento que vistió su manto?

La resolución de este conflicto es el espíritu de este cómic, que se centra en el enfrentamiento de dos voluntades irrompibles, destinados con determinación a un enfrentamiento por algo más que una palabra: libertad.

Antes de la tormenta

Antes de la tormenta

Empieza el viaje a lo largo de los seis años que hay entre el asesinato del Joker y el comienzo del videojuego. Un camino lleno de sorpresas, de tragedia, a través de un mundo roto que se dirige sin remedio a la peor de sus suertes. Como en todas las fantasías distópicas, hay mucho de espejo de nuestro propio mundo.

Injustice te gustará incluso si eres de los que detestan el mundo de los superhéroes, porque rompe con mitologías, a veces extendidas hasta el absurdo. Si el videojuego reducía la carga emocional en beneficio del espectáculo, este cómic se encarga de dar la vuelta a la tortilla. Para eso no renuncia a su identidad de entretenimiento, así que es en este equilibrio perfecto donde reside el gran triunfo de este cómic, que con discreción y calidad se ha colado entre lo mejor que podéis leer dentro del saturado mundo heroico.

La colección sigue su camino con el año dos, pero, como comentaba, ECC publicará en dos tomos (el primero ya está en la calle) los 12 primeros números de esta serie, importante y arriesgada a partes iguales.

¿Tú, de qué parte estás, ciudadano?