IMG_20150510_181353
Publicado el 27 de mayo del 2015 por Germánico en Libros
Hablemos de Libros: Mares Tenebrosos.

¡Arrrr, marineros de aguas frikis!

Aquí vengo, cual capitán Van der Decken,  a bordo de este navío que navega en mitad de una tormenta como el barco maldito conocido como el Holandés Errante; pero esta tempestad no acumula lluvia, gran oleaje ni los furiosos gritos de Thor. No, frikis míos, este temporal no se debe a nada de eso: esto es un vendaval causado por cuentos de terror en el Mar, una antología traída por sirenas provenientes de la Editorial Valdemar para rasgar nuestras velas con aguzados virotes de horror, intriga, sudores fríos y pesadillas.

mares-tenebrososEn esta maravillosa antología con olor a salitre y sabor a playas desconocidas, además de varios poemas con la Mar como protagonista absoluta, nos encontramos con casi una veintena de relatos traídos de las manos de algunos de los más insignes escritores de terror y fantasía, como lo pueden ser Lovecraft y Robert E. Howard. Añadamos  a James Hanley, a Joshua Snow (que no sabe nada… o ese era Jon?), William Hope Hodgson y a otros menos conocidos como James Anley o Frank Norris (el hermano perdido de Chuck), y tendremos un libro de unas 600 páginas que nos hace sentir la brisa marina en el rostro mientras nuestro velero bergantín, viento en popa y a toda vela, rompe las olas blancas y bravías de algún mar nórdico. Entre las páginas nos encontraremos en Islas desiertas y desconocidas, en playas plagadas de viejos lobos de mar, en mitad de un océano manejando el timón de un galeón inglés; de cantinas portuarias con bellas camareras iremos a algún continente perdido, cruzándonos con criaturas del averno, barcos fantasmas y tormentas.

Porque el Mar es así, frikis míos, un lugar de aventura, hogar de los desconocido y espectador de lujo de algunas de las batallas más épicas entre el humo de los cañones, las astillas de los mástiles y el viento que, furioso, hincha las níveas velas para poner rumbo a ninguna parte huyendo, como siempre, de la Parca.

Entre todos estos autores y relatos, me gustaría destacar uno en concreto que, si bien no ha sido el único que me ha pegado a las páginas como una lapa, sí que me marcó como a otros piratas, por falta de vitamina C, les marcó el escorbuto. El autor en cuestión es Óscar Sacristán y su relato, el inquietante y enigmático “El Misterio del Vislatek“, una pequeña obra maestra con asesinatos, confabulaciones, maldiciones y supersticiones de la que me da hasta pena revelar más información.

En fin, frikis míos, si sois de los que cuando ven unos ojos azules no dejáis de sonreír, de los que si veis una gaviota y sentís la brisa marina pensáis en ella y adoráis sentir la arena tibia de las playas mientras sentís un terror que os hiela la sangre, este es vuestro libro.

Estáis en los confines del fin del mundo. Aquí puede haber monstruos.