Star-Wars-Portada
Publicado el 4 de junio del 2015 por Capitan_Melenas en Cómic
Star Wars cómics: Viñetas desde una galaxia muy lejana
Skottie Young se une a la fiesta. Fenomenal

Skottie Young se une a la fiesta. Fenomenal

Algunos estamos tachando días del calendario, a la espera del estreno del Episodio VII de la saga espacial más brillante de todos los tiempos. A pesar de las polémicas de baratillo que surgen alrededor de este esperado regreso, tengo una fe bestial en J.J. Abrahams, auténtico rey Midas del mundo del espectáculo. Su hoja de servicios está llena de éxitos, y ha conseguido cosas tan impensables como que una serie, que siempre me ha parecido soporífera, como Star Treck despierte mi interés.

Lo cierto es que no han sido pocas las sorpresas que han marcado el paso de esta producción. Para empezar, asistíamos atónitos a la venta de Lucasfilm por parte de su creador, George Lucas, a la todopoderosa Disney. Saltaron todas las alarmas, puesto que detrás de todos esos dibujos de animales encantadores es perfectamente reconocible la corporación siniestra que pretende dominar el mundo a base de sonrisas y algodón de azúcar. Tened miedo.

Regreso a lo grande

Regreso a lo grande

Quitando bromas, Disney lleva una serie de operaciones comerciales que la ha llevado a aglutinar bajo su estandarte a algunas de las marcas más potentes del mundo del entretenimiento. Lucasfilm es la última de sus piezas, pero la caza se ha cobrado insignias tan importantes como Marvel, con todo el aparato mediático que esto supone. Estas maniobras de Disney, con la evidente intención de controlar la mayoría del mercado del entretenimiento venido de Estados Unidos, pusieron en alerta a los fans, que no ven con buenos ojos que la casa de Mickey Mouse engulla sus más preciadas fantasías cósmicas. Temores fundados, puesto que Disney se identifica con una serie de valores, bastante rancios en general, que pone en peligro la esencia misma de todos esos mundos que ya forman parte de la cultura popular.

A estas alturas, hay que ser justos con Disney. Por lo menos en Marvel, apenas ha interferido en la evolución de la editorial, e incluso se puede decir que La Casa de las Ideas pasa por un momento dulce tanto en cantidad como calidad de sus propuestas. El estudio cinematográfico produce un pelotazo tras otro, y parece que los dueños no tienen muchas ganas de cambiar el modelo si éste genera toneladas ingentes de dólares a lo largo y ancho de este mundo. Así que, hasta ahora, mis expectativas acerca de lo que da de sí El despertar de la Fuerza son bastante altas, por lo menos en que se respetará el espíritu de la saga original. Quizá más que en ese desastre cósmico que fueron los episodios I,II,III. Todavía no he digerido el síndrome de Edipo mal curado de Anakin. Que chufa.

DIsney entró en la casa dando puñetazos sobre la mesa, y lo primero que hizo fue cargarse con alegría lo que se ha dado en llamar Universo Expandido. Esto es, todos los cómics, novelas y derivados que se han creado alrededor del universo de Lucas, desaparecen de un plumazo de la continuidad de la saga espacial. Claro está, esto era una estrategia bastante definitiva, y que no gustó mucho a los fans de la saga, pero no podía ser de otra forma si Disney quería, precisamente, comenzar desde cero su propia franquicia. Si a eso añadimos que Marvel ya estaba en el bolsillo, la jugada de Disney era maestra. Un editorial con algunos de los autores más punteros del medio y los derechos sobre la Space Opera definitiva. Las risas malévolas de los señores con corbata de Disney se oyeron hasta entre los escombros de Alderaan, colegas.

Resultado de la mezcla, una nueva saga de cómics relacionados con estos personajes que ya forman parte de nuestras vidas. Todo un nuevo universo en el que se desarrollarán historias en paralelo a las nuevas películas y servirán de nexo entre la antigua saga y lo que está por venir.

Por supuesto, estos cómics ya han llegado a España, y nos toca un pequeño paseo por las tres colecciones que, de momento, se editan en nuestro país de la mano de Planeta Cómic, que ha conservado los derechos de Star Wars a pesar de los cambios de cromos con los derechos.

Vamos con ello.

STAR WARS

Pues como siempre...

Pues como siempre…

La serie principal de la franquicia, donde veremos las aventuras del grupo de rebeldes más famoso de la galaxia. En este primer arco argumental, la acción se sitúa poco después de las primeras victorias de la Alianza, con el Imperio curándose las heridas después de la batalla de Yavin. Aprovechando que Vader y los suyos todavía no han digerido la destrucción de la Estrella de la Muerte, los envalentonados rebeldes se embarcan en una especie de guerra de guerrillas a lo largo de todo el territorio imperial, con la intención de desorganizar todavía más a los aturdidos esbirros del Emperador. Nuestros protagonistas se embarcan en la misión de destruir una importante fábrica de armamento del Imperio, pero, como siempre, lo que parecía coser y cantar se desboca de manera dramática. La aparición de Vader pondrá a nuestros héroes en una carrera a vida o muerte por escapar de las manos del terrible señor oscuro del Sith.

Al frente de la colección Jason Aaron y John Cassaday, dos pesos pesados del cómic USA. Aaron ya ha dejado bien claro su profesionalidad y valía como escritor. Entró en el mundo del cómic gracias a Lobezno, personaje que ha protagonizado sus éxitos más reconocidos. Puso la colección del mutante canadiense otra vez en la mira del lector, después de años de idas y venidas. Luego, lo puso al frente del Instituto Jean Grey en una de las colecciones más entrañables y divertidas de estos últimos años, la añorada Lobezno y la Patrulla X. Además de todo esto, está al frente de Thor en la mejor etapa desde hace años vista en la cabecera del dios del trueno. Hace ya un tiempo que abandonó gran parte de las colecciones en las que estaba enfrascado, y los rumores apuntaban que era debido, precisamente, a la llamada de la franquicia Star Wars puesta en marcha por Disney. Aaron cumple un sueño de infancia, y no decepciona. Se nota que disfruta en cada momento de su trabajo, y se mete de lleno en una aventura con todos los ingredientes que se esperan de una historia protagonizada por Luke y demás panda. Vale, no es original para nada, pero es que creo que nadie esperábamos experimentos ridículos. Star Wars nos da lo que pedíamos: acción, aventuras, situaciones a vida y muerte, el Halcón Milenario que se gripa por enésima vez y la princesa Leia lanzando puyas a Han. Y todo aun ritmo vertiginoso y muy divertido. Lo mejor de todo es que reconocemos a los personajes, y funciona de manera magistral como toma de contacto con las intenciones de este autor.

¿Tienes los 15 puntos del carné?

¿Tienes los 15 puntos del carné?

 Cassaday parece que vuelve a tomar el pulso a una colección, después del decepcionante fiasco que ha sido su paso por la cabecera Imposibles Vengadores. Hablamos de un tipo que deslumbraba en sus anteriores trabajos, pero el ritmo y las fechas de entrega de las grandes editoriales no le han sentado nada bien, y su calidad se ha visto mermada por las prisas. En esta entrada en el mundo de Star Wars está mucho más centrado y tiene momentos muy buenos. Regresa su gusto por el detalle, y en las escenas de acción desenfrenada saca lo mejor de sus recursos. Pero todavía veo un estatismo y errores en el diseño de personajes que me descuadran en un dibujante que ha dado muestras notables de que es capaz de hacer mucho más (como ejemplo, el impresionante despliegue en Planetary, su mejor obra hasta el momento, poniendo su arte al servicio del mejor Warren Ellis).

Un Must Have para aquellos que aman el universo de Lucas. Diversión asegurada.

DARTH VADER

El señor oscuro del Sith

El señor oscuro del Sith

Segunda colección regular que ha llegado a nuestro terruño, protagonizada por el villano más malo y tenebroso, con permiso del conde Mor. La crítica especializada, en general, dice de esta cabecera que es la mejor de toda esta nueva franquicia, y lo mismo tienen un poquito de razón. Poner la historia desde el punto de vista de Vader es algo que llama poderosamente la atención del lector. Por lo menos, a mí me tenía muy expectante. El resultado es bastante potente, gracias a que Kieron Guillen y Salvador Larroca han pillado el pulso del personaje de manera magistral.

En su propia cabecera, Vader ha caído en desgracia tras el fiasco de Yavin. El emperador, poco dado a las segundas oportunidades, se ha encargado de humillar públicamente a su lacayo, situándolo en un segundo lugar entre sus lugartenientes. Pero Vader es maldad pura, lo que conlleva estrategia y paciencia implacable. Además, está inmerso en sus propios asuntos. Hay cierto chico, que se ha cruzado en su camino en un par de ocasiones, con habilidades en la fuerza bastante notables. Encontrar al joven discípulo de Obi Wan es una de sus prioridades, ya que puede ser clave en los planes que tiene para la galaxia.

La parte literaria corre a cargo de Kieron Guillen, un escritor que se ha curtido al frente de las colecciones de la franquicia mutante, que a mí me pareció muy elegante y convincente. Para el recuerdo nos ha dejado Jóvenes Vengadores, magnífico reencuentro con estos entrañables personajes, a los que Guillen condujo a la edad adulta en una de las mejores series sobre héroes adolescentes que yo recuerde. Ahora, con la misma elegancia, se pone al frente de esta colección; nada sencillo si se juega con un carácter que define la maldad por antonomasia. El contexto que han planteado para Vader es de aplauso, puesto que el oscuro señor del Sith está obligado a recuperar el estatus perdido. Eso significa un buen grado de maquiavelismo, puñaladas traperas, tensión y equilibrio narrativo. Un punto para Guillen, que no se deja amedrentar. Construye un Vader reconocible, poderoso e imponente, como se espera, pero sometido a las circunstancias de su propia caída. Por supuesto, eso implica que esto es un viaje hacia el alzamiento, y no importan cuantos cadáveres se queden por el camino.

Detrás de la máscara está haciendo una pedorreta

Detrás de la máscara está haciendo una pedorreta

A los lápices, un clásico infalible, el español Salvador Larroca. Profesional con muchos años de experiencia, fue punta de lanza de aquella primera generación de dibujantes patrios que dejaron huella en el mercado americano. Larroca se lo pasa pipa en cada página. Su estilo es clásico, respetuoso y equilibrado. No impresiona, de acuerdo, pero cumple sin altibajos, gracias a la coherencia con la que plantea su trabajo. A mí me gusta mucho, y aquí sabe jugar muy bien con los tempos, más bien calmados (que no aburridos. Aquí se masca la tensión), que imprime Guillen.

Fenomenal.

PRINCESA LEIA

La tercera en llegar ha sido la miniserie dedicada a Leia, el gran personaje femenino de la saga. Capitán del barco, un clásico con muchos galones a sus espaldas. Mark Waid tiene a sus espaldas un curriculum que pasa por algunos de los personajes más importantes de la industria del cómic USA y premios para aburrir. Para el recuerdo, su fenomenal crítica al hormonado mundo del cómic noventero en Kingdom Come, o su fabulosa etapa como escritor de Daredevil, que es en lo que está metido hoy en día (y que no puedes dejar de leer, porque es algo grandioso). Waid es un escritor con gran sentido del ritmo, cuidado especial en la construcción de personajes y gran habilidad para los diálogos. Esa sensibilidad para definir personalidades importantes en sus cómics es la base de esta colección, protagonizada por esta joven de armas tomar que es la princesa Leia de los comienzos de la saga.

El comienzo

El comienzo

La historia nos sitúa un instante después de la fastuosa entrega de medallas con la que termina el Episodio IV. Apenas unos segundos después, Leia marca las distancias con un discurso que camufla el dolor que ha supuesto la destrucción de su planeta, Alderaan. Este distanciamiento con sus propias emociones no gusta a todo el mundo, entre otros a la joven piloto Evaan, superviviente de la destrucción del hogar de Leia. En un intento de poner en orden su propia concepción de la tragedia, Leia y Evaan comienzan un viaje a través del cosmos para encontrar a los superviviente de Alderaan, aunque eso conlleve un enfrentamiento directo con los altos mandos de la rebelión.

Waid recupera a la princesa tan valiente como tozuda de las aventuras cinematográficas. Pero también se empeña en mostrarnos una personalidad en conflicto, entre su deber y su pérdida. Terry Dodson se encarga de los lápices, entintado por su compinche habitual, su mujer Rachel. Juntos crean un buen trabajo gráfico, luminoso y lleno de planos medios, que enfatizan la interacción entre personajes. El diseño y la expresividad son el punto fuerte de un tipo que se ha ganado el respeto de la industria, precisamente, por ese toque suyo tan personal a la hora de interpretar los personajes femeninos. Por supuesto, aquí no defrauda, y ofrece un buena muestra de ese talento.

El problema de esta colección, que los hechos parecen demasiado precipitados, lo que desconcierta en una propuesta que, a priori, quiere ahondar en los sentimientos del personaje. Queda un poco descompensado el ritmo por esa precipitación a la hora de otorgar soluciones a la trama. Por lo demás, hablamos de los primeros compases de la colección, y con Waid al frente no espero una decepción en próximos números.

Chicas de armas tomar

Chicas de armas tomar

Esto es lo que ha dado de sí, de momento, la entrada de los cómics de Star Wars en España. Vendrán más, claro, que esta maquinaria no hay quien la pare, con más leña al fuego según se acerque la fecha de estreno del Episodio VII. Las colecciones se están editando en formato grapa, en una buena edición con un papel más que decente (y con un precio en el momento de su lanzamiento de un miserable euro. Ahora ya no. Haber corrido, amiguete), pero que tienen de relleno muy cutre páginas de las otras colecciones de la franquicia, algunas sin bocadillos, y que no resultan especialmente atractivas. Sobra mucho. Por lo demás, todo bien.

Ya sabéis, chicos y chicas, para amenizar la espera, tenemos viñetas. Diversión asegurada.

Que la Fuerza os acompañe.