Histeria-Innokua-Orilla
Publicado el 5 de agosto del 2015 por Germánico en Libros
Hablemos de Libros: Orilla Intranquila

5/5

Desde la orilla tranquila del río Duero, pasando más calor del necesario y mirando por la ventana como si suplicara una brizna de aire fresco, me dispongo a hablaros de otra orilla, una más intranquila, más violenta, más legendaria. Una orilla que, según la presenta Víctor Blázquez, parece épica.

Que a estas alturas del frikismo os confiese que Víctor Blázquez, allá desde su Cuarto Jinete, se ha convertido en uno de mis escritores favoritos no es ningún misterio. El estilo trepidante y, por qué no decirlo, hijoputesco, de sus historias me tiene embelesado y cada vez que una novela suya sale a la luz de este mundo, sonrío como un maníaco. Sin embargo, curiosamente, esta historia, esta Orilla Intranquila, publicada por Tyrannnosaurus Books y que además tiene su propia banda sonora de parte de Histeria Innokua,  se había ido resistiendo a mi persona poco a poco… hasta hoy.

Y mi ataque ha sido fulminante: conquistada (¿o quizá fuera yo el derrotado?) en un sólo día, me bastaron algo menos de 24 horas para conseguir el objetivo, el fin. Y como sabéis que os quiero mucho, frikis míos, os vengo a comentar.

ORILLA1Sinceramente, muchas veces esta parte me resulta la peor de una reseña: cómo decirlo todo sin decir nada, sin desvelarlos las sorpresas que, de costumbre, Blázquez nos reserva para alzar el puño al cielo ya sea por emoción o por ira. Digamos que todo comienza cuando extrañas naves aparecen el cielo y comienza lo que muchos se temieron: la invasión. Una guerra implacable, cruda y sangrienta que buscaba matar a todos y todo mientras se alzaban como señores de aquellas tierras. Las penurias de los supervivientes, el comienzo y la resistencia llevan al nacimiento de un héroe, Xander, que liderará a todos aquellos que buscan venganza desde lo que se llamó la Orilla Intranquila.

Desde el punto de vista de un científico que vivió todos aquellos acontecimientos de primera mano, pero relegado al olvido y al segundo plano, llegamos a conocer a ese hombre, sus virtudes, sus defectos, y toda la verdad alrededor de la leyenda. Además, nos presentará otros personajes sumamente principales para la trama como son Rio, Elia, Uno o Zim y a los que, a cada uno a su manera, les cogerás cariño.

Y por supuesto (joder, estamos hablando de Víctor Blázquez), habrá muerte, sangre y desolación.

De acción trepidante, de la locura de la guerra y la fuerza de la convición, del carisma y de las palabras correctas en el momento correcto, Blázquez nos sumerge en una lectura que se apodera de nosotros y nos transporta a esa orilla intranquila sorprendiéndonos, cómo no, con giros argumentales y sorpresas que poco a poco van tomando forma y sentido, sorpresas que he de decir a mí, personalmente, me encantaron. De algún modo, ciertos capítulos me recordaron a la mítica novela El Planeta de los Simios, de Pierre Boulle, con una remezcla de Independence Day. Y hasta aquí puedo leer, que si sigo me voy de la lengua y la terminaré liando.

Así que ya sabéis, frikis míos, si os mola la ciencia ficción ya estáis tardando en leer esta novela…

Porque por eso se convirtió en leyenda.