Yatogami
Publicado el 12 de mayo del 2016 por EstaMujer en AniManga
Noragami

Os lo confieso, los animes de dioses y cosas de esas me chiflan. Me fascinan. Me enganchan… total, que mi criterio siempre se ve un tanto condicionado por este hecho. Una vez hecha la confesión, esta vez os quiero hablar de un anime bastante reciente, que de momento tiene dos temporadas (Noragami 2014 y Noragami Aragoto, de finales de 2015) y esperemos que le hagan la tercera que creo que lo finiquitaría, y que cumple las condiciones antes expuestas: es de dioses, me ha encantado, me ha enganchado, y estoy planteándome muy seriamente hacerle un templillo al dios Yatō con unos palillos y un chicle, a lo McGyver.

También tiene 4 OVA, una peli (?) de imagen real y sí, está basada en un manga.

Es del estudio BONES (Soul Eater, Fullmetal Alchemist…), así que tiene un plus para mi, ya que me gustan mucho los diseños de esta compañía y la calidad de la animación que tienen: peleas buenas aunque sin demasiado 3D o no muy explícito, bandas sonoras molonas y gamas de colores muy interesantes.

Pero qué rebonicos.

Pero qué rebonicos.

De qué va esta serie/Personajes: Yatō, un dios

Anunciándose en el bus.

Anunciándose en el bus.

menor de la guerra, quiere a toda costa reunir parné para poder hacerse un templo, así que se dedica a deambular por la ciudad en busca de trabajillos varios que le reporten ofrendas de monedas de 5 yenes. Es un ñapas de libro que lo mismo te mata un espíritu mega chungo que te arregla una fuga del baño y encima te deja el alicatado que ni en un anuncio de Cilit Bang. Eso sí, tiene un problemón: como no tiene templo ni sacerdocio establecido, nadie le recuerda, estando al borde de la desaparición permanentemente. Porque esto es lo bueno de los dioses del Shinto y de la comprensión posmoderna que tenemos de muchos de los panteones politeístas, que podemos especular y asumir que un dios es una creación humana, y depende de sus seguidores para sobrevivir. ¿Os he dicho ya que me encanta?

Si los de Vogue vieran esto...

Si los de Vogue vieran esto…

A este dios vagabundo y “sudachándales” nos acercamos a través de Iki Hiyori, una joven de instituto de unos 15 años que es empollona y más maja que las pesetas, que evita que a Yatō le atropelle un autobús… por lo que ella se queda tocada espiritualmente: como no se muere pero casi, ahora de vez en cuando se sale de su cuerpo, perdiéndolo (dormido) en casi cualquier lado, como si fuese la chaqueta de Han Solo en el episodio VII. El alma de la muchacha en cuestión es medio fantasma, pudiendo intervenir en el mundo de los espíritus y con los dioses y todo eso, pero sin estar muerta. Además de ser maja y de que sí, parece que Yatō le va haciendo tilín poco a poco, es rica, así que por lo menos el dios pobretón no se muere de hambre, que oye, para una deidad es bastante poco glamuroso. Total, que ella le persigue en sus peripecias, esperando que en algún momento el le haga el favor de arreglarle el tema este de salirse de su cuerpo, que debe ser engorroso. Y por el camino, puede dar rienda suelta a movimientos de lucha libre, porque es súper fan.

El trío maravilla lo completa en este caso otro chaval, Yukine, el espíritu de un adolescente que Yatō encuentra por ahí, y que adopta como Regalía o Tesoro (shinki) al otorgarle nombre en el más allá (si, se refieren al Yōkai), en otro gran clásico de las deidades de ayer y hoy como dadoras de nombres. Habrá momentos durillos propiciados por esto de que sea adolescente y esté muerto (a ver, muy bien no debe de sentar, la verdad), pero no resulta muy ñoño ni absurdo, ni se aborda el tema desde la perspectiva de “esto ya deberías saberlo”, porque a ver, a vivir se aprende viviendo, y lo de morir pues se ve que también. Evidentemente también hay rollito con Hiyori durante un tiempo, pero parece que la relación evoluciona satisfactoriamente hacia el territorio “hermana mayor”, más o menos.

Qué duro es anunciarse por la calle.

Qué duro es anunciarse por la calle.

¿Dios barbudo de la guerra?

¿Dios barbudo de la guerra? eso está demodé.

Además de los tres personajes principales, la serie tiene otro porrón de gente que va apareciendo paulatinamente, desde otros dioses amiguetes con sus respectivas Regalías, hasta dioses enemigos y seres turbios variadillos, pasando por personas de carne y hueso que no ven todas estas cosas como Hiyori: sus padres, sus amigas del insti, el chaval al que salvan del acoso y le quiere hacer un club de fans, el tío bueno al que quieres pegarle un cate… Entre los dioses más populares y recurrentes tenemos a Bishamon (en principio, dios de la guerra, aquí rubia pechugona) con un instinto maternal que le traerá problemas; al dios de la sabiduría Tenjin con una recua de Regalías femeninas; y a la diosa de la pobreza Kofuku que dice ser la novia de Yatō, y cuya Regalía es un armario ropero de dos por dos llamado Daikoku que no se sabe bien si tiene sentimientos románticos por ella o si es que era padre y tiene morriña de cuidar adolescentes… Pero ojo, que no son los únicos.

Entre los malos más destacables tenemos a Nora, una Regalía errante que no inspira ninguna confianza… y no digo más, que reviento sorpresas. Por cierto, “nora” es como llaman a las regalías con muchos nombres, a las que se considera poco de fiar: “nora” significa errante en japonés, y la serie se llama “el dios errante”, que es lo que significa Noragami. :D

No la presentarías a tu abuela, a que no.

No la presentarías a tu abuela, a que no.

Opinión: es graciosa, entretenida, con su puntito adolescente pero sin pasarse, interesante en cuanto al tema dioses y espíritus, con buenos seiyuus y buena música, sus peleas (que para eso se considera shonen), y su cachondeo referencial a alguna otra serie, como el tema de Yatō con los idol, similar a lo que se veía en Kannagi.

En resumen, si podéis vedla, que son temporadas de 12 episodios muy animadillos. A parte de vuestros repositorios de fansubs de referencia, la primera temporada la va a sacar Selecta Visión en Junio de este año, y la segunda temporada la tienen en su canal de youtube con sus propios subtítulos. Los OVA ya es otro cantar, pero bueno, no están muy difíciles de encontrar. Y el manga también se está editando en España, que de eso se está encargando Norma.

Como una adolescente me tiene este anime, oigan (en numérico le daría un 5/5, y adoptaría un Yatogami sin dudar).

¡Aspitos!

¿Cómo engañar a un dios? ¡con aspitos!

NOTA: Ahora que he tenido un poco más de tiempo, he podido ver que Oskaru-Kun ya habló de la serie cuando salió en 2014, y que el año pasado Mugi hizo lo propio entre la primera y la segunda temporada… Se ve que en Frikis Reconocidos S.A. nos ha gustado, y no soy solo yo la que es una fan locadelospeines.